domingo, 17 de enero de 2016

Voyeur

La miraba a través de la ventana
con los ojos oscuros del deseo
(Julieta desvestida ante Romeo),
idílica y lejana.
Rehén de su mirada cotidiana,
jugaba a imaginar el serpenteo
del hilo de su piel como un trofeo
de fina porcelana.
Conocía con íntima certeza
su impar naturaleza
de arder, escenográfica y menuda.
Un día y otro día y el siguiente,
lo mismo que una estrella incandescente
que ajena al universo se desnuda. ©

Del libro Oceanario.
Dibujo: Fernando Vicente.

17 comentarios:

Carlos dijo...

amor, te necesito...

tita dijo...

Cuantas miradas furtivas y cuantos deseos a traves de una ventana encierra tu soneto,me sigue encantando,ese final que tu destacas es un grito de amor.

Lo mismo que una sombra silenciosa...

Besotes

Carlos dijo...

Hola Ana, cuando viví en EEUU (dos años), mi edificio estaba, plaza de por medio, enfrentado a otro edificio de características muy similares y recuerdo, a la noche, quedarme a oscuras, escuchando música e imaginando que haría la gente del edificio de enfrente. Por ahí se encendía una luz, alguien se asomaba al balcón. En definitiva, gente como uno, viviendo sus vidas.

Este soneto ya lo había dejado antes pero no me terminaba de convencer, ahora con algunos retoques que le hecho me gusta bastante. :)

Un beso grande, desde mi edificio al tuyo.

Carlos dijo...

jugaba a imaginar el serpenteo del hilo de su piel...

María Bote dijo...

"EL HILO DE SU PIEL COMO UN TROFEO DE FINA PORCELANA"

EXCELENTE. GOETHE DECÍA: UNA POESÍA SI NO ES EXCELENTE, NO ES POESÍA.

FELICIDADES Y BESOS

Carlos dijo...

Muchas gracias María, valoro tu comentario y me alegra que mi soneto te haya parecido excelente. Uno aspira a mejorar cada día.

Un beso grande.

Carlos dijo...

y ajena al universo, ciega y muda...

tita dijo...

Que observador y que imaginativo eres Carlitos,mira tú de donde salio este bello soneto,eres increible.

Y sí ya lo conocia,por eso te dije que me seguia encantando.

Rehén de su mirada cotidiana...

Allí va mi beso hasta tú edificio.

Carlos dijo...

En realidad Ana, este soneto se desprende de motivaciones más recientes, pero es cierto que ser un buen observador te permite inventar historias.

Esta versión es muy superior a la otra. Mucho más redonda, más contundente.

Beso grande.

Carlos dijo...

Julieta desvestida ante Romeo...

Carlos dijo...

ansiadautopia ponerunaqueja francisca, sepan que no es obligatorio pasar.

Anónimo dijo...

Me marcho, mi bien. (Estaba escuchando la canción de Van Gogh, es verdaderamente bonita).

¿Te he vuelto a repetir que te echaré de menos?)

Duermo y dejo la puerta de mi habitación abierta, por si acaso... se te ocurre...

Rembrandt dijo...

Voyeur, quién no lo ha sido alguna vez? Es un sentimiento tan humano el querer “mirar” lo que sucede del otro lado de la cerradura o de la ventana, que veces nos tienta traspasar los límites permitidos, pero , podemos evitar sentirnos atraídos por lo desconocido (objeto de nuestras fantasías) ?
Exquisito tu soneto, dan ganar de seguir “mirando”.

Carlos dijo...

Ayy, quién fuera rehén de su mirada.

Exquisita tu mirada que mira con ojos de deslumbre.

Mire, mire no más.

Carlos dijo...

Tu comentario me hizo acordar a la peli de Woody Allen, "Conocerás al hombre de tus sueños", allí, el personaje de Toy, casado con Sally, se siente atraído por una vecina (Día), que vive enfrente suyo y a la que mira permanentemente a través de la ventana de su cuarto. Dicha situación va a terminar precipitando la crisis matrimonial de la pareja, al punto que Toy finalmente decide mudarse a la casa de Día. Desde la habitación de la mujer de sus fantasías, Toy ve a través de la ventana el cuarto de su vieja casa, donde su ex mujer se está cambiando, y queda preso de esa visión, dando a entender, con esa sutileza que siempre lo ha caracterizado, que el deseo siempre está en otra parte.
("No hay nostalgia peor...").

Rembrandt dijo...

Desde este poema deseante
-ojo de la cerradura
mi ojo te está mirando
y tú siempre estás desnuda.

José Luis Díaz-Granados

(un pequeño aporte)


Sigo mirando .... y admirando su pluma.

REM

Carlos dijo...

Mira, mira, que yo te miro.

(ajena al universo te desnudas)