miércoles, 2 de marzo de 2016

Motín

Anaís se amotina
con modales de gata vampiresa,
erguida vertical sobre la mesa
ensaya un stripits en la cocina;
se vierte como el agua, se ilumina,
se enciende, se afrancesa
y canta a media voz la Marsellesa
con descaro de gracia femenina.
Me manda ser su amante literato,
su bardo, su Romeo,
su príncipe valiente de entrecasa,
y presa judicial de su relato
se disfraza de reina del deseo,
de geisha, de odalisca, de payasa.

Del libro Oceanario.

10 comentarios:

Carlos dijo...

se disfraza de reina del deseo...

Carlos dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=lu3eSNi__4w

Carlos dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=Xo1C6E7jbPw

Carlos dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=i2wmKcBm4Ik

Tita dijo...

Bonita manera de amotinarse,muy vampiresa ella ,muy en su papel.

Me manda ser su amante literato...

y se disfraza de reina del deseo...

Bello soneto Carlos.

Un beso.

María Bote dijo...

"y canta a media voz la Marsellesa
con descaro de gracia femenina"

Genial, amigo poeta. Felicidades y besos de buenas noches. María

Carlos dijo...

Gracias Ana, antes comenté en alguna oportunidad que Anaís (Nin), era una suerte de metáfora de la mujer emancipada, libre, pasional, tierna, segura de sí, de esa manera intento representarla en mis poemas.

No sé si lo logro pero allí quedan los sonetos.

Un beso.

Carlos dijo...

Gracias María,

Un beso grande en correspondencia a la fidelidad de tu paso.

Rembrandt dijo...

“…Me manda ser su amante literato,
su bardo, su Romeo,
su príncipe valiente de entrecasa…”

Se ata y desata envuelta en los ardores que él provoca

REM

Carlos dijo...

Rem, Anaís es arcilla en las manos de su amante.