domingo, 23 de marzo de 2008

Proa

A proa de tus labios, mandamiento
de lejanas orillas,
voy hambriento,
buscando un porvenir de maravillas.
Un ligero rubor en tus mejillas
desmaquilla la rosa de los vientos
y en mi boca sencilla
te vuelves condición de mi alimento.
A proa de tus labios, norte, llave,
faro y nave
de un mar enardecido,
encamino las olas de mis besos
de amor, en el espeso
océano voraz de tu latido.


Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Willy Kissmer.

jueves, 13 de marzo de 2008

Renacer

Porque nada es imposible.

Lloró por él cien noches con sus días
y al final de la noche ciento una
en la cara más blanca de la luna
dibujó un corazón de algarabía.
Se quitó de la voz el alba fría
y la carga de pena inoportuna,
el ayuno de besos y la hambruna
de la melancolía.
Mudó la piel y ardió con nueva llama
dejando el melodrama
de llorar sobre el llanto derramado.
Creyendo en lo imposible,
se supo de algún modo, combustible,
y se encendió de amor por todos lados.


Del libro Llevarás en la piel.
Dibujo: Virginia Piñón.

sábado, 1 de marzo de 2008

Serpiente



Repta mi lengua, ardiente devaneo,
y baja por el nido de tu frente,
igual que una fantástica serpiente
de atávico aleteo;
las cejas, la nariz, el camafeo
tallado de tu boca adolescente,
el muro de tu pecho, la pendiente
que lleva al corazón de tu deseo.
Tu vientre, como luna cenicienta,
en una virulenta
acometida;
el retoño sellado de la rosa,
lo mismo que una niña caprichosa,
recién amanecida.


La pintura es de Manuel Manzano Monis.