sábado, 2 de septiembre de 2017

Oceanario

Amé tu desnudez de carne sacra
con hambre de desvelos atrasados,
el llano mapamundi de tu espalda
y el celo de tus labios;
el íntimo jardín donde la escarcha
se vuelve un oceanario
de peces lujuriosos y de algas
que crecen como espigas a lo alto.
Tus muslos de papel y el trigo verde
del verde de tus ojos
edénicos de miel y pan silvestre;
la roja cicatriz del gajo rojo,
el ánfora del gozo
y el fruto macerado de tu vientre.

Del libro Oceanario.

6 comentarios:

Carlos dijo...

y el fruto macerado de tu vientre...

Carlos dijo...

Poema que da título a mi tercer libro, Oceanario.

Tita dijo...

Y hace honór a tu libro,me encanta.

Ahora estás escribiendo,o demasiado ocupado? yo ya espero el proximo jejeje.

Un besote.


Carlos dijo...

Por suerte Ana, escribo con cierta frecuencia, en mi blog lunfa estoy publicando los poemas de mi último libro.

Tengo material para tres o cuatro libros, pero el asunto de la edición es todo un tema, los costos, la dificultad de vender libros de poesía, la escasa demanda, la no recuperación de la plata invertida en tanto no seas un autor conocido, todo eso te frustra. Por suerte a pesar de todo algunas musas permanecen en torno de uno.

Un beso.

Rembrandt dijo...

“… la roja cicatriz del gajo rojo,
el ánfora del gozo…”

Hoy me siento especialmente sensible hacia alguno de sus versos.
Inquietante.

REM

Carlos dijo...

Rem (y el fruto macerado de tu vientre).

Hay veces que el alma se vuelve peligrosamente nostalgiosa.

(Te escribí un correíto días atrás)