lunes, 29 de diciembre de 2014

Empeños

Para que no vuelvas
tiznaré el destello de la luna banca,
callaré tu nombre, borraré las huellas
de cada pisada;
para que no puedas retomar la senda
del ancho camino que lleva a mi casa,
fundiré las llaves de todas las puertas,
quitaré las marcas.
Para no buscarte, como un niño a ciegas,
me ataré las manos con hilos de plata 
y nudos de seda;
para no decirte en cada palabra,
con la boca triste, con el alma en vela,
hundiré la barca.

Del libro Llevarás en la piel.

7 comentarios:

Carlos dijo...

para que no puedas retomar la senda...

unanotadiscordante dijo...

...si crees que es lo mejor, adelante...creo que es muy triste, terminar así, pero cuando alguien decide hacerlo de esa manera, sus razones tendrá... Yo voy a cerrar así el 2014 y en principio, abrir los brazos al 2015, luego a ver según se porte... Un beso y Feliz año nuevo.

Carlos dijo...

Uff, Nota, poemas viejos de tiempos idos hace tanto, que a veces reencuentro en el arcón de las cosas perdidas y lo retoco apenas.

Mi 2014 fue realmente bueno y espero que el 2015 lo imite.

Muchas felicidades.

Carlos dijo...

fundiré las llaves de todas las puertas...

Tita dijo...

Que musicalidad,que maravilla,siempre me parecio precioso y me da gusto cuando los vuelves a dejar con esos pequeños retoques siempre interesantes.

Yo se que es dificil superar los logros de este año,pero te lo deseo de corazon y que sigan muchos mas.

Que pases genial con tu gente la salida y entrada de año y que seas feliz sobre todo.

Un beso enorme

Carlos dijo...

Gracias Ana, a mi este poema sigue sin convencerme del todo, le ha dado más de mil vueltas y hay algo que no me cierra. En fin ahí queda.

Vos sabés Ani, que desde el cierre del 2012, cuando gané el concurso aquel de Junín con Me duelen estas manos... la verdad es que han pasado cosas más que buenas, en el 2013 me designaron académico y volví a ganar otros concursos y en este 2014 vinieron las presentaciones en lugares muy emblemáticos tales como el Café Tortoni, el café Homero Manzi, la Botica del ángel, nuevamente tuve la suerte de ganar otro concurso y ahora arranco el 2015 presentándome a recitar en la que fue la Casa del querido Carlos Gardel, asi que como verás siguen pasando cosas buenas. Mientras tengamos salud, todo está bien.

Te mando un beso gigante de fin de año, esperando que durante el 2015 sigamos caminando juntos. Muchas felicidades para ti y tu gente.

Carlos dijo...

para no buscarte como un niño a ciegas...