jueves, 27 de abril de 2017

Domesticarte

Sostenerte rotundo de las crines,
con las manos ardidas,
y a galope tendido por el alba
quitarnos los arneses y la ropa.
Alazana furiosa de los vientos,
corcel de carne dura,
herbívora mujer de piel morena
alimentada a gajos de simiente.
Quiero montarme hoy sobre el insomne
latir de tu deseo
con súbita premura de apetito,
y ser en soledad el cabalgante
que espeso se derrama
en el húmedo hueco de tu vientre. ©

Del Libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

Húmeda

Impenitente, húmeda y cargada
resbalas por el borde de mi mano,
tormenta de verano
desatada;
diluvio universal de agua salada
que ronda lo divino y lo profano,
como un rumor lejano 
de antigua providencia derramada.
Efímero presagio de llovizna
que tizna
el universo de la rosa,
igual que el devenir de un mar espeso
que rompe contra el beso
con ímpetu de lava rumorosa.

Del libro Oceanario.

miércoles, 26 de abril de 2017

Acordelar la rosa

Acordelar la rosa, 
ceñir el pedestal de su aposento
con esquirlas de balas inocentes
y besos de carmín, como puñales.
Sitiar su delicada fortaleza
con sutura de hilvanes carcelarios
y abatir el botón de su corola
con ajuares de insomnio.
Beberla sin pudor hasta vaciarla
de lágrimas y espinas
y volver a beber retoño y siembra;
cercarle el corazón con tempestades
de rigores de hambruna
y morder de raíz el fruto rojo. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.

domingo, 23 de abril de 2017

Apenas penas

Apenas nos amamos, sin embargo
a nadie quise más ni tantas veces
y en todo permaneces,
igual que un exorcismo de letargo;
la boca germinal, el beso largo,
la siega de los panes y los peces,
el hambre de morder tus desnudeces
con ansias de descargo.
Ya ves, nada de ti, muy poca cosa,
el último retoño de la rosa
y el sueño del jazmín que ya no existe,
un poso de tenaz melancolía
y marzo que llovía
de un modo laboriosamente triste.

Del libro Llevarás en la piel.

viernes, 21 de abril de 2017

Horizontal

Mujer horizontal, amante plana,
diluvio de solsticio de verano,
amor, impulso llano
que a gajos de ternura se desgrana.
Tendida sobre el fin de la mañana,
vestal de un dios romano,
de cántico litúrgico y profano,
más vívida que el aire y más liviana.
Yaciente como un sol recién dormido,
estruendo del latido
que borda de agua dulce lo que toca;
al reto de mis labios ofrecida,
lo mismo que la vida
decúbito febril sobre mi boca.


Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Eduardo Urculo - "Desnuda al atardecer".

miércoles, 19 de abril de 2017

Eva

—Nada puedo negarte, nada niego,
diriges el pulsar de mi latido
y has sido
partícipe absoluto de este juego.
Virtuoso y estratego,
adánico de luna y encendido,
decretas la pulsión del estallido
y el gobierno del fuego.
Ordena y obedezco, cuadratura
del círculo de miel de la conjura
que troca la manzana en maravilla;
estigma del Edén en mi costado,
novísimo pecado
del óleo bautismal de tu costilla. ©

Del libro De diluvios y andenes.

lunes, 17 de abril de 2017

Cien años de eternidad

Tres años sin Gabo

Aureliano Buendía guarda luto
y anuda un lazo negro a su muñeca,
ya no llueve en Macondo y se reseca
el tallo del jazmín más diminuto.
Toda muerte sucede en un minuto
y el llanto es una mueca
de pena sin edad, sumaria y hueca,
que exige sordamente su tributo.
Con tristeza otoñal cierra la casa
y pone doble llave al escritorio,
oscuro territorio
donde morir es algo que nos pasa.
Olvidado y proscrito,
se remonta con Gabo al infinito. ©

Del libro De diluvios y andenes
Recitado en Radio UAI
Ilustración: Luis Velázquez

viernes, 14 de abril de 2017

Proa

A proa de tus labios, mandamiento
de lejanas orillas,
en busca de tu boca voy hambriento,
buscando un elixir de maravillas.
Un ligero rubor en tus mejillas
serena todo viento
y en mi mano cuajada de semillas
te vuelves provisión de mi alimento.
A proa de tus labios, norte, llave,
cumbre y nave
de un mar embravecido,
encamino las olas de mi beso
de amor en el espeso
océano voraz de tu latido.

Del libro Llevarás en la piel.
Fotografía: Luz Cazenave.

miércoles, 12 de abril de 2017

Romance oscuro

Con pericia de orfebre la desnuda
(procaz en el vaivén del carromato)
y ella gime de rabia como un gato
de sangre testaruda.
El domador y la mujer barbuda
deponen a la par su celibato,
cada beso de fiebre es un conato
de guerra sorda y muda.
Él, que sabe tocar donde se debe,
con manos de aguanieve
resbala por el pozo de su escote,
y la dama del vello en espesura,
perversa de ternura,
le pide que la bese en el bigote.

Del libro De diluvios y andenes.

domingo, 9 de abril de 2017

Seve

In memorian (9 de abril de 1957 / 7 de mayo de 2011)

De no ser Severiano Ballesteros
como soy y declaro,
golfista por extrañas circunstancias

que la vida dispuso a su manera,
más allá del tumor con que litigo,
de las horas de quimio interminables,
del pacífico verde de los greenes
y el césped de Saint Andrews,
con enjundia de terca certidumbre
volvería otra vez sobre la senda
de los actos vividos,
sin cambiar el detalle de una coma,
ni el sino de los astros,
porque soy Severiano Ballesteros. ©


Poema escrito al año de su partida.
Del libro De diluvios y andenes.

miércoles, 5 de abril de 2017

Tu mejor enemigo

Quiero ser esa hoguera que se funde contigo,
tu pudor inconfeso,
el que arroje tus labios a la pira del beso
en secretos rituales de ardoroso castigo;
tu mejor enemigo,
quien aceche en la noche tu callado regreso,
tu porfía, tu exceso,
quiero ser esa lengua que naufraga en tu ombligo;
el Adán de tu fiebre de pulsión cotidiana,
la primera semana
de vivir a tu lado,
tu proclama de guerra de mujer mal querida,
la manzana prohibida
y el furtivo bocado.

Del libro Llevarás en la piel.

martes, 4 de abril de 2017

Ella fuma

"Un cigarrillo se desangra en humo” (Luis Alposta)


Ella fuma y espera  
y en la noche se vuelve sed y lumbre,
mansedumbre  
de lágrima y ojera.
Traza el humo una hilera
de formas que presagian cielo y cumbre,
siguiendo una costumbre
pasajera.
Y la vida se esfuma
en un raro trajín de viento y bruma,
diluvial y lejano.  
Escenario minúsculo de hoguera, 
ella fuma y espera,  
tan lejos del alcance de mi mano.

Del libro de poemas Oceanario.

jueves, 30 de marzo de 2017

Amor de morondanga

Pero tú no, tú no, tú no... (JMS)

Ya no quiero tu amor de morondanga
ni tu beso-peluche de estropajo,
ni escarmiento de lágrimas ni andrajo
de labios de fritanga.
Por mí puedes bailar una pachanga
en la punta más alta del carajo
y arder con estertores de badajo
en congas domingueras de bullanga.
Simulacro de llanto compartido
y minga de promesas
en la tarde del último aguacero;
cada quien con su parte del olvido,
el cloruro de sodio con que besas
ya no sala la carne del puchero. ©

Del libro De lunfa somos.

Pintura: La exquisita Jeanne Lorioz.

martes, 28 de marzo de 2017

Un hombre

"Guardo en el bolsillo de mi guerrera, el mechón de pelo que me enviaste" (Carta de Miguel Hernández a Josefina Manresa, febrero de 1937). Un 28 de marzo, al alba, se nos iba (nos lo sacaron), Miguel Hernández, acaso el más hondo poeta de todos).

Hay un hombre que escribe en la trinchera,
voluntario del Quinto Regimiento,
y un fusil contra el viento
flameando con furores de bandera.
Madrid es una hoguera
de lágrimas de sal y ensañamiento
y en medio de las balas y el tormento
hay un hombre tenaz que desespera;
que dispara con versos, proyectiles
de fuegos varoniles
y pólvora de acíbar incendiada;
desdentado de hambrunas y de fosas,
que guarda en el bolsillo de sus cosas
un rizo del cabello de su amada. ©

Del libro De diluvios y andenes.

lunes, 27 de marzo de 2017

Niña mala

Busco mujer que sepa seis idiomas
(pero sólo me bese en castellano),
que cobije en la palma de su mano
jazmines y palomas;
que libre de preceptos y de axiomas
de tinte cartesiano
me bese con deleite cotidiano,
que sonría en París y llore en Roma.
Que conjure en el aire maravillas
y atraque en mis orillas
con estruendo de luces de bengala;
que no diga que no, ni si, ni cuando,
que susurre: “Me estoy enamorando”,
con un tierno mohín de niña mala.


Del libro De diluvios y andenes.
Dibujo: Giorgia Kapetanaki.

jueves, 23 de marzo de 2017

Metrorrobot

"Cuando hayas tenido un robot amante, no volverás a desear un hombre de verdad, jamás". (de AI / Steven Spielberg)

Este cuerpo que llevo de hojalata
y aluminio fundido
se insomnia con mujeres que al descuido
me intiman con candencia literata.
Aunque a veces el alma se sulfata
y amodorra el tic tac de mi latido
soy un hombre sensible y divertido
que en sulfuro de azufre se desata.
Aquí donde me ves vacilo y siento
y porto un alocado sentimiento
que tiene la firmeza de la roca;
más allá de electrodos y de penas
se erectan mis antenas
frente al beso de cuarzo de tu boca. ©

Del libro Llevarás en la piel.

martes, 21 de marzo de 2017

Otoño

"Háblame como la lluvia…” (Tennessee Williams)

El otoño frugal se te parece
(hojas más, hojas menos),
en el hilo de voz con que numeras
la rítmica llovizna de la tarde,
en el hondo cobijo de tus labios
de besos y oraciones,
que presagian con gesto de ternura
la boca con que vienes a buscarme.
Tiene tanto de ti que no sorprende
este terco aguacero con que irrumpes
sobre mis ojos secos,
en el último verde de las rosas
que en pétalos de humo se desangran,
como cristales rotos.

Del libro De diluvios y andenes.
Foto: Lilya Cornelli.

lunes, 20 de marzo de 2017

Amante probo


















Tú, Julieta 
(y yo sin escaleras)

Montesco de volcánico deseo
anota en su libreta
la calle del balcón donde Julieta
exhibe un corazón de jubileo.
Ser acaso Romeo
(el hombre más valiente del planeta),
lo envuelve en la secreta
heroica majestad de un dios ateo.
—No podrá con mi fe de amante probo,
ni vértigo ni altura
ni cárcel de cristal sobre la roca;
me muevo en la penumbra, soy un lobo
de roja dentadura,
que cerca el escondite de tu boca.

Del libro de poemas Oceanario.

domingo, 19 de marzo de 2017

Desnuda y con sombrilla

Para Silvio (de pie con expresión de Lord)

Con modales de roja maravilla
la musa de mis versos me corteja,
con pasos de cangreja
reclama como Eva mi costilla.
Desnuda y con sombrilla
en torrente de luz se desmadeja
buscando la precisa palabreja
que rime de la forma más sencilla.
Sentada en una silla
celebra Navidad y Noche Vieja,
en Cádiz, Salamanca o en Sevilla;
no parte ni se aleja,
ni juega a ser Gauguin que se amarilla,
ni se corta la punta de la oreja.  ©

Del libro de Diluvios y andenes
Recitado en radio UAI
Ilustración: Vittorio Polidori

viernes, 17 de marzo de 2017

Nadie

Desde el olvido
un conjuro de letras
hila tu nombre.


Nadie dice tu nombre
con esta santidad con que lo enuncio
frente al altar profano de la noche,
igual que una plegaria de perjurio.
Azul vocabulario de los dioses,
tu nombre es un preludio 

de antigua resonancia de labores
y salmo de homilías y de augurios.
—Amor, digo tu nombre
con porfía de pájaros nocturnos
y estruendo de leones.
Liturgia religiosa de un conjuro
de signos superiores
que busca socorrerte del diluvio.


Del libro Llevarás en la piel.
Fotografía: Elena Baca.

sábado, 11 de marzo de 2017

Lluvia

 Todo dolor sucederá en la lluvia

Llueve desde el pulso final de la tarde
con esa tristeza de antigua nostalgia
que teje la lluvia contra los cristales
con hilos de agua.
Llueve, llueve y llueve, herida de sangre
y rubia de estío la luna de guardia
se pinta los labios de colores suaves
y de harina blanca.
Llueve sin tu boca, desnudo paisaje
donde todo es humo, barro y hojarasca
de oscuras señales.
Nocturno silencio que ronda la casa
y este amor de nadie
en el desaliento de cuatro palabras.

Del libro De diluvios y andenes.

jueves, 9 de marzo de 2017

Niego todo

En la larga vigilia de mañana

¡Niego todo! Según cuenta Sabina,
los besos que no di y el beso dado,
le herida que me sangra en el costado
y el filo de la espina,
los "bares que sirvieron de oficina",
el ictus, la tristeza y el pasado,
la boca del pecado,
el cielo de la vuelta de la esquina,
la marcha de los trenes,
la lluvia que barniza los andenes,
el íntimo temor y el estallido,
la llaga de mi voz, las agonías,
los 19 días
y las quinientas noches del olvido. ©

Publicado en la Revista literaria "Signos" y recitado en Radio UAI a propósito de la aparición del nuevo disco de Joaquín.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Mujeres

Admirativamente

Fuimos musas, militantes, mensajeras,
pecadoras, puritanas, heroínas,
aprendices, penitentes, hechiceras,
libertarias, adivinas,
amazonas, marilines, misioneras,
pitonisas, ifigenias, celestinas,
benazires, inocentes, milagreras,
mataharis, alfonsinas,  
artesanas, odaliscas, mirabales,
isadoras, celestiales,
con exceso de pudores y deberes, 
artemisas, magdalenas, giocondanas,
proletarias, soberanas.  
Simplemente fuimos todas las mujeres. ©

Incluido en los libros Llevarás y Oceanario.
Pintura: Elisabeth Besnier.