viernes, 30 de septiembre de 2016

Indeleble

"Has estado tan lejos y te he tenido tan cerca.
Temo a las distancias. (A. Lanús)

Llevarás en la piel como sellos
de indeleble constancia
el estigma de todos mis besos
incendiándote el cuerpo y el alma.
¡Qué se astille mi voz si te miento,
que se rompa la luna del alba
si consigues quitarte del pecho
éste rojo puñal de nostalgia!
¡Qué no habrá quien consiga arrancarlo,

qué no habrá como yo quien te bese,
como yo quien te muerda los labios
con porfía de sangre caliente!
¡Qué no habrá un amor tan amargo
ni tan dulce a la vez como éste! ©

Del libro Llevarás en la piel.

Grabado: Dave Haro (sana envidia).

martes, 27 de septiembre de 2016

Lejos

Y vamos otoñando de tristeza,
los dos en un planeta diferente,
tú, de verde fulgor, resplandeciente,
y yo que voy mudando la corteza.
La rosa decolora de firmeza
y el blanco del jazmín se vuelve ausente;
de noche soy un rio transparente
que surca el horizonte de tu pieza.
Cada vez más difusa y más lejana,
rubor que en la mañana
diluye en amarillo sus reflejos.
Nada queda de ti, doliente y poca,
dos besos en la boca
y otra lluvia, quizás, cayendo lejos. ©

Del libro Oceanario.

domingo, 25 de septiembre de 2016

m minúscula

morriña de la mar, madamisela,
menudo menester de maravilla,
morada de marfil, motín, mirilla,
mojado mapamundi de mistela,
milagro, mansedumbre, manivela,
marino mascarón, musa membrilla,
mohín, merced, mantilla,
modales de manual, moza mozuela,
Malinche mediadora,
madeja, malecón, muñeca mora,
mundano memorial del mediodía,
moreno mirabel en miniatura,
magnolia, mordedura,
mujer en mi menor, melancolía. ©

Del libro Oceanario.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Sola

Sola como un barco a la deriva,
única habitante del poema,
llama que en la llama en que se quema
arde en carne viva.
Presa de un amor que la cautiva,
lánguida y blasfema, 
rema 
por un llanto de saliva.  
Náufraga de sed en el desierto, 
puerto  
donde encalla su latido, 
lágrima final del desamparo, 
faro 
en la penumbra del olvido.

Del libro de poemas Oceanario.

jueves, 22 de septiembre de 2016

Mordedura

Eras, tan desnuda, el alimento
de la carne y el trigo,
ayuno del amor con que persigo
el pan dominical del sacramento;
bacanal de tu aliento,
redondo bebedero de tu ombligo,
tan hambre de mis besos, tan conmigo,
tan roja provisión de mi sustento.
Festín de piel morena,
frugal voracidad para la cena
de blando fatalismo;
herida, dentellada, mordedura,
carnal fruta madura,
bocado de febril canibalismo. ©

Del libro Oceanario.

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Floral

En mi boca te astillas
y surge de la nada un aguacero,
lo mismo que un reguero
de cerillas.
Cuajada de semillas,
en tu vientre de espuma delibero,
arrullo juvenil de verde fuero
y azules maravillas.
Hay algo de floral en tu manera
de renacer conmigo
con aires de empinada enredadera.
Tu corazón de espigas y de trigo,

árbol, selva y abrigo,
retoña como el sol de primavera.

Del libro Llevarás en la piel

lunes, 19 de septiembre de 2016

Mujer llovida

Sobre tu espalda
dibujo inmensidades
de mansa lluvia.

Mujer en sepia y gris, melancolía
de verla diluirse si la beso,
cincel con que atravieso
sus labios de carmín y hechicería.
Febril orfebrería
de esculpir el amor, hueso por hueso,
fatalismo que cae por su peso
sobre la boca mía.
Espiga de cristal, pena por pena,
temblor de luna llena
que guía el cargamento  de su sombra.
Mujer de espuma leve
que rompe de tristeza cuando llueve
y llora torrencial cuando me nombra. ©

Del libro Oceanario.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Confesiones de invierno

Agua y arcilla,
soy la clara simiente
de tu costilla.

Febril y vulnerable
concedo lo que soy y lo que tengo,
cautiva religiosa de la sangre
que corre por el río de mi cuerpo.
Ayuno penitente de la carne,
sin ley y sin remedio,
con un rezo labial de fe cobarde
y un vértigo de estruendo.
Sólo debes pedir, no te detengas,
no tengo voluntad para negarme
al hilo de tu voz que me sentencia.
Sin ti, no soy de nadie,
apenas un temblor en la tormenta
que rompe la agonía de la tarde.

Del libro Oceanario.

jueves, 15 de septiembre de 2016

Diluvio

"Después, vendrá el olvido... O no vendrá". (Homero Manzi)

La escoltaba un presagio de lluvia
de color verde claro
y en solemne ritual de liturgia
diluviaban sus ojos mojados. 

Repetida tertulia
de largarse a llover en mis brazos,
como un ángel de estío que anuncia
su primera tormenta de llanto.
Desde el fin del amor y el olvido
no dejó de llover un segundo 

cataratas de gotas de tinta;
humedad de rocío,
con secreta intención de diluvio,
de sollozo, de sed, de llovizna.

Incluido en el libro Oceanario.

martes, 13 de septiembre de 2016

Supersticiones

Martes 13, corazón, vente conmigo
que no hay fobia que me aparte de tu lado,
ni conjuro de quererte demasiado,
ni desdicha ni castigo.
En el pozo fetichista de tu ombligo
no hay futuro ni presente ni pasado,
soy un gato que remonta tu tejado
en procura de la suerte que persigo.
Por las dudas no te bajes de la cama,
sortilegio de la sal que se derrama
en el curso del amor que nos convoca;
fatalismo, magia blanca, brujería,
de tu casa hasta la mía
trece besos me separan de tu boca.

Del libro Oceanario.
Dibujo: Toni Goffe.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Naufragio

Antigua soledad, tu boca sabe
los besos que le debes a mi boca
y en este desamor que nos convoca
hay que quemar la nave.
Cerrar el corazón con doble llave,
volverse cardo y roca,
que el tiempo del olvido que nos toca
destile sin dolor su pena grave.
Al son crepuscular de la tristeza
un pájaro de azul delicadeza
renacerá tal vez de los despojos.
Es hora del adiós, no habrá un mañana,
ni lluvia en el cristal de la ventana
ni un barco en el naufragio de tus ojos. ©

Del libro Oceanario.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Conjura

Un lunes de febrero
(si es bisiesto mejor), de madrugada,
al filo de mi boca y desnudada
de pie frente al caldero.
Ungida con esencias de romero,
en tránsito de Venus, destinada,
oscura y embrujada,
portando un elixir y un candelero.
A la cuenta de tres (luna en Urano),
al roce de mi mano
susurrarás mi nombre y apellido.
Ritual de investidura,
serás la condición de mi conjura.
De nada te valdrá fuga ni olvido. ©

Del libro Llevarás en la piel.

martes, 6 de septiembre de 2016

Colección marina

La sirena nostálgica del cuento
colecciona corales y navíos,
aparejos del fondo de los ríos
y faros que resisten contra el viento,
postales de algún puerto ceniciento,
enseres y atavíos,
herrumbre de los cántaros vacíos
y velas de bogar a barlovento,
trinquetes de goletas y galeones,
anguilas y escorpiones
que moran en el hueco de la roca,
esqueletos de barcos en la bruma,
armazones de espuma
y besos  que naufragan mi boca. ©


Del Libro Llevarás en la piel.
Dibujo: Leandro Lamas.

Equilibrista

Había una vez una mujer…

En frágil equilibrio y desvalida,
al borde del abismo del oriente,
iba en busca del alba, ciegamente,
tanteando los umbrales de la vida.
Alerta y precavida,
un paso y otro paso y el siguiente,
lo mismo que una ola en la rompiente
tejiendo soledades a medida.
Huraña y temerosa
tenía la apariencia de la rosa
en ansias de retoño;
era un beso jugando al escondite,
sin nadie que la habite,
igual que la tristeza del otoño. ©

Del libro de poemas Oceanario.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Umbría

"Vamos a tientas
y el olvido es un barco
de velas rotas"

Umbría, por el vértice del alba,
de soledad extrema,
en púdico ejercicio de nostalgia
se desvive de amor como si fuera
la última mujer de la galaxia,
mitad vestal de Dios, mitad sirena,
al impulso del viento sobre el agua
y al son de las mareas.
Desnuda de las ropas y descalza,
de sándalo y de piedra,
se yergue vertical como una estatua;
tan sola y tan ajena,
soñando con mudar la piel del alma
y volverse de lluvia, cuando llueva. ©


Del Libro Llevarás en la piel.
Pintura: Michel Cheval.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Teresa

"Dar, dar hasta que duela"

Pudo ser el amor y fue Teresa
en la India más pobre de Calcuta,
semilla, viento, gruta,                                           encíclica de pan sobre la mesa,
liviana flor que pesa,
merced a su piedad más absoluta,
espiga, cuenco, fruta,
fervor humanitario de promesa.
Pudo ser tantas cosas,
alada multitud de mariposas
cruzando la tiniebla más espesa,
gorrión de santidad echado a vuelo,
estrella, barro, cielo.
Pudo ser el amor y fue Teresa. ©

Del libro de poemas De diluvios y andenes.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Frágil

"No hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió..." (J. Sabina)

Ella suele llorar por cualquier cosa,
una tarde de frío la acobarda
y el beso de la boca cuando tarda
y el crimen de la rosa;
que no muera ninguna mariposa 
ni el ángel de la guarda
desencante de amor su fe gallarda
de luz esplendorosa. 
El silbato de un tren la desmadeja
y el roce de una queja  

astilla los cimientos de su casa;
se sabe sólo mía 
y se rompe de trágica porfía 
en medio de una lluvia que no pasa. ©


Del libro De diluvios y andenes.
Ilustración: Erika Kuhn.