lunes, 9 de julio de 2012

Somalía

















Me duele Somalía como un tajo
de sal en el cenit de las heridas,
sin ángeles ni estrellas bendecidas,
jirón de piel y andrajo; 
me duele ver la vida boca abajo,  
al filo de rencores homicidas,  
el hambre de las bocas consumidas,
los sueños arrancados a descuajo.
Y la muerte de un niño, cien, quinientos,
harapos a los vientos
en cruenta procesión de letanía...
Mientras sigan los viles en la rueda
jugando con la suerte a la moneda,
yo también soy un muerto en Somalía.

Del libro Oceanario.

18 comentarios:

Carlos dijo...

Por supuesto que hay cien mil imágenes de Somalía en Google, y algunas son realmente tan dolorosas que nos desgarran el alma, por eso preferí dejar esta, que de alguna manera, encierra la semilla de una esperanza.

Evidentemente el mundo marcha equivocado (cuando alguien se equivoca debiera pedir disculpas) y algún día nos pedirán dar cuenta de lo que hicimos.

Abrazos y besos según corresponda.

San dijo...

¿Hacia donde se dirigen las miradas?
mejor apartarlas para que no duela lo que se ve. Si, seguro que algún día nos pasaran recibo,
Besos, un poema comprometido.

Carlos dijo...

Hola San, desgraciadamente son muchos los que miran para otro lado, desgraciadamente cada mirada desviada permite una nueva muerte.

Un beso.

Carlos dijo...

En el planeta mueren de hambre casi 30 mil niños por día.

Francisca Quintana Vega dijo...

¡Oole! Es una expresión muy española, que dice mucho. Es un poema...grande.
Es incomprensible que exista el hambre en el mundo...y que nadie haga suficiente, verdad? Es doloroso y vergonzoso, pero sigue siendo una realidad y cada vez mayor en vez de menguar.
Gracias por poner sus letras al servicio de un tema tan hermoso.
Mi cordial saludo

Carlos dijo...

Muchas gracias Francisca por su expresión elogiosa. Valoro mucho ese Olé, sobre todo viniendo de ud.

Respecto de la temática del soneto, lo que más indigna es que los gobiernos siguen gastando fortunas en armamento, en vez de paliar algo tan indispensable como lo es el alimento de cada habitante del planeta. Una verguenza.

Retribuyo su saludo.

pepa Perez dijo...

Duele mucho saber que muere tanta gente de hambre. No es justo. Beso.

Carlos dijo...

Así es Pepa, todo acto de injusticia provoca rabia y dolor.

Un beso.

tita dijo...

Tienes razon,viendo las imagenes de Somalia se encoge el alma,es vergonzoso que en estos tiempos ocurran estas cosas tan tristes y mas triste es que nadie haga nada por evitarlo.
Tu poema es fantastico,realmente hermoso,cuando tú tocas estos temas
se acrecienta aun mas tu sensibilidad,te felicito.
Un beso enorme.

Carlos dijo...

Hola Ana, bienvenida. :)

Las imágenes de Somalía con esos chiquitos que son solamente harapos de piel, te parten el alma. Te lastiman por dentro.

El soneto, apenas un granito de arena trtando de levantar la voz para que alguien escuche.

Un beso grande.

van dijo...

Un horror, a mi me mata, me duele el alma pensar en esos inocentes!

:(

Parece que leerlo en un día tan frío como hoy doliera más...

Un besito!

Carlos dijo...

Si, es cierto, Van, además en estos día uno piensa en cuantos chicos dormirán esta noche en la calle. :(

Un beso.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Duele, realmente duele y, agobia la impotencia.

Un abrazo.

Patricia 333 dijo...

me duele ver la vida boca abajo,
al filo de rencores homicidas

Si Carlos te duele a ti y nos duele a muchos :(

Inimaginable tanto dolor

Besos

Carlos dijo...

Así es Rafael y lo que más duele es que a pesar de ser todo tan evidente y tan desgarrador, las cosas en lugar de mejorar empeoran cada día.

Un abrazo para tí.

Carlos dijo...

Así es Patricia, el dolor que puede ser evitado y no se evita, duele el doble.

Beso.

Aldabra dijo...

¿quién puede ser tan insensible como para no sentir ese dolor?

biquiños,

Carlos dijo...

Desgraciadamente hay unos cuantos Aldabra.

Un beso.