sábado, 21 de junio de 2008

Varada


Igual que una sirena varada en el cemento
sin fin te desovillas cuando amanece el día,
cuan larga te conozco de espuma y alimento
sobre la boca mía.
En besos te derramas de intrépida osadía,
feliz sobre mis manos, de azahares y de viento,
para decir mi nombre con aires de homilía
y unción de mandamiento.
Y todo se resuelve con dulce movimiento,
sujeta de mis ojos con lágrimas de tiento
finísimo de seda,
igual que una sirena de manso advenimiento,
que trepa por mis labios, final en el aliento
de sangre que le queda.


Del libro Llevarás en la piel.
El dibujo es de Pedro Pablo Vaquer.

miércoles, 11 de junio de 2008

Cola de león

Hoy toca cuento con moraleja.

Mal comido león de agraz melena,                            con fuego en la mirada,
camina por la selva como nada
buscando un tentempié para la cena;
un ayuno de larga cuarentena

y hambruna prolongada,
lo tiene como fiera encarcelada,  

masticando la arena.
Un ratón en iguales condiciones,
apetente

se inmola.
No sólo tienen hambre los leones.     
 Hinca el diente
y a la cuenta de tres muerde su cola.

Moraleja:

¿Cuántas veces en nombre del valor,
queda viuda la esposa del roedor?