jueves, 17 de marzo de 2011

Seda


Eduardo Urculo.

“Flor del almendro,

Japón se vuelve escombros
de seda rota"

Con arrestos de geisha mal querida
destrenzaba la trenza de su pelo,
su mundo de origami era un pañuelo
partido a la mitad, y así partida
y en llanto de pomelo,
caminaba descalza y desvestida
por un surco del alba amanecida
con las alas heridas de su vuelo.
Espiga de bambú, flor del ciruelo,
de almendras florecida,
en actitud pacífica de duelo.
Hiere tanto la vida,
que de tanto vivir estremecida
ya no quedan gorriones en su cielo.

Incluído en Llevarás en la piel.