sábado, 30 de abril de 2016

Centaura

Afrodita de luz, Venus guerrera,
Nereida de los mares del infierno,
centaura (zarpa y cuerno),
Medusa de indomable cabellera,
pupila de Minerva, cancerbera,
sirena de azaroso desgobierno,
Perséfone fatal de fuego eterno,
serpiente con la cola de Quimera,
Sibila de profético latido,
hoguera y estallido
de arder en un tizón de pulso grave,
Ariadna laberíntica y sonora,
novicia de Pandora,
que guardas la esperanza bajo llave.


Del libro De diluvios y andenes.

Instinto

En ti me desenredo de cardos y de espinas,
soy aire enamorado de cálida insistencia,
me llevan a tu boca pasiones clandestinas
de impúdica pendencia.
De ti traigo los ojos erectos de apetencia
y el beso irreverente de amor con que calcinas
el hambre de mis labios que liban a conciencia
la miel de tus colinas.
En ti, la piel en llamas de hogueras libertinas
en un ardor insomne de terca incandescencia
que emerge de las ruinas,
en tanto tu me quieras sin orden ni prudencia,
febril en el instinto del pulso que potencia
mis manos masculinas.

Incluído en Llevarás en la piel.

Cruella de Vil (Cuento reivindicatorio)


Cruella de Vil no es lo que aparenta
ni colecciona perros ni tapados,
detrás de sus ojitos almendrados
con dulce de vainilla se alimenta.
A fuerza de querer perdió la cuenta
de amores contrariados,
sin príncipes de cuentos encantados
que le calcen su pie de Cenicienta.
Con dálmata ternura
exhibe en blanco y negro la conjura
de miel que la convoca.
Yo la quise querer, pero no quiso,
acaso al Paraíso
se ingrese por los labios de su boca. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Fotograma de la peli 101 dálmatas.

lunes, 11 de abril de 2016

La insoportable levedad del amor

Igual que las mujeres de Kundera,
con ademanes leves,
te vuelcas en mis manos y te llueves
más liviana que el aire y más ligera;
ardida y pasional, niña viajera,
de todo te conmueves,
del dorado destello de las nieves
y del tiempo finito de la espera.
Con secretos modales de conjura
abriste la cifrada cerradura
del amor y la hoguera,
y después del volcánico estallido,
te lanzaste a las aguas del olvido,
igual que las mujeres de Kundera.

Del libro de poemas Oceanario.
Fotograma de la peli de Philip Kaufman.

viernes, 8 de abril de 2016

Boda naval

Hoy toca cuento.

La merluza de mar y el pez espada,
cansados de jugar a la escondida,
acuerdan con firmeza sostenida
unir lecho y almohada.
La "merluccius" coral, comprometida,
febril y enamorada,
lo besa con la boca almibarada
en la orilla de sal amanecida.
¡Ah, los tiernos amantes!
(Agua tibia de mar que los contiene
en esquiva liturgia de odisea),
ponen fecha de nupcias, Dios mediante,
el diluvio que viene,
cuando baje el turbión de la marea.


Del libro Llevarás en la piel.