miércoles, 30 de octubre de 2013

domingo, 27 de octubre de 2013

Final del cuento






















Arunas Rukus

Pena y hastío
de tu beso y el mío,
gris melodrama,
terco desvelo
de confundir el cielo
con nuestra cama.

Vana porfía
de tu boca en la mía,
tristeza rubia,
cariño vano
de negarnos la mano
bajo la lluvia.

Beso cobarde
sobre el fin de la tarde
de cada día,
derramadero
de lágrimas de enero,
melancolía.

Luna de hieles,
funeral de claveles
de rojo espanto,
promesa rota
de contar cada gota
de cada llanto.

Paciencia hueca
de girar en la rueca
de un sentimiento.
Ya no te quiero,
ni a la izquierda del cero.
Final del cuento.

Del libro Oceanario.

miércoles, 23 de octubre de 2013

Providencia divina

En un feca cualunque de La Mancha,
de antiguo mobiliario,
un sujeto de porte literario,
planea un escenario de revancha.
La noche suburbial se desarrancha
con modales de encurde proletario,
bajo un cielo de tinte solitario
y una luna final, redonda y ancha.
En un pelpa de block cuadriculado
anota fulerías del pasado,
consentidas por Sancho y Rocinante,
y a la grupa del pingo, tungo viejo,
se ensueña con las pompas del cortejo
y el descanso del alma, Dios mediante.

Del libro Oceanario.

jueves, 17 de octubre de 2013

viernes, 11 de octubre de 2013

Lisboa

Ernest Descals Pujol

Permítaseme un pecado de vanidad (total somos pocos)

Relato / Cuadro de situación:

Lugar: Luna Park, Pancho Varona (guitarrista insurgente de Sabina), cruza de su camarín al camarín de Joaquín Sabina con un ejemplar de mi libro "De diluvios y andenes", se lo entrega e intercambian algunos comentarios, luego lo deja leyendo.

Pasan diez minutos y Joaquín lo llama a Pancho a los gritos, Varona acude presuroso y el Flaco le hace leer en voz alta el soneto "Lisboa", cuando lo termina de leer Joaquín le dice: —Ves, esa es una canción perfecta.

Telón lento.

(Fuente: Pancho Varona dixit).

Lisboa

Lisboa de saudades y tranvías,
con sus estrechas calles y su fado
y el son cuadriculado
de sus días,
su río horizontal de lejanías,
su cielo azulejado
y un aire de nostalgia en su costado,
de tristes alegrías,
su luna de art decó, su sol moruno,
la pena del ayuno de sus horas,
su bautismo de mar, sus oraciones
y la ropa tendida en los balcones,
como banderas moras.

Del libro De diluvios y andenes.

jueves, 3 de octubre de 2013

Con daños a terceros

De la Serie Lunfa "Con daños a terceros'.

Encamote

La historia de la rusa y el gallego
venía mal parida,
parece que la nami, desvestida,
ardía como un trópico de fuego;
el gaita, mujeriego,
pasado de falopa y de bebida,
con hervores de sangre contenida
le propuso jugar al gallo ciego;
adúlteros los dos y desmedidos
se embisten a gemidos
en la rante penumbra de la pieza,
fatídica mañana,
el novio de la gringa que era cana
apuntó sin dudar a la cabeza.

Del libro De diluvios y andenes.