lunes, 29 de diciembre de 2014

Empeños

Para que no vuelvas
tiznaré el destello de la luna banca,
callaré tu nombre, borraré las huellas
de cada pisada;
para que no puedas retomar la senda
del ancho camino que lleva a mi casa,
fundiré las llaves de todas las puertas,
quitaré las marcas.
Para no buscarte, como un niño a ciegas,
me ataré las manos con hilos de plata 
y nudos de seda;
para no decirte en cada palabra,
con la boca triste, con el alma en vela,
hundiré la barca.

Del libro Llevarás en la piel.

jueves, 25 de diciembre de 2014

Fée Verte

Amanece en Arlés y Vincent sabe
que el azul de ese cielo
apenas brilla y cabe
en el blanco tapiz de su pañuelo;
y lo pinta de azul y vuela un ave
igual a su desvelo,
que tiene un tono grave
como el trágico tono de ese cielo.
Amarillo de ausencia se acongoja
y borda una tristeza roja
y lila,
se desgarra de luz y se atormenta
y en verde sed de absenta
se mutila.

Del Libro De diluvios y andenes.
Pintura: La bahía de Sainte Marie. / Vincent.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Estallido (fábula celeste)

A espaldas de Vulcano, su marido,
Venus juega al amor y a la escondida,
se sueña en otra cama desvestida
por un desconocido;
las manos que le quitan el vestido
con apremio de roja bienvenida
la tienen tan ardida
que estrena cada noche un estallido.
Febril encantamiento
de un beso que le roba hasta el aliento
en las horas felices y feroces,
desnuda y entregada
al delirio de cada madrugada,
sin que importe el castigo de los dioses.

Del libro Oceanario.
Pintura: La Venus de Botticelli.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Desnuda

Con destellos de amor incandescente
en cristales de luz se deshacía,
exorcismo de fuego que sabía
arder completamente.
Cautiva del deseo más urgente,
lo mismo que un jazmín de artillería,
en conjura de verde epifanía
tronaba como el mar en la rompiente.
Asida a la custodia de mi mano
(dominio soberano
del pulso terrenal que la convoca),
con empeño febril de sangre nueva,
hija insigne de Eva,
se ofrecía desnuda ante mi boca.

Del libro Oceanario.

martes, 9 de diciembre de 2014

La vida antes de ti













Adán limpia los muebles de la casa,
la terraza, el balcón y la cocina,
los herrajes traídos de la China,
las cortinas de gasa.
Se asoma al ventanal a ver que pasa,
fantaseando que tiene una vecina,
una novia, tal vez, de boca fina,
que lo besa y lo abraza.
Encera con empeño las baldosas
y ordena cada una de las cosas
en su sitio debido;
discute con su dios autoritario,
y guarda en el armario
su traje no estrenado de marido.

Del libro Oceanario
Dibujo: Janey Journey.