viernes, 27 de marzo de 2009

Somalía



"Ay Somalía,
cuánto duele la estrella
que no te alumbra"

Me duele Somalía como un tajo
de sal en las heridas,
sin ángeles ni estrellas bendecidas,
piel y andrajo;
en tanto los infames del carajo,
de panzas aburridas,
desatan los rencores homicidas
armando sus misiles a destajo;
y se mueren diez niños, cien, quinientos,
harapos a los vientos
en cruenta procesión de letanía;
mientras sigan los viles en la rueda
jugando con el hambre a la moneda,
yo también soy un muerto en Somalía.