domingo, 23 de diciembre de 2018

Páramo

Con livianos modales de ternura
y los ojos azules de tan verdes,
me toma de la mano y me pregunta:
¿Volverás a quererme?
Cómo decir que nunca nadie nunca
nos querrá para siempre,
que el amor tiene el tono de la lluvia
entre gris diluvial y gris ausente.
Que sabe a soledad, a rosa mustia,
a páramo de fiebre,
a lágrima de sal en la penumbra.
Mientras ella, de largas timideces,
no cesa en su discurso de liturgia.
—¿Volverás a quererme? ©

Del libro de poemas Oceanario.
Recitado en el Café Montserrat.

viernes, 21 de diciembre de 2018

Eterna fila india del espanto

Se deslumbra con hombres olvidables
que avinagran el júbilo del gozo,
embusteros de citas estridentes
y versos de entrecasa.
Bufones de arrogancia sudorosa
que lucran con metáforas de humo,
oscuros moradores del infierno
con cardos en las manos escribientes.
Eterna fila india del espanto,
poetas de las miajas
que siembran por el mar lodo y ceniza.
En tanto el jardinero de sus sueños,
ajeno al devenir de estas cuestiones
tutela el universo de la rosa. ©

Del libro Oceanario.
Fotografía: Lilya Corneli.

jueves, 20 de diciembre de 2018

Soneto de juguete

"Todavía quedan islas con playas color azafrán"  JS.

Si me pierdo tras las lunas de aserrín
y me buscan los maderos de San Juan
avisadles que me he ido con Joaquín
caminito de las islas de azafrán.
Con agudo vozarrón de capitán,
mocasines de gamuza y el bombín, 

en tu boca de papel de celofán
dejo besos que te quiten el carmín.
Al embate de las olas de alquitrán
boga al viento mi seguro bergantín
con tu rojo corazón por talismán.
Melodrama de tus labios. Folletín.
No me dejes de plantón en el zaguán
traduciendo mis sonetos al latín. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en el Homero Manzi..

domingo, 25 de noviembre de 2018

Ocre

De miel, como las ramas del castaño,
terrosos como el tiempo de la infancia,
tus ojos de oro blando
espejan el costado de tu alma.
Oscuros como el humo de un cigarro
que sube por las márgenes del alba,
estrellas desprendidas de los astros,
de lumbre delicada.
Avellanas y nardos
en la selva floral de la nostalgia
y en la sed de mis labios.
De tan dulces, amargamente amargos,
como el sol que se pierde en la distancia.
Ocre luna de barro. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en el Tortoni.

jueves, 22 de noviembre de 2018

"Tú me llamas, amor, yo pido un taxi" (García Montero)

y cruzo la ciudad de madrugada
por sus calles cuajadas de rocío,
que baste nada más el hombro mío
para sanar tu herida mal curada.
Y oponerme al abismo de la nada
que corre por tus ojos como un río
con esa soledad de llanto y frío
que lanza su estocada.
Tú me llamas, amor, a cualquier hora,
y enciendo los albores de la aurora
con trizas de carbón y leña seca.
Pespunte por pespunte de costura,
hilván de la conjura
con hebras insondables de la rueca. ©

Del libro Oceanario
Pintura: Nicoletta Tomas Caravia
Recitado en el Manzi.

lunes, 19 de noviembre de 2018

Quemadura

"Donde no puedas amar, no te demores" (Frida)

Restauro corazones, acredito,
esfuerzo, resultados, experiencia, 
no basta con decir: —Te necesito
ni hacer simulaciones de presencia.
Amarse es como un rito
de firme voluntad y persistencia,
un paso más allá del infinito
que rige la razón de la existencia.
No hacen falta diplomas ni papeles,
el íntimo contacto de las pieles
avala la conjura.
Amar es darse en brasas de la hoguera,
arder como madera
y ser en otros labios: Quemadura.  ©

Del libro Oceanario
Recitado en el Homero Manzi y en la UNA.

jueves, 15 de noviembre de 2018

A usted

"Con una condición, que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata" (Joaquín Sabina)

A usted, señora, a usted, mi gata en celo,
revuelo del amor en catarata,
que confunde tejados con el cielo
y se limpia la boca en mi corbata.
A usted que con dos besos desbarata
las horas aburridas del desvelo,
de las vidas que lleva siendo gata
apárteme un abril de terciopelo.
(Con las otras que restan, improvisa,
yo soy un partenaire en estas lides
de ver salir el sol cuando amanece.
Te espero en el andén de la cornisa,
si precisas mi boca me la pides,
maúlla cuando quieras que te bese). ©

Del libro De diluvios y andenes
y publicado en MundoGato

Fotografía: Jane Birkyn
Recitado en el café Montserrat

lunes, 12 de noviembre de 2018

De colegio secundario

"El primer amor es una desesperanza dulce" (C. Clarke)

Con rimas de colegio secundario,
ya sabes, tironeaba tu pollera,
las trenzas del amor bibliotecario,
las risas al final de la escalera,
la profe de francés y el rutinario

trajín de la portera,
la vida en un pequeño diccionario
con prisas de querer a la carrera;

el beso del recreo de las nueve
y apuremos el paso porque llueve
con augurio de lágrimas plomizas.
Y a morirnos de sed y de tristeza
y a quemar los recuerdos en la pieza
y a soplar en el viento las cenizas. ©

Del libro Oceanario.

Recitado en el café Montserrat y en radio Tupac
Jane March / El amante.

sábado, 10 de noviembre de 2018

Cegada

"Es tiempo de lluvia, tiempo de amarse a media voz" (JMS)

No hay herida mayor que la creencia
de no saber si lloras o es la lluvia 
ese llanto caudal que se despeña
sobre la rosa mustia.
No hay forma de intuir en la contienda
si llueves por mi culpa
o el llanto de esas lágrimas secretas
devienen de algún rito de conjura.
Salvemos del celeste purgatorio
este lazo de amor que nos asiste
a modo de consigna.
Permite que retire los escombros
de aquellas cicatrices
que ciegan el cristal de tus pupilas. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en el Café Montserrat y en la UAI:

jueves, 8 de noviembre de 2018

Mar Mar Mar (tercetos al borde del naufragio)

   "Ella quiso barcos y el no supo que pescar"  (JS)

Eras la Mar, al borde de la orilla,
dorada maravilla
que tizna el espejismo de la arena,
la Mar en oro azul y su reflejo,
el mundo al otro lado del espejo,
eras la pena.
Eras la Mar, lejana y caudalosa
que cabe en el capullo de una rosa
y en el beso de sed que la reclama,
la Mar sin ti, sin mi, inaccesible,
azar de un imposible,
que en torrentes de llanto se derrama. ©

Del libro Oceanario
Recitado en el Café Montserrat y en el Manzi.

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Nunca

"Esa mujer se parecía a la palabra nunca" Juan Gelman

¿Cómo te llamas? Ella dijo Nunca,
lo mismo que un anónimo planeta
entre nubes de lágrima y espuma,
con su luna más roja y más pequeña.
Soy Nunca, en la tristeza de la lluvia,
en la boca del hombre que me besa
y en la gota caudal con que procuras
reverdecer la siembra.
Soy Nunca para ti, Nunca de nadie,
oráculo y misterio,
arcano de mujer impenetrable.
Como un hilo de nube en el desierto,
tenue brisa del aire
sujeta nada más de tu recuerdo. ©

Del libro Llevarás en la piel
Recitado en el Manzi y en el Café Montserrat

miércoles, 31 de octubre de 2018

En partes

Sola en la espesura del silencio,
seco el ramillete de las rosas,
cura las heridas de mi cuerpo,
sana el alma rota.
Deja que tu amor al descubierto
rija la nostalgia de las horas,
vela mis recuerdos,
bésame despacio, todo.Toda.
Líbrame de mí, no soy culpable
del rencor enemigo,
méceme en la cuna de tu mano. 
Voy tallada en partes,
dime que me quieres al oído,
déjame la boca entre los labios. ©

Del libro Oceanario
Pintura: Gustav Klimt

lunes, 29 de octubre de 2018

De diluvios y andenes

De diluvios y andenes
emerge nuestro amor en la distancia,
pluvial en el trajín de sus deberes
y amable de palabras.
Lo mismo que un jazmín entre laureles
de pétalos de savia,
expuesto al evangelio de sus leyes
y a líquidas andancias.
Urgencia de tu sed sobre mi boca
y el beso que resiste
urdido en un hilván de miel silvestre.
Con afanes de tarde tormentosa
la lluvia nos elige 
y somos como el agua, transparentes. ©

Poema que cierra el libro De diluvios y andenes.
Foto: By Carlos Casellas (portada del libro)
Edición: Pilar Casellas.
Recitado en el Manzi y en la APL.

domingo, 28 de octubre de 2018

Herida

Anda en puntas de pie como si fuera
un animal herido
que avanza a contramano del latido
jugando contra el tiempo una carrera.
Tenaz en el umbral de su ceguera,
se vuelve pasajera del olvido,
insomne de cien noches sin sentido
y cien llantos de lágrimas de cera.
Las rosas del jardín de su vestido
se pueblan con astillas de madera
que anuncian el tronar del estallido.
Tizón humedecido de la hoguera.
Ayer, mujer guerrera,
parece el pedestal de un dios caído. ©

Del libro Oceanario
Recitado en el Café Tortoni.

lunes, 22 de octubre de 2018

Voyeur

La miraba a través de la ventana
con los ojos oscuros del deseo
(Julieta desvestida ante Romeo),
idílica y lejana.
Rehén de su mirada cotidiana,
jugaba a imaginar el serpenteo
del hilo de su piel como un trofeo
de fina porcelana.
Ella intuye su sombra silenciosa                  
y oceánica y borrosa
repite cada noche el mismo rito.
Con fingido fastidio, ciega, muda,             
sin prisa se desnuda,
como diciendo: —Amor, te necesito. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Ilustración: Fabián Perez.
Recitado en el Café Montserrat.

domingo, 21 de octubre de 2018

Jamás lluvia ninguna

"Y hay tanta soledad arrepentida..." C. Barocela.

Ya no nombra tu voz aquellas cosas
que nombrábamos juntos, 
los besos que dejabas en mi boca
con aluvial empeño de diluvio.
Se nos fueron las horas,
la luna despuntó su piel de luto
y el cielo de agonía y de congoja
se nos volvió de pronto tan oscuro.
Afuera llueve tanto

(como nunca jamás lluvia ninguna),
con tanta dictadura de nostalgia.
Hojarasca de lágrimas de barro,
ya no quedan ni signos de pregunta,
ni adiós como la última palabra. ©

Del libro Oceanario.

Recitado en Radio UAI y en el Manzi.

viernes, 19 de octubre de 2018

Silvestres

"El que no sabe de amores, llorona,
no sabe lo que es martirio"

Mujer de llanto gris, como mojada,
lacrimoso sumario
del trueno que precede a la borrasca,
de la lluvia que pende de tus labios;
de gotas de color verde esmeralda,
de estrellas al alcance de tu mano,
cuando dices mi nombre, sin palabras,
para ponerte a salvo.
En escarcha de lágrimas te vuelves
estela caudalosa
de tus ojos pluviales y silvestres;
vertiendo luto y sal en las heridas
que en agua de cerrajas se desbordan
por el íntimo mar de tu mejilla. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en el Manzi.

jueves, 18 de octubre de 2018

Sola

Como la soledad de los sepulcros
de mármoles de nieve,
en la tarde estival de los diluvios
y en el beso que muere en los papeles.
Sola, sin la tutela de los justos,
setenta veces siete,
con un rigor de sed casi litúrgico.
La más sola de todas las mujeres.
Penoso desvarío,
como una herida sórdida y antigua
de rojas cicatrices.
Tan de nadie y sin mí (Pero conmigo).
Sola, como el amor que no te busca,
sola como el amor que no te sigue. © 

Del libro Oceanario
Recitado en el Tortoni.

martes, 16 de octubre de 2018

Paloma

No recuerdo ni como me quisiste
ni con cuanta porfía,
ni recuerdo las horas de alegría
ni el tiempo solitario de estar triste.
Si recuerdo la tarde que te fuiste
labial de cobardía,
pasando de la sed del alma mía.
(El amor es un tiempo que no existe).
Después la oscuridad, la noche muda,
nostalgia de tenerte tan desnuda
y tan sin resistencia.
Paloma de cristal echada a vuelo,
huyendo por el cielo
en larga oscuridad de penitencia. ©

Del libro Oceanario
Recitado en el Tortoni

viernes, 12 de octubre de 2018

Espía

Quiero ser en la noche el que terco te espía,
invisible y ajeno, como una sombra muda,
quitarte de la boca los miedos y la duda
de incierta profecía.
Quiero ser quien te escolte hasta la cama mía
y artillado de besos ser el dios que te escuda,
desnudarte de prisa, Monalisa desnuda
de mi melancolía.
El que ayune de celos vigilando tu pieza,
otoñal de tristeza
como la lluvia larga que camina contigo.
Quiero ser el olvido que olvidarte no sabe
y el que incendia la nave
de la playa sin nombre que rodea tu ombligo. ©

Del libro Oceanario.
Ay Marión, Marión...
Recitado en el Café Montserrat.

lunes, 1 de octubre de 2018

Adieu

—Aznavour, lo reclaman del cielo,
no me han dicho quién es,
un arcángel de origen francés
con un tono de gran desconsuelo.
Ha dejado el horario del vuelo,
esta noche a las diez,
no hay un solo pasaje después.
Lo acompaño en el duelo.
Cualquier cosa le aviso al gerente,
si se trata de un trámite urgente,
por favor, digamé:
Pasaportes, papeles, la visa,
y Aznavour con su eterna sonrisa
le pidió que le suba un café. ©

Carlos Casellas
Academia Porteña del Lunfardo
Foto: Reuters

domingo, 23 de septiembre de 2018

Pares

Tenían en común la sed y el hambre
y el cine de Truffaut y el desconsuelo
de ver menguar la luna debutante
por el azul del cielo.
Amaban a la par a Proust y a Sartre,
a Cohen, a Serrat, a Pirandello,
la horas de París por esas calles
al viento de tu pelo.
Eran uno los dos y en tal certeza
desnudos por el piso de la pieza 
se comían a besos de impudicia. 
Amantes consumados,
se buscaban por todos los costados
y huían por el hueco, como Alicia. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Proust.
Recitado en Radio UAI y en el Café Montserrat.

lunes, 17 de septiembre de 2018

Dueles

"Fui tanto pra você, e hoje nada sou" (R y E Carlos)

Dueles ahora
en que pasan las horas
como cuchillas escandalosas
deshojando las rosas 
más amarillas.

Y dueles tanto,
aguacero de un llanto
que tizna el aire de desconsuelo,
triste lluvia del cielo
de Buenos Aires.

Dueles que dueles,
maldición de Luzbeles,
llaga y certeza de toda culpa
macerando la pulpa 
de la tristeza.

Rara conjura, 
arpón de dictadura
que ahonda el luto de no tenerte.
Caben todas las muertes
en un minuto. ©

Del libro Llevarás en la piel
Fotogtafía: Lylia Cornelli
Recitado en el café Montserrat

lunes, 13 de agosto de 2018

Seis vidas

Fuiste el último infante mohicano,
Robin Hood de mil causas perdidas,
sanador de ancestrales heridas
y "primer polizón" rumbo a Urano.
Ante todo mi amigo y mi hermano,
colector de manzanas prohibidas,
fogonero de estrellas ardidas,
gentilhombre de amor cortesano.
Cirujano de manos floridas,
hacedor del verano
y de lluvias de gotas crecidas,
monje zen tibetano,
gato en sombras, etéreo y liviano.
Te faltaron al menos seis vidas. ©

Carlos Casellas para Eduardo Casellas.
(o cinco o dos, pero nunca en esta que te fuiste)

viernes, 10 de agosto de 2018

Oceanario

"Mi piel nunca será la misma después de tus huellas"

Amé tu desnudez de carne blanca
con hambre de desvelos atrasados,
el llano mapamundi de tu espalda,
la cumbre de tus labios.
El íntimo jardín donde la escarcha
se vuelve un oceanario
de peces lujuriosos y de algas
que crecen como espigas a lo alto.
Tus muslos de papel y el trigo verde
de tus besos piadosos,
edénicos de miel y pan silvestre.
La roja cicatriz del gajo rojo,
el ánfora del gozo
y el fruto macerado de tu vientre. ©

Del libro Oceanario.
Fotografía: Juliet Kate.
Recitado en el Café Monserrat y en la UNA.

miércoles, 8 de agosto de 2018

Canibalismo

Tan solo escribo
por rondar la galaxia
que tu navegas  ©

Con la yema de mis dedos te redimo,
argumento de litúrgico mandato,
como un gato
con las uñas en racimo.

Con el filo de la lengua te desato,
espesado manantial de lluvia y limo
con que intimo
te desnudes sin recato.
Con mis manos hago un nudo en tu cintura,
rito negro de conjura
en desorden varonil de fatalismo.
Boca y beso con que libo tu inocencia,
apetencia
de tribal canibalismo. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Fotografía: Kate Juliet
Recitado en el Café Montserrat.