domingo, 3 de julio de 2016

Tauromaquia

Para Rafael Alberti.

Soy un toro que embiste ciegamente
el espumado mar de tu cintura,
filosa cornadura
con celo rumoroso de torrente.
De cuernos, combatiente,
astillo el vertical de tu hendidura,
feraz fruta madura
de simiente.
Arena donde soy tu contendiente,
febril desgarradura,
igual que un bisturí resplandesciente;
de sangre las encías y de albura,
taurina dictadura
con que muerdo tus ingles y tu frente.

Del libro De diluvios y andenes.

22 comentarios:

Carlos dijo...

rompiendo el vertical de tu hendidura...

Carlos dijo...

Contaba Lucía Bosé que una tarde en la que Picasso estaba en su casa (algo habitual por otra parte en aquellos años) un pequeño Miguel llegó gritando por toda la casa que su padre le había cortado cuatro orejas a un toro. Picasso le dijo riendo que eso era imposible, porque los toros no tenían cuatro orejas, pero Miguel insistía. El pintor malagueño, tratando de hacerle entrar en razón, le preguntó: ¿tú has visto alguna vez toros con cuatro orejas? El niño le respondió: "No, pero tampoco he visto mujeres con cuatro ojos y tú las pintas".

Carlos dijo...

campal embestidura que rasga el horizonte de tu frente...

Carlos dijo...

Negro toro, nostálgico de heridas,
corneándole al agua sus paisajes,
revisándole cartas y equipajes
a los trenes que van a las corridas.
¿Qué sueñas en tus cuernos, qué escondidas
ansias les arrebolan los viajes,
qué sistema de riegos y drenajes
ensayan en la mar tus embestidas?
Nostálgico de un hombre con espada,
de sangre femoral y de gangrena,
ni el mayoral ya puede detenerte.
Corre, toro, a la mar, embiste, nada,
y a un torero de espuma, sal y arena,
ya que intentas herir, dale la muerte.

Rafael Alberti.

Carlos dijo...

taurina dictadura con que muerdo tus ingles...

unanotadiscordante dijo...

Hola Carlos, como siempre tus letras estupendas. Aunque no soy para nada fan de "la fiesta"...para sacarle un poco de humor al asunto te mando éste vídeo (espero que te saque una sonrisa) http://youtu.be/3k_NTeM6sIg

1 12 bikiño XD

Carlos dijo...

Hola Nota, convengamos que hay corridas y "corridas" :)

Por cierto tampoco soy partidario de la fiesta taurina, en el soneto lo que intento es comparar la potencia del amor con el poderoso vigor del toro.

Un beso grande. (Sigo con la duda de la foto de tu blog, jeje)

Carlos dijo...

Carnal fruta madura de simiente...

tita dijo...

Desde luego la comparación no podia ser mejor,la fuerza y la bravura del soneto, bien se puede comparar a al vigor de un toro.

Yo suscribo todo lo que dices Carlos
todo es según convenga ;)

Con ansia incontenible de torrente...

Seguimos en espera de noticias.

Besotes

Carlos dijo...

Hola Ani, me gusta mucho este soneto, que se fue puliendo a lo largo de tiempo y terminó dando su ""cornada" final. :)

Seguro, hay fiestas y "fiestas. :)

Esperamos y desesperamos. :)

Un beso grande.

Carlos dijo...

soy un toro que embiste ciegamente el espumado mar de tu cintura...

Carlos dijo...

Como el toro he nacido para el luto
y el dolor, como el toro estoy marcado
por un hierro infernal en el costado
y por varón en la ingle con un fruto.

Como el toro lo encuentra diminuto
todo mi corazón desmesurado,
y del rostro del beso enamorado,
como el toro a tu amor se lo disputo.

Como el toro me crezco en el castigo,
la lengua en corazón tengo bañada
y llevo al cuello un vendaval sonoro.

Como el toro te sigo y te persigo,
y dejas mi deseo en una espada,
como el toro burlado, como el toro.

Miguel Hernández.

Carlos dijo...

Mirá que he recibido mensajes anónimos extraños, pero este me supera.

'Hoy fui a la playa con mis hijos. Encontré en el mar una caracola y se la di a mi hija de 4 años, puedes oír el océano si te pones esto al oído, ella lo hizo y un cangrejo ermitaño en su interior le pellizcó la oreja. Ella ahora no quiere volver más
Sé que esto está totalmente fuera de tema, pero tenía que decírselo a alguien. "

No hay caso, la internete está llena de piruchos a los que le sobra tiempo.

tita dijo...

Que bueno Carlos,te hizo su confidente.

No tiene sentido y dicho queda,mejor leer tús sonetos,mas provechoso,en fin hay gente pa tó como se dice por aqui.

Buena tarde de domingo.

Un besote

Carlos dijo...

Ganas de hablar con alguien, supongo, Anita. De aburrido nomás. :)

Un beso grande.

Francisca Quintana Vega dijo...

ES MAGISTRAL.ROTUNDO.

Carlos dijo...

Francisca, aprecio los dos adjetivos por cierto y el énfasis de la afirmación.

Besos (doblemente)

Carlos dijo...

Dijo Sandra alguna vez

"Buen día, Carlos.

Rarísimo pero esta vez creo que los dos primeros versos "son" el soneto. Esa es la analogía central que se desarrolla en los cuartetos y tercetos. De ahí que se repita embiste /embestidura.
Y en perfecta amalgama con el título, sanguinario y pasional.

La primera lectura hasta me resulto violenta, es un cross a la mandíbula, por el campo semántico: febril sangre, astillas, furioso, torrente agreste.
Después, en una segunda lectura se deja desandar más liviano, se perciben ciertos detalles muy sutiles, en antítesis con esa fuerza del primer verso del segundo cuarteto.

Me refiero a una imagen que de tan lograda me la llevo "que rasga el universo de tu frente" . Es el único verbo "suave", podría decirse, rasgar. Los otros son embestir, romper morder. Fijate esa diferencia, no?"

Carlos dijo...

Dijo Almudena

El poema guarda la similitud del arte taurino con un encuentro “amoroso”, lleno de pasión, deseo y fuerza: “con ansia irremisible de torrente”. Ansía la “carnal fruta madura de simiente”.

Juegas con las isotopías semánticas: toro, embiste, cornadura, astillas, cuernos, arena, taurina; las que intensifican la acción: ciegamente, irremisiblemente, furiosa, incluso esa taurina dictadura.

Me gusta la fuerza que plasmas y la delicadeza velada que empleas para que adquiera musicalidad y haga gala de buen gusto. Pasión y desenfreno a flor de piel.

Un abrazo

Carlos dijo...

Dijo Santiago

El toro del amor, ciego en la carne, batalla y se hace hombre entre tus versos. Te vistes y te invistes de la polimetría que abunda en un soneto de rima mantenida para decirle a Alberti -hermoso el homenaje- que embistes con palabras los ecos de sus versos.

Transmites fuerza poética y demuestras que conoces al autor al que interpretas, cuando preñas tu pluma de sus propios matices. Señal de que te mueves sabiendo de lo que hablas.

Seguro que al maestro le llenan tus palabras, le emocionan tus versos, le encanta tu soneto. Como me lo hace a mí.

Rembrandt dijo...

“…Arena donde soy tu contendiente,
febril desgarradura,
igual que un bisturí resplandeciente…”

Los contendientes se estudian, se miran y luego el antiguo ritual, la plaza enardece y vitorea, ellos no dejan de danzar.
Ambos están exhaustos, jadeantes se embisten no escatiman en apasionarse, uno caerá mortalmente herido, el otro … tb., es probable que el ritual se repita una y otra vez es que aquí la mort es solo una escena del libro ancestral.

Hermoso poema, prefiero su punto de vista ya que las corridas de toros no son de mi agrado en absoluto. Bien por su dedicatoria al gran RA.

REM

Carlos dijo...

No hay ruedos más bellos que la cama, ni contendientes más festivos que los amantes. (ud. sabe)