martes, 27 de diciembre de 2011

Adío, me voy del Blog



Canción de cuna para dormir a una mujer

Amarillo limón, verde luna,
corazón (con acento),
que me quiera tu boca o ninguna
con dos besos de amor en el viento;
belicismo de gata gatuna,
talismán de portento,
en tu vientre de ardor y de hambruna
con miguitas de pan me alimento;
soy el aire que tizna tu aliento,
aguijón y tormento
que alborota tu piel de aceituna,
nocturnal, como un ángel sediento,
corazón (con acento),
amarillo limón, verde luna.


Les dejo un arrorró para despedir el año
con los mejores sueños.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Siempre



Tengo un vago recuerdo de la ropa tendida
en el fondo de casa
y una joven muchacha perfumando a vainilla
los orondos manteles y las sábanas blancas;
más liviana que el aire, se sostiene en la risa,
y si cierro los ojos me parece que canta
con un tono bajito de nostalgia cansina,
chacareras y zambas;
bendecida mirada que mis días de entonces,
con amor primerizo,
cobijaron por siempre repitiendo su nombre,
y la niña del cuento que me dice al oído:
“si me pierdo en la noche,
en cifrado silencio, dí que vienes conmigo”.


Incluído en el libro Llevarás en la piel.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Mujer en verde


Sasha / Marcela Gutierrez

Mujer de verde mudanza, melancolía,
que llegas desde lo verde de la corteza,
lucero verde del cielo del mediodía,
me duele el pálido verde de tu tristeza,
tu beso de savia verde ya no me reza
ni verde tu boca verde muerde la mía,
los ojos del marco verde de tu belleza
derraman lágrimas verdes de orfebrería,
apenas tus labios verdes de verde luto
mordieron la pulpa verde del verde fruto
surgió de mi mano un lecho de verde río,
mordisco tinto de sangre de rabia verde,
de verde, cuando la vida te lo recuerde,
el llanto verde que lloras se hará rocío.

Poema incluído en el libro Llevarás en la piel.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Sur



“hasta tocar el grito que te habita…” (Tomás Segovia)


Siete pasos al sur de tu ombligo
un imperio de sal se amotina,
luna roja de savia y resina,
de alimento y abrigo,
evangelio de premio y castigo,
incensario de escarcha marina,
rosa tibia que oculta su espina
(¿quién pudiera tenerla consigo?)
Siete pasos al sur, solamente,
aguamiel torrencial de la fuente
donde voy al impulso del viento,
espejismo de espuma y de roca,
manantial que provoca
patrullar sus orillas sediento.

Incluído en el Libro Llevarás en la piel.