jueves, 28 de diciembre de 2017

Tu ausencia (cuando sea)

Será como dejar la puerta abierta
y verte confundir en el paisaje,
en andas de la pena más pequeña
que ronde por el aire.
Te llevarás la luna que era nuestra
y el último lucero de la tarde,
el cielo casi gris y una tormenta
de lágrimas de nadie.
Acaso partirás cuando septiembre
se vuelva primavera
con áspero sabor a fruta verde.
A solas, sin preguntas ni respuestas,
ni pésame, ni arengas,
ni nada por decir, ni adiós, ni vuelve. ©

Del libro De diluvios y andenes.

martes, 26 de diciembre de 2017

Maleficio

Cenicienta de sal ya son las doce
y el tic tac del reloj se hizo pedazos,
los dinteles de jade y oro ruso
se volvieron rescoldos de ceniza.
Las erguidas murallas del castillo,
de pétrea voluntad indestructible,
cayeron por imperio de su peso
al foso de las aguas turbulentas.
Nada pudo salvarse,
ni el dorado cristal de tus zapatos
ni la fina carriola de los reyes.
Otra vez al trajín de andar a tientas
y al tedio laborioso
de lidiar con las ollas de hojalata. ©

Del libro De diluvios y andenes.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Usted y yo

Usted y yo, formales y educados
según ciertas maneras,
nos amamos lo mismo que esas fieras
que portan apetitos atrasados.
Insomnes y confiados,
al rojo crepitar de las hogueras,
con las manos urgentes y ligeras
y las bocas de dientes afilados.
Honrosos y gentiles,
tan urbanos de besos y febriles
en el curso normal de cada día;

tan sencillos de porte y compostura
en el gesto ritual y en la conjura.

Yo tan suyo de usted. Usted tan mía.

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Nicoletta.

sábado, 23 de diciembre de 2017

Silvestres

Desnuda por amor era la hembra
sujeta a los rituales de la especie,
midiendo el poderío de su fuerza
con signo de deleite.
Yo rezaba en su boca y era nuestra
esta rara conjura de la suerte,
minúsculo escenario de contienda,
igual que un corazón a la intemperie.
Eran mías las garras avarientas
y el ansia de los dientes
por morderle los labios con urgencia.
Como tigres de sed en la tiniebla 
de la noche silvestre,
librados al instinto de la selva. ©

Del libro Oceanario.
Foto: Manuel Alvarez Blanco.

viernes, 22 de diciembre de 2017

Herrumbre

Vigilia de este amor a la intemperie
sujeto a los desmanes de la lluvia
que busca tu mirada en los espejos
insomnes de la noche.
Igual que un aguacero milenario
cayendo por el mar de tus mejillas
a cántaro de gotas estridentes
y lágrimas cobardes.
En nada quedarás, si nada fuiste,
si apenas nada fuimos,
dos náufragos de sed en el desierto.
Lo mismo que despojos vulnerables
de barcos encallados en la arena
y herrumbre en el azul de la memoria. ©

Del Libro de poemas Oceanario.
Ilustración: Antoine Josse.

jueves, 21 de diciembre de 2017

Eva virgen

Arde en mí, espina dolorosa,
y cruza los umbrales de mi llanto,
quiero (tanto),
hasta el íntimo centro de la rosa.
Con esgrima tenaz y puntillosa
desata el estallido y el quebranto,
dame (tanto),
la savia de dulzura prodigiosa.
No demores, amor, que estoy desnuda,
desanuda
la seda de los lazos.
Quiero ser entre todas la primera
y al alba de tu voz aventurera
volverme mariposa entre tus brazos. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

martes, 19 de diciembre de 2017

Los amantes del círculo polar

"Nunca tuve el corazón tan rojo"

Otto y Ana, redondos de tristeza,
desde el alma a los huesos,
en un cerco de lágrimas y besos
se quitan el sayal de la corteza.
Desnudos en la estepa de la pieza,
volcánicos y espesos,
en eclipse de llantos y regresos
se buscan con febril delicadeza.
Presagio de conjuras y de sinos,
enlace de destinos
y aviones de papel por la ventana.
Trajín de un sueño roto,
el círculo polar, Finlandia, Otto,
y la muerte de Dios, la muerte y Ana. ©

Del libro de poemas De diluvios y andenes.
Fotograma de la película.

sábado, 16 de diciembre de 2017

Urgencias

Ya ves, yo soy la gata que maúlla
con un tono de voz almibarado
y en la roja mansión de tu tejado
se incendia y se acapulla.
La que ardida patrulla
los turbios arrabales del pecado,
la que late febril a tu costado
y en orgasmos de angora se embarulla.
La que dice tu nombre y te convoca,
la que muerde tu boca
sumida en el ahogo de la urgencia,
la que dice que sí sobre tu cama
y en besos de agua dulce se derrama
con estrictos modales de obediencia. ©

Para Simona.
Del libro Oceanario.
(Gracias Anny).

viernes, 15 de diciembre de 2017

Tu

Tu, tan desnuda de ti, tan ninguna,
sin respiro ni aliento,
tan gorrión de papel en el viento,
tan reguero de sed y de hambruna.
Tan marchita de amor y fortuna,
soledad y escarmiento,
sin un beso fugaz de alimento
ni un eclipse celeste de luna.
Tan lejana de Dios y tan sola,
musical caracola
arrojada sin más en la orilla;
tan ajena al sostén de mi mano,
tan final del verano,
tan endeble fulgor de cerilla.

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Celeste amor

Voy rondando celestes nebulosas
de callada quietud, lunas errantes,
estrellas vigilantes
en alas de transidas mariposas;
planetas de ciudades fabulosas,
océanos de sal, exuberantes,
atlantes
sobre el tallo de las rosas.
Por ver si me regresas de la nada
a tu rincón del cielo
al celo
de la luna constelada.
Como un astro de luz tiemblo y orbito
en torno de tu amor. Te necesito. ©


Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

martes, 12 de diciembre de 2017

Platonismo

El se muere de amor, de tal manera,
de un modo tan frugal y tan sencillo,
que la muerte lo ciñe con su anillo

de espuma carcelera.                                                    Se pone el corazón y la chistera
con liviandad de grillo,
lleva un beso redondo en un bolsillo
y en el otro un rosario de madera.
Armado de valor sale a la vida
con la mano derecha florecida
de palomas al vuelo,
con la izquierda saluda gentilmente
y el resto de la gente
parece compartir su mismo cielo. ©


Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Azar

Fue sin querer, es caprichoso el azar... (JMS)

Distraído miraba a la gente
caminar con azar distraído,
cada cual con su cruz en la frente,
cada quien deshojando su olvido.
La ciudad despertaba, silente,
en el dulce pulsar de un latido,
escenario de un sol insistente
sobre el muro del alba encendido.
Por el marco de aquella ventana,
abstraída del giro del mundo
emigraba una alondra perdida.
Paradoja de amor cotidiana,
pestañeé una fracción de segundo
y pasó la mujer de mi vida. ©


 Del libro De diluvios y andenes.

Fotografía: Laura Makabrescu.

Diluvio

"Algunas cosas se hacen tan nuestras que las olvidamos" (Antonio Porchia)

Hoy casi no me dueles, sólo heridas
de pálida presencia
anuncian el esbozo de tu ausencia,
como nubes de formas desvalidas;
apenas un rumor, una abstinencia
de lágrimas vertidas,
tejidas
con un hilo de inocencia.
Ya no dueles, amor, doliste tanto,
océano vastísimo de un llanto
de acuático torrente,
diluvio universal de pena vana,
tal vez mañana
me vuelvas a doler, salvajemente. ©

Del libro Llevarás en la piel.

Foto:Laura Makabrescu.

sábado, 9 de diciembre de 2017

BeZoo

(Escribir como un juego de amor)

En tu cuello de jirafa vampiresa
dejo besos de amoroso recorrido,
yo, jirafo de tus ojos, consentido,
me sublevo vertical de sangre espesa.
Ceremonia de los labios, feligresa
del oficio religioso del latido,
sortilegio compartido,
en la celda de tus manos, preso. Presa.
Por tu cuello de jirafa, mandamiento
de columna interminable, barco al viento
sobre un mar de cauce claro,
voy en busca de tu boca, noche y día,
luz del alba, travesía
de las olas de tus labios. Puerto. Faro. ©


Del libro De diluvios y andenes.
Fotografía: Laura Makabrescu.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Voyeur

La miraba a través de la ventana
con los ojos oscuros del deseo
(Julieta desvestida ante Romeo),
idílica y lejana.
Rehén de su mirada cotidiana,
jugaba a imaginar el serpenteo
del hilo de su piel como un trofeo
de fina porcelana.
Lo mismo que una sombra silenciosa,                  
oceánica y borrosa
repite cada noche el mismo rito.
Con terca indiferencia, ciega y muda,             
de prisa se desnuda,
como diciendo: —Amor, te necesito. ©

Del libro De diluvios y andenes.
Ilustración: Fernando Vicente.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Verde

Era verde tu pena,
herida por la lluvia y por el viento,
con su tallo de pálido sustento
en ayuno de larga cuarentena.
Rosa al fin en la arena,
de espesa soledad y de tormento,
que toma de mi boca su alimento
como almíbar floral de la colmena.
Delgada cicatriz de savia verde,
nube gris que se pierde
por el cielo del último verano.
Tan sola y tan ninguna,
etéreo relicario de la luna

que cabe en el solsticio de mi mano.

Del libro Oceanario.
Foto: by Carlos Casellas

miércoles, 6 de diciembre de 2017

Llevarás en la piel

Sobre tu piel dibujo abecedarios
de lírica escritura,
hilvanes del amor, cinceladura
de besos incendiarios.
En letras de carmín, epistolarios
de roja acupuntura,
aforismos de miel, literatura
de escritos milenarios.
Enigmas numerales del misterio,
oscuro magisterio
de lúdico argumento discursivo;
que refieren al sino de la estrella
con la huella de tinta

con que escribo. ©

Del Libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

martes, 5 de diciembre de 2017

Letras al paso

En un bar de agitado movimiento 
la pena inapetente del poeta 
escribe del dolor, hora completa, 
con tinta de su aliento. 
Detrás de la ventana la silueta 
de una niña ligera como el viento, 
desfila ante sus ojos y al momento, 
"pasó el amor", anota en su libreta. 
Febril en su extravío 
apunta en el reverso de la hoja: 
"La lluvia nos aleja y hace frío 
y un otoño de besos se deshoja, 
la lágrima de lluvia que nos moja 
parece un escarmiento de rocío"  ©

Del libro De diluvios y andenes.
Ilustración: César Rodríguez Musmanno.
Recitado en Radio UAI.

domingo, 3 de diciembre de 2017

Retirada

Me tocará morir y no hay tutía,
no hagamos obituarios del asunto,
las cosas como son, final y punto,
sus razones tendrá la muerte mía.
Si pudiera elegir lugar y día,
moriría de amor, contigo junto.
¿Morirías conmigo? Te pregunto
con cierta cobardía.
Un domingo de nadie y de cualquiera
(hay algo de la espera
que se vuelve al final, melancolía).
Sin móvil ni coartada,
cuando manden del cielo retirada
los pollerudos ángeles del Quía. ©


Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Contigo

Nada quiero contigo,
ni escándalo de piel ni amor encinto,
ni el rojo laberinto
de tu ombligo,
ni muérdago ni abrigo,
ni el celo temerario del instinto
ni pena ni precinto
ni castigo.
Nada quiero, ni quiero
señales de diluvio pasajero
ni luz de luna llena,
ni lágrima de sal ni sed ni nada,
ni boca enamorada,
ni besos a la hora de la cena.
©


Del libro Llevarás en la piel.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Tango

En el abrazo firme en que la toma
encierra una tristeza arrabalera,
como quien lleva presa una paloma
y la retiene en besos, prisionera.
Rescoldos de una hoguera,
el tango se conversa en mudo idioma,
erotismo de blanda borrachera
que enlaza y amaroma.
La piel contra la piel, como desnudos,
en un cerco de nudos
que baja desde el alma a los talones;
lo mismo que una pena demorada
que lleva en el umbral de la mirada
un peso de redondos lagrimones. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Ilustración: Liz Mc Kay.
Recitado en FM Palermo.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Ilusa

Avanza a contramano de la vida
ilusa y convencida de las cosas
y en el alma le bailan mariposas
de alegre bienvenida.
Se siente de algún modo bendecida
por la gracia de manos generosas
y aprueba las maneras azarosas
del canto y de la herida.
Cultiva sin temor el alto empeño
de permutar las lágrimas en sueño
con afanes de alquimia milagrera,
y porta en el solsticio de la frente
un arpegio de risa adolescente
y una verde pulsión de primavera.

Del libro Llevarás en la piel.
Ilustración: Andrea Rogel.

martes, 28 de noviembre de 2017

Patatín, Patatán

Patatín, Patatán, que mala vida,
los ratones persiguen a los gatos,
Cenicienta malvende sus zapatos
y el príncipe del cuento se suicida,
miss Alicia no encuentra la salida
y lo acusan a Abel de malos tratos,
entre tanta maraña de relatos
Blancanieves se hace la dormida,
Marilyn despromete las promesas
y el niño Peter Pan rapta princesas
mientras Wendy se quema de deseo,
Julieta se masturba en la poltrona
y en las noches ardientes de Verona
no hay balcones de amor para Romeo. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en Radio UAI.

Nana

(Canción de cuna para dormir a una muñeca)

Brilla el sol en la ventana
como un tubo de neón,
figurita de cartón
rojo como una manzana,
cuando me quieras, mañana,
te daré mi corazón.

Con ajuar de porcelana
y braguitas de algodón,
luna menguante, colchón
y una cobija de lana,
cuando me quieras, mañana,
te daré mi corazón.

Seis días a la semana
y el domingo de pasión,
dos cartas en el buzón
con besos de boca grana.
Si no me quieres mañana,
devuélveme el corazón. ©

Del libro Llevarás en la piel.

lunes, 27 de noviembre de 2017

Fetiche

Tacón de aguja,
aquelarre de brujas,
fuego encendido.
Encaje y bragas,
corazón que naufraga,
beso y latido.
Ronco deseo,
afiebrado Romeo
por la cornisa.
Manos filosas
deshojando la rosa
de tu camisa.
Adán primero,
torrentoso aguacero
sobre tu ombligo.
Roja conjura,
virginal quemadura,
pero conmigo.
Enjambre y fruto
de un jardín diminuto
de carne en celo.
Como dos fieras
atizando la hoguera
que prende el cielo. ©

Del libro Oceanario.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Pájaramente (haikus de trinos verdes)

“Estaba la pájara pinta,
sentada en un verde limón...”


Pájara pinta
deslumbrada que entintas
mis alegrías;
gorrión del aire
que surcas Buenos Aires
al mediodía;
paciente hornero
de pechera y sombrero
pardo rojizo;
paloma bruna
encendiendo la luna
del Paraíso;
rauda gaviota,
de corales y notas
sobre la orilla;
zorzal que vuela,
corazón que consuelas
y maravillas. ©

Del libro Llevarás en la piel.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Destierro

"Y al final números rojos
en la cuenta del olvido..."   JS.

Yo que tuve tu amor entre los labios
como un río de sed inagotable,
espiga de trigal alimentario
para saciar el hambre.
Que probé de la flor semilla y cardo
al alba de novicios despertares,
tu boca de carmín y el tallo blando
del celo de tu carne.
Yo que todo tomé por alimento,
tu vientre, tu cintura,
las ingles, el ombligo, la garganta,
hoy elijo ayunar y en el destierro
de este pacto de hambruna
ya no quiero morder la fruta amarga. ©


Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

A usted

"Con una condición, que me dejes abierto el balcón de tus ojos de gata" (Joaquín Sabina)

A usted, señora, a usted, mi gata en celo,
revuelo del amor en catarata,
que confunde tejados con el cielo
y se limpia la boca en mi corbata.
A usted que con dos besos desbarata
las horas torrenciales del desvelo,
de las vidas que lleva siendo gata
apárteme un abril de terciopelo.
Con las otras que restan, improvisa,
yo soy un partenaire en estas lides
de ver salir el sol cuando amanece.
Te espero en el andén de la cornisa,
si precisas mi boca me la pides,
maúlla cuando quieras que te bese. ©

Incluído en el Libro Llevarás en la piel
y publicado en MundoGato.

Ilustración: Justina Kopania.