miércoles, 27 de julio de 2016

El benjamín del comisario

Soñaba un porvenir bibliotecario
con versos a la hora de la cena,
un hombre como tal en la colmena, 
Joaquín, el benjamín del comisario;
con libros por doquier y el arbitrario  
desfile de la pena, 
su perro, su domingo, su Jimena,
la charla de café en el vecindario,
su siesta de guardar, sus libros viejos,
su pipa, sus trebejos,  
su muerte individual y su obituario, 
el tedio mercantil de la rutina, 
soñaba con no ser y fue Sabina,
Joaquín, el benjamín del comisario.

Del libro De diluvios y andenes.

martes, 26 de julio de 2016

Amarra

La mano con que ciño tu cintura
parece un rosedal recién florido,
amarra de cristal, entretejido
de bella arquitectura.
Cordaje de celeste quemadura
que rige el mecanismo del latido,
herida de la flecha de Cupido
de roja empuñadura.
Lo mismo que un hilván incandescente
que enlaza beso y boca
con íntima dulzura de pendencia;
astilla de papel, cincel ardiente
que rasga lo que toca,
igual que un corazón en penitencia.

Del libro Oceanario.

lunes, 25 de julio de 2016

Como un cielo de plomo

Me duelen estas manos de no usarlas contigo,
esta espina furiosa a los besos clavada,
la lluvia interminable que tizna la mirada
de estos ojos que llevo con rencor enemigo;
me duelen estos labios de enconado castigo
que no llaman ni nombran el amor y la nada,
el álgido desvelo de luna destemplada
sin aliento ni abrigo.
Me duele cada cosa como un cielo de plomo
de cobarde tristeza que se rompe en pedazos,
la voz deshilvanada con que te nombro, como
si una rosa de espanto germinase en mis brazos,
y este otoño de nadie y el amor con que digo,
me duelen estas manos de no usarlas contigo.


Del libro Llevarás en la piel.

martes, 19 de julio de 2016

Serpiente

Repta mi lengua, ardiente devaneo,
y baja por el cauce de tu frente
igual que una fantástica serpiente
de atávico aleteo,
las cejas, la nariz, el camafeo
tallado de tu boca adolescente,
el hueco de tu ombligo, la pendiente
que lleva al corazón de tu deseo,
tu vientre, como luna cenicienta,
en una virulenta
acometida
y el tálamo sellado de la rosa,
lo mismo que una niña caprichosa,
recién amanecida.


Del libro Llevarás en la piel.

domingo, 17 de julio de 2016

Fragilidades

"La nostalgia es el deseo de no se sabe que" A de Saint Exupery.

Nada más frágil que este amor-gacela
que huye del zarpazo imprevisible
y vasto de la fiera
que en acecho de sangre lo persigue.
Lo mismo que un jazmín sobre la arena
con leve inclinación de tallo triste
que lucha contra el viento que le enreda
la red de las raíces.
Más liviano que el aire que lo lleva
y lo ciñe severo de las crines
con rabia traicionera,
sin un beso de alivio que lo libre
de la nostalgia ciega
y del terco designio de morirse.

Del libro de poemas Oceanario.
Foto: Katerina Plotnikova.

miércoles, 13 de julio de 2016

El quería escribir la canción más hermosa del mundo

Para Joaquín, hermano en la palabra.

El edén donde vive Sabina
tiene un sol de gallarda apostura,
un perfume de piel femenina
y un salón de lectura,
una foto con toros de Miura
de una tarde marcial y taurina,
un amor de promesa futura
y una dulce peruana inquilina,
una cama, un colchón, una mesa,
una boca que besa
profundo
y una musa de incierto apellido
que le dicta bajito al oído
la canción más hermosa del mundo.


Del libro De diluvios y andenes.

lunes, 11 de julio de 2016

Torrencial

Diluvio y llanto,
dos maneras que tienes
de ser lo mismo.

Traías tanta lluvia entre las manos,
llovías de tal modo,
que antiguos medidores de tormenta
salieron de su cauce sin retorno.
Algunos comerciantes oportunos
hicieron en abril su mes de agosto
exportando paraguas de la China
a precios irrisorios.                                  
Eras toda diluvio y diluviabas
con sed de rosa nueva
por el mudo paisaje del otoño,
a porfía de lluvias y empapada
de líquida tristeza
desde el terco torrente de tus ojos.

Del libro De diluvios y andenes.

jueves, 7 de julio de 2016

Floración

Lleva puesto el amor como quien lleva
la piel del corazón o la camisa,
jugando al equilibrio en la cornisa
de la dicha más nueva;
y se cambia y se prueba
de sueños y colores la sonrisa,
con un beso en los labios improvisa
y con dos se subleva.
La saludan los dioses a su paso,
montada en el Pegaso
del asombro,
y yo que ya no creo en casi nada,  

rehén de su mirada,
me broto de jazmines si la nombro.


Del libro Llevarás en la piel.

martes, 5 de julio de 2016

Diluvio

"Algunas cosas se hacen tan nuestras que las olvidamos" (Antonio Porchia)

Hoy casi no me dueles, sólo heridas
de pálida presencia
anuncian el esbozo de tu ausencia,
como nubes de formas desvalidas;
apenas un rumor, una abstinencia
de lágrimas vertidas,
tejidas
con un hilo de inocencia.
Ya no dueles, amor, doliste tanto,
océano vastísimo de un llanto
de acuático torrente,
diluvio universal de pena vana,
tal vez mañana
me vuelvas a doler, salvajemente.

Del libro Llevarás en la piel.

Foto:Katya Chausheva.

viernes, 1 de julio de 2016

Eva amante

Aduéñate de mí, primer humano,
con hilvanes de enredo,
puedo
morir al filo de tu mano.
En ardores de celo cotidiano
tú diriges las horas y concedo,
no tengo ningún miedo
ni temo al maleficio del manzano.
Que no sepa quien soy y no consiga
aprender otro beso

más que el beso dictado por tu voz,   
que me salve tu amor y me bendiga,        

no quiero el exorcismo de otro rezo
ni busco la ternura de otro dios.


Del libro Oceanario.

Foto: Eduardo Izq.

Una mujer

"Tú eres el aire"

Una mujer desnuda y con sombrero
se deshace en la palma de mi mano,
solsticio de verano 
con modales de líquido aguacero;
estuario de la sed, abrevadero  
del beso más liviano,
oscuro vendaval de amor profano
al filo de querer como la quiero.
Escándalo de luz, ondina griega,
febril estatua ciega
que al reto de los dioses se levanta;
antiguo corazón de aguamarina,
lo mismo que una espina
que llevo atravesada en la garganta.

Del libro De diluvios y andenes.