martes, 23 de octubre de 2007

Huida



Cuando el amor te agobie con su peso
de plomo capital en las entrañas
y sus brazos parezcan ataduras
de nudos invisibles.
Cuando mutile el vuelo de tus alas
con singular agravio de fiereza,
con el torpe el argumento de la sangre
y el pulso desbocado.
Cuando exija con gesto autoritario
la parte de tu vida que le toca,
como un tirano bueno;
tu dile que regresas enseguida,
que vas a ver si llueve,
y corre hasta quedarte sin aliento.


Incluido en Llevarás.

domingo, 14 de octubre de 2007

Adiós



Rompecabezas
de una cierta tristeza
desangelada,
que nos enlaza
con la terca coraza
de su mirada.
Fuimos apenas
la sombra de una pena
desgarradora,
amargo fruto
del más breve minuto
de largas horas.
Dos soledades,
postales de ciudades
en cuarentena,
como dos ríos
que se mueren de frío
sobre la arena.
Tan sin abrigo,
como dos enemigos
del mismo bando,
que no han sabido
enfrentar al olvido,
como ni cuando.
Las cicatrices
de las horas felices
vendrán conmigo.
Adiós, me dices,
como dos aprendices.
Adiós, te digo.


La obra es del increíble pintor
español Eduardo Urculo.

martes, 2 de octubre de 2007

Efeméride



Y fue de noche que nací aquel día,
un octubre de verdes primaveras,
Pueyrredón 815, Balvanera,
bajo un sino de azul melancolía.
Y fue por Flores mi niñez primera,
San Eduardo y Caracas, patria mía,
con un cielo de blancas lejanías
acunando la luna de arpillera.
Y un espejismo de relojes lentos,
la magia de ser niños en el viento
y el sol que nos enrubia;
primer beso de amor, ligero y suave,
la puerta de los días sin la llave
y el eco de tus pasos en la lluvia.