sábado, 19 de octubre de 2019

Contigo

"Donde no puedas amar, no te demores" (Frida K.)

Nada quiero contigo,
ni escándalo de piel ni amor encinto
ni el rojo laberinto
de tu ombligo
ni muérdago ni abrigo
ni el celo temerario del instinto
ni pena ni precinto
ni castigo.
Nada quiero, ni quiero
esquirlas de un diluvio pasajero
ni lágrima de sal que se derrama
ni luz de luna llena
ni solos ni descalzos en la arena

ni besos en la cama. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en el Café Montserrat.

jueves, 17 de octubre de 2019

Letras al paso

En un bar de agitado movimiento 
la pena inapetente del poeta 
escribe del dolor, hora completa, 
con tinta de su aliento. 
Detrás de la ventana la silueta 
de una niña ligera como el viento, 
desfila ante sus ojos y al momento, 
-pasó el amor-, anota en su libreta. 
Febril en su extravío 
apunta en el reverso de la hoja: 
-La lluvia nos aleja y hace frío 
y un otoño de besos se deshoja, 
la lágrima de lluvia que nos moja 
parece un escarmiento de rocío-  ©

Del libro De diluvios y andenes.
Ilustración: César Rodríguez Musmanno.
Recitado en Radio UAI y en el Tortoni.

domingo, 13 de octubre de 2019

Mentiras veniales

Casi, casi, un bolero de amor.

—Dime que me quieres, miénteme al oído,
bajito, bajito, como una oración,
inventa con besos el juego prohibido
de la perdición.
Palabras, palabras sin ley ni sentido,
esquela de sueños en algún buzón,
que con un poema te salve de olvido,
que Joaquín nos cante en una canción.
Amante del alba, que el cielo te guarde
del amor cobarde,
espina y cardón.
Miénteme te quiero, después será tarde.
¿No ves como arde
la resina en llamas de tu corazón?  ©

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Sarah Bishop.
Recitado en el Café Montserrat y Radio UAI

miércoles, 9 de octubre de 2019

Centaura

Afrodita de luz, Venus guerrera,
Nereida de los mares del infierno,
centaura (zarpa y cuerno),
Medusa de indomable cabellera;
pupila de Minerva, cancerbera,
sirena de dorado desgobierno,
Perséfone fatal del fuego eterno,
serpiente con la cola de Quimera.
Sibila de profético latido,
deleite de tus besos y estallido,
conjuro, cifra, clave.
Ariadna laberíntica y sonora,
novicia de Pandora,
que guardas la esperanza bajo llave. ©


Del libro De diluvios y andenes.
Recitado en el Tortoni y en el Café Montserrat.

jueves, 3 de octubre de 2019

Puntualidad

Cada lunes (puntual como un tren suizo),
a las ocho y cincuenta de la noche,
el dolor da tres golpes a la puerta
e irrumpe con hostil descortesía.
Procaz y caprichoso
se apoltrona en el cuarto que era nuestro
y a grito destemplado, burdamente,
enumera las letras de tu nombre.
Al antojo cerril de su aspereza,
con marital confianza
se prueba el centenar de tus perfumes.
Yo me sumo al incordio que provoca
y ante el mínimo gesto de descuido
le pongo triple llave al dormitorio. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Fotografía: Katia Chauseva.
Recitado en el Tortoni y el Café Montserrat.

miércoles, 2 de octubre de 2019

La insoportable levedad del amor

"El amor vive precisamente porque está en él la posibilidad de su ausencia" (Kundera)

Igual que las mujeres de Kundera,
con ademanes breves,
te vuelcas en mis manos y te llueves,
más liviana que el aire y más ligera.
Ardida y pasional, niña viajera,
de todo te conmueves,
del plateado destello de las nieves
y del largo transcurso de la espera.
Con los labios volcánicos y leves,
urgente de premuras y de hoguera
devuelves cada beso que me debes.
Doméstica hechicera,
no hay nada de mi boca que repruebes,
igual que las mujeres de Kundera. ©

Del libro De diluvios y andenes
Fotograma de la película "La insoportable 
levedad del ser"
Recitado en el Café Montserrat y radio UAI.

martes, 1 de octubre de 2019

Hoguera y lumbre

La desnudé con cierta cobardía
(no siempre la pasión es temeraria)
y huérfana de abrigo y necesaria,
como una flor tardía,
se deshojó en mis manos, geografía
de espiga  alimentaria,
carnal y hospitalaria
bajo la luz pacífica del día.
Y fuimos el amor de tantos modos,
en todos
los espacios concebidos.
Ardiente corazón, hoguera y lumbre
de roja certidumbre,
igual que dos metales encendidos. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Recitado en el Manzi y en Radio UAI.

lunes, 30 de septiembre de 2019

La ausente

"Lo atroz de la pasión es cuando pasa" (JS)

Ya no queda ni un dios benevolente
y a nada sabe el beso
en la boca de zarzas y en la frente.
Ya no calan el hueso
el río de la lágrima ni el peso
de llorar en tus brazos, blandamente,
lo mismo que dos niños al regreso
de un roto continente.
Se ha secado el reguero de la fuente,
desabrido arenal de mar espeso,
por eso
hay que decir adiós, forzosamente
y hay que salvar el corazón ileso.
Sólo serás “la ausente”. ©


Del libro De diluvios y andenes.
Recitado en el Café Montserrat y en Radio UAI.

domingo, 29 de septiembre de 2019

Z

"En su corcel, cuando sale la luna..."

Amarte como el Zorro, justiciero,
desnuda de los pies a la cabeza,
en la grave penumbra de la pieza
y en la noche del cálido aguacero.
Ser tu hombre primero
o el último de todos, no interesa,
con arte de sutil delicadeza,
osado, desenvuelto, aventurero.
Sin más armas que el arma de mis manos 
librarte de castigos y villanos
que astillen el cristal de tu hermosura.
Y bravo de pasión y de coraje,
a modo de tatuaje
marcarte con la Z la cintura. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en el Café Montserrat y en radio UAI.

sábado, 28 de septiembre de 2019

Tauromaquia

En memoria de Rafael Alberti

Soy un toro que embiste ciegamente
el espumado mar de tu cintura,
profunda cornadura
con ansia incontenible de torrente.
De cardos y de cuernos, combatiente,
rasgando el vertical de tu hendidura,
añil fruta madura
de simiente.
Arena donde soy tu contendiente,
astilla y bordadura,
igual que un bisturí benevolente.
De sangre las encías y de albura,
taurina dictadura
con que muerdo tus ingles, doblemente. ©

Del libro De diluvios y andenes.

Recitado en el Café Montserrat y en Radio UAI.

viernes, 27 de septiembre de 2019

"Sin mi tu cama es ancha..."

"Ay mi amor, sin ti no entiendo el despertar"

A usted que duerme sola le aconsejo
revise los armarios de la pieza
no vaya a ser que el dios de la tristeza
se oculte en el revés de algún espejo.
Acaso un llanto viejo
le arañe la ilusión con aspereza,
la pena con arpones de certeza
avanza para atrás, como el cangrejo.
Si siente que otra boca la reclama
espíe por debajo de la cama
y cierre el corazón con doble llave.
Desnúdese del miedo.
Si es preciso quererla, yo me quedo,
palabra de escritor. (Usted ya sabe). ©

Del libro Oceanario.
Recitado en el Homero Manzi y en el Montserrat.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Viento


"Tú crees que me matas. Yo creo que te suicidas". Antonio Porchia

Si te sirve negarme, lo consiento,
no soy y nunca he sido
ni sangre ni sentencia ni alarido
ni culpa ni alimento
ni rabia ni porfía ni tormento
ni fruto, ni latido
ni vigilia de besos ni gemido
ni llanto, ni escarmiento
ni lágrima de sal ni juramento
ni fiebre ni estampido
ni cartas de papel amarillento
ni espanto de rencor despavorido
ni lágrima, ni olvido...

Sólo viento. ©

Del libro De diluvios y andenes.

Fotografía: Carter Flinn.
Recitado en el Tortoni y en la APL.

martes, 24 de septiembre de 2019

Cola de león

Un hambriento león de agraz melena,
severa la mirada,
camina por la selva enmarañada
buscando un tentempié para la cena. 
Un ayuno de larga cuarentena

y una dieta forzada 
lo tiene como fiera encarcelada  

mordiendo los yuyales de la arena.
En las mismas exiguas condiciones,
un ratón apetente

a fuerza de coraje se auto inmola.
—No sólo tienen hambre los leones,
exclama a voz batiente
y a la cuenta de tres muerde su cola. ©

Moraleja:

¿Cuántas veces en nombre del valor,
queda viuda la esposa del roedor?


Del libro Llevarás en la piel.
Ilustración: Peter de Séve.
Recitado en radio UAI.

lunes, 23 de septiembre de 2019

Detrás del cuento

"El corazón es un órgano de fuego"

La niña de la roja caperuza
y el lobo de feroz predicamento,
ocultan tras las páginas del cuento
una historia confusa.
El agreste animal de piel difusa
y la ninfa de temple turbulento
cediendo a los apremios del momento
arrojan por el aire cuero y blusa.
Cierto tiempo después la historia cuenta
que un prodigio voraz y femenino
con las hojas de un árbol se alimenta.
Afiebrados los labios como llamas
y el pelo rojo vino,
trepada a lo más alto de sus ramas. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en el Café Montserrat.

viernes, 20 de septiembre de 2019

Infieles (Zooneto)

El tigre de Bután y la pantera
ocultan un amor más que prohibido
con el seco discurso del rugido
y el rojo parlamento de la hoguera.
Se ven, fiera con fiera,
detrás del mismo arbusto convenido,
a espaldas de una novia y un marido
que viven en el limbo de la espera.
Con ánimo salvaje
copulan en el verde del paisaje,
los dos en pie de brasa.
Y después del amor, la despedida,
cada cual con su vida
emprenden el camino de su casa. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Recitado en el Montserrat y Radio UAI.