lunes, 11 de febrero de 2008

Tauromaquia



Para don Rafael Alberti
(donde quiera que nos lea)

A pedido de Qettah.

Soy un toro que embiste ciegamente
el espumado mar de tu cintura,
furiosa cornadura
con ansia irremisible de torrente.
De astillas y de cuernos en la frente,
rompiendo el vertical de tu hendidura,
carnal fruta madura
de simiente.
Arena donde somos contendientes,
taurina dictadura
con que muerdo tus ingles con mis dientes,
de sangre las encías y de albura.
Como un toro de roja mordedura
que embiste tu cintura ciegamente.