viernes, 27 de julio de 2012

Taitantos

Se descubre feliz en el espejo
con un guiño festivo de ternura,
la carne sigue dura  
y vive dando clases de manejo.
Mejor el vino añejo
y los años vividos con hondura,
se palpa con vanidosa la cintura
y frunce divertida el entrecejo.
La guerra del amor pasa factura,
pero sigue de pie frente al Consejo 
de la Magistratura;
ni armisticio, ni paso de cangrejo,  
ni retiro de monja de clausura.
¡Es tiempo todavía de festejo!

Del libro De diluvios y andenes.
Pintura: Fernando Botero.

26 comentarios:

Carlos dijo...

Canto de celebración para las que cumplen taitantos. Felicidades. :)

Carlos dijo...

Hay un autor de sonetos maravillosos, Orlando Punzi, que ya debe andar por sus jóvenes 90 y tantos pirulos, que se destaca por escribir sonetos en dos rimas, como el que acabo de dejar, (esto es que las rimas utilizadas a lo largo de los cuartetos y tercetos, son solamente dos, en mi caso ejo y ura)

Lo cometo anecdóticamente, a pesar de lo complejo que resulta en la práctica.

Recomiendo su búsqueda en Internet y la lectura de su magnífica obra.

Carlos dijo...

Les dejo a modo de ejemplo (si bien no tiene que ver con lo dicho anteriormente, porque no es precisamente un soneto en dos rimas) un verso conmovedor que habla del corazón de Don Punzi.

Juan

Unos iban a ciegas entre cientos y cientos
de fábulas escritas en el aire dorado.
Otros –hacia la luna—se bebían los vientos.

(Juan calzaba, sin prisa, las rejas del arado).

Unos vertían sueños en la piedra quebrada.
Otros encuadernaban el Libro de las Leyes,
el rostro desolado, vacía la mirada.

(Juan, uncía los bueyes).

Unos y otros urdían exultantes pregones
y aprontaban clarines en los carros de guerra.
O ceñían laureles de proféticos dones.

(Juan, araba la tierra).

Unos, entre conjuros, decadentes las manos,
predecían hazañas de Quijotes y Cides.

(Juan, armaba las vides
y esparcía los granos).

Unos trazaban nombres en arenas y limos.
Otros blandían lanzas y yelmos y lorigas.

(Juan, sin pausa, cortaba los celestes racimos y las áureas espigas).

Unos urgían mitos y utopías y planes
y adoraban el árbol y el sol y el vellocino.

(Juan, hacía su vino
y amasaba sus panes).

Y finalmente todos --en las rústicas mesas—
bebieron y saciaron sus urgencias carnales.

(Y detrás del erial y las malezas,
Juan plantaba rosales).

tita dijo...

Una ternura este poema y la gorda de Botero,que siempre son geniales.
Gracias por ese canto a la celebración de los taitantos,siento que me toca un poco,soy Leo al mes que viene taitantos y mas,y vividos con hondura como tu poema,me encantan los taitantos y mas,hay tiempo todavia para el festejo.
Hoy te dejo un poema de Gala,que se que te gustara,es una manera de decirte ,te veo desde ese mar que tanto amo.

EL ENAMORADO
No tuve yo más ley que tu figura
y el lazo de tu pelo por abrigo;
tu camisa de Holanda, mi enemigo;
tu tijera, mi cetro y desventura.
En chinelas pasé mi noche oscura,
enhebrándote agujas de castigo.
Con un bastidor falso por testigo,
el juez prevaricó de tu costura.
No quiero ya saber qué lleva dentro
este fruto de abril, cansado y triste,
cuya flor disecaste en tu diario.
Me busco el corazón y no lo encuentro:
olvidé que, por juego, tú lo hiciste
bebedero anteayer de tu canario.
Un besito

Carlos dijo...

Hola Ana, (ya llegaste al mar??)

Siempre hay lugar para el festejo cualquieran sean los taitandos que uno lleva puesto. :)

Me gustan los sonetos míos que se suelen ler con una sonrisa entre los labios porque esa es la cuota de complicidad que busco con quien me lee.

Gala, uno de mis grandes. (gracias por el libro que me hiciste llegar de él, que ocupa un lugar de privilegio en mi biblioteca)

Como toca el tema de las costuras, en un punto me hizo acordar a Josefina Manresa, la mujer de Miguel Hernández, que era costurera.

Un beso grande y que lo disfrutes mucho.

Francisca Quintana Vega dijo...

Buenas tardes.
Me ha gustado mucho el soneto.Y me he sonreído, por supuesto,mientras la leía y tras mirar la foto. Está muy bien ese canto a la mujer que sabe llevar y entender bien su madurez.
No niego que el ir envejeciendo es algo que, al menos a mí,me costó un poquito asumir,hace ya unos años, pero luego,se va teniendo otra visión de la vida, cambian los valores y los baremos con que los medimos y se da prioridad a estar cosa, como por ejemplo, a la salud y a atender problemas que, al ahumentar la familia, surgen...o sea, que la vida te da el mal y el remedio, lo importante es que seguimos aquí...que muchas personas no llegan a esa edad, verdad?.
Yo cumplí mis 52 y he puesto, incluso una entrada alusiva en mi blog.Agradezco a Dios que me haya dejado llegar y seguir adelante. Por eso me ha gustado especialmente esta entrada, este soneto muy lindo y muy particularmente hecho.Forma y fondo. Un saludo

Francisca Quintana Vega dijo...

Ah...me encanta Gala, tengo casi todos sus libros.Es uno de mis preferidos.

Carlos dijo...

Buenas tardes Francisca, saber que ha leido el soneto con una sonrisa a flor de labios, me causa alegría porque ese era el objetivo del poema. Me gusta y trato, cuando escribo tocar venas diferentes y así como en el soneto anterior (del que no pude conocer su opinión) toqué la vena erótica, aquí lo que busqué es la complicidad femenina en este tema del paso de la vida, que suele ser para algunos un pelín complicado. :) que veo que no es su caso.

También me gusta matizar ciertos temas con un cuota de sentido del humor.

Le dejo un saludo.

Carlos dijo...

Me olvidé yo también, Gala es una maravilla. :)

Carlos dijo...

Sin ánimo de "poner una queja" hay alguien que está pasando mucho por la puerta de atrás. :(

tita dijo...

Carlos,que no, que salgo el lunes,muy prontito y llego por la tarde,ya te cuento,aun tengo que escucharte el domingo aqui.
Un beso

Carlos dijo...

No sé porque se me puso que te ibas hoy.

Bueno, igual para el lunes no falta nada. :)

Un beso.

van dijo...

Que lindo que está este soneto, la maduréz sienta bien, siempre encuentro de lo que escribís con lo que me siento identificada ;)

Besiiiitos!

Me encanta el soneto Juan de don Punzi, alguna vez lo leí en comentarios puesto por vos.

Carlos dijo...

Van, uno intenta contar historias que son afines a mucha gente. :)

No me acordaba haber puesto el poema de Punzi. Siempre que lo leo me conmueve.

Un beso.

violeta dijo...

Complicidad conmigo la has conseguido. Me has hecho sonreir y voy ahora mismo corriendo a mirarme en un espejo con mis taitantos recién cumplidos.
¿Me permites que lo copie y lo tenga cerquita de mi espejo para que cada vez que me mire, no vuelva a fruncir el entrecejo.?

Eres un cielo, poeta!

Carlos dijo...

:) antes que nada, feliz cumple taitantos!!!

No solo te permito sino que me va a encantar adornar el espejo donde te miras noche tras noche. :)

Besote.

van dijo...

http://apenaspenas.blogspot.com.ar/2010/06/herencia.html

Yo sabía que lo conocí por vos, lo encontré acá, lee el link si podés. Algo de momria tengo... ;)

Pero no, no te vamos a devolver tu costilla, ya es nuestra (respuesta al post anterior).

Lindo finde, besitos!

eme dijo...

Hoy, que tengo uno de esos días en que los días acumulados pesan, leeré tu soneto frente al espejo, me miraré de frente y de espalda e intentaré festejar que aún queden festejos.

Carlos dijo...

Van, evidentemente la relacioné con la poesía que les escribí a mis abuelos.

Fui a ver el post, estaba muy bueno porque había poesía de grandes poetas dedicadas a sus antecesores.

Un beso. (devolveme la costilla) :)

Carlos dijo...

Mariela, espero que el soneto sirva para robarte una sonrisa. (por suerte en algún momento todo deja de pesar)

tita dijo...

Grandioso tu LOLA,genial y magnificamente recitado,me ha enamorado,me lo voi a quedar,cuando
no te des cuenta,ya sera mio,jajaja.
Buenas noches,que mañana sera un dia cansado para mi,ya te contare.
Felicidades y un beso grande.

Carlos dijo...

Gracias Ana, espero que mi voz te acompane en tu viaje hacia la playa. :)

Si puedo en algún momento lo subo para que puedas volver a escucharlo.

Un beso muy grande, disfruta del mar por mí y guárdame un poquito de arena. :)

Mar dijo...

La primera vez que oí eso de "taitantos" me reí con la ocurrencia. Y ahora vos sois capaz de sacar un poema a tal ocurrencia :) Os felicito por ello, poeta.

Bss.

Aldabra dijo...

me siento felicitada porque yo me identifico con la gordita que se mira en el espejo... je je.

me identifico más con ésta que con La Lola.

biquiños,

Carlos dijo...

Gracias Mar, siempre es bueno cumplir taitantos. :)

Un beso.

Carlos dijo...

Aldabra, esa era la idea del relato del poema, buscar la identificación de muchas mujeres que marchan por la vida, seguras de su madurez y de su cuerpo.

Un beso.