lunes, 31 de julio de 2017

Domingo por medio

Domingo por medio se muere de pena,
con esa tristeza de fin de semana,
herida de sueños, fugaz y liviana,
como una sirena.
Domingo por medio, umbría y ajena,
igual que la lluvia contra la ventana,
en el desamparo de cada mañana 

de sal y de arena.
Redonda mudanza de gris desaliento,
como una consigna que llega en el viento
cada quince días.
Igual que un comando que toma rehenes,
milagro mediante, el viernes que viene
tocará alegría.

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Giorgia Kapetanaky.

sábado, 29 de julio de 2017

Renacer

 Lloró de más cien noches con sus días
y al final de la noche ciento una
en el claro reverso de la luna
dibujó un corazón de rebeldía.
Se quitó de la piel el alba fría
y la cruz de la pena inoportuna,
el ayuno de besos y la hambruna
de la melancolía.
Mudó de piel y ardió con nueva llama
dejando el melodrama
de llorar sobre el llanto derramado.
Creyendo en lo imposible,
se supo de algún modo, combustible,
y se prendió de amor, lado por lado.


Del libro Llevarás en la piel.
Fotografía: Peter Lindbergh,

jueves, 27 de julio de 2017

"Desconjuros" (casi-cuento)

Era un sapo de verde contingencia
invocando linajes de alto brillo
y una joven de espíritu sencillo

de roja incandescencia. 
Dijo el sapo con cierta omnipotencia:   

—Aquí donde me ves, tuve castillo,
fui monarca del Reino de Membrillo 
allá en mi adolescencia.
El escuerzo galán jura y perjura
que una boca galana
romperá con un beso la conjura.
Un domingo de abril, por la mañana,
se besan con ardor de quemadura
y la niña carnal se vuelve rana.

Moraleja:

Nunca creas en cuentos de princesas,
la vida cotidiana
mal incumple finales y promesas.

Del Libro Llevarás en la piel.

Pintura: Olivia Beaumont.

domingo, 23 de julio de 2017

Mujer - violín

Una mujer violín de talle fino
sueña un hombre trombón de vara tiesa
que la tome en sus brazos (niña presa),
en oscuro temblor de torbellino.
Que la vuelva botín de su destino
con sonoros augurios de promesa
y en la llama del beso que la besa
la torne cuenco y vino.
Clavijas, cuerdas, taza,
fabula que el trombón que la acoraza
de notas en manojos,
la desnuda con fuerza de aguacero
y armoniza su eximio clavijero
con el puente soporte de sus ojos.

Del libro De diluvios y andenes.

viernes, 21 de julio de 2017

La coleccionista

Colecciona con férrea disciplina
arlequines de rubia cabellera,
agujas de relojes de pulsera,
banderas de la china,
manuales de recetas de cocina,
semillas de alcanfor, besos de cera,
ojales con botones de madera
y lunes de oficina,
aviones de papel y marcos viejos,
hollejos
desasidos de las frutas,
confesiones de amor en los espejos,
astillas y trebejos
y diluvios de gotas diminutas.

Del libro De diluvios y andenes.
Fotografía: Cereal Killer


lunes, 17 de julio de 2017

Fuimos

Fuimos el beso,
la alegría y el peso
de toda duda,
Adán y Eva,
la caricia más nueva,
la piel desnuda.


Fuimos los dedos
enredados de enredos,
tuyos y míos,
las tercas manos
de amarillos veranos,
fuimos el frío.


Fuimos la casa,
la tristeza que pasa
(pero se queda),
la sed y el llanto,
el adiós en el canto
de una moneda.


Fuimos la tarde
silenciosa y cobarde
de un mes cualquiera,
la roja llama
que volvía la cama
tizón de hoguera.


Fuimos el roce
de los labios feroces
en loco juego,
la maravilla
de encender la cerilla
prendiendo fuego.


Fuimos el nudo
de los cuerpos desnudos
sobre la arena,
el desatino
de un amor sin destino.
Fuimos la pena.

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Nicoletta Tomás Caravia.


sábado, 15 de julio de 2017

Jazmín y ceniza

Le suelta la cinta que ciñe su pelo
y muerde su boca con gesto prohibido,
la arroja en la cama, le quita el vestido,
ruedan por el suelo.
Feroces de besos se baten a duelo
con la rebeldía del amor ardido,
igual que dos gritos en un estallido
de lunas en celo.
Enlazan los labios con prisa de amantes,
novicios orantes
de fe primeriza,
y en la tiranía de la misma hoguera,
oración de cera,
se vuelven de pronto jazmín y ceniza.


Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Nicoletta.


viernes, 14 de julio de 2017

Nada

Impulso fuimos
y al impulso del viento
nos deshicimos


Esos dos que a filosa dentellada
compartían a besos
el hambre hereditario de los huesos
y el pan de la mirada.
Esos dos con el alma alborotada
de ayuno colosal y labios presos,
espesos
de pasión almibarada,
ya no mueren de amor ni de ceguera
ni estallan en la hoguera
de una brasa de luz amotinada.
Igual que una postal de  vidrios rotos,
oscuros y remotos,
esos dos, ya no se importan nada.


Del libro De diluvios y andenes
Ilustración: Nicoletta

domingo, 9 de julio de 2017

Rasgada

Te quiero pasional, mujer ardida,
rumor de antigua sed desordenado,
durmiendo a mi costado
desde el íntimo aliento de la vida.
Rasgada a la mitad, como subida
al beso del penúltimo pecado,
motín de intimidad, pubis tiznado
de sal humedecida.
Escándalo de piel, refugio y nido
de oceánico latido,
librada al impudor que te gobierna.
Arrullo de garganta escandalosa,
serpiente laboriosa
reptando por el tallo de mi pierna. ©

Del libro Llevarás en la piel.

viernes, 7 de julio de 2017

Trillizos (gato con "relaciones")

Tuvieron tres gatos la Gata y el Gato,
tres matas de pelos con ojos y patas,
le sirven de cuna dos viejos zapatos
y abrigan sus sueños con una corbata.
Tres gatos tuvieron Don Gato y la Gata,
sin noches de bodas ni ley ni contrato,
furtiva de sombras la luna novata
tutela la ronda de aquel triunvirato.
—Tuvimos tres gatos y gata ninguna
lamenta con llanto de mala fortuna
la señora Gata por los callejones;
y grave de amores, Don Gato encendido,
felino de besos, le dice al oído:
—Yo te haré montones. ©

Del libro Oceanario.

martes, 4 de julio de 2017

Muñeca rota

Se quebranta de amor y se impacienta
en el cuenco profundo de mi mano,
vano
impulso de sed y vive hambrienta
de mi boca que a besos la alimenta,
como un gorrión liviano
en la última tarde de verano
que huele a miel y a menta.
Exorcismo de grave desvarío,
en su largo dolor (que es casi mío),
un recuerdo de lirios la derrota.
Jirón, gallo de riña,
niña
ciega sin mí. Muñeca rota.  ©

Del libro Llevarás en la piel.
Ilustración: Alexander Timofeev.

sábado, 1 de julio de 2017

Tarzana

Voy a volver, mas tarde que temprano,
pero voy a volver, habrá un regreso,
no tengo más abrigo que tu beso
ni más norte que el norte de tu mano.
Voy a volver, lo sé, no juro en vano
y aguardo el cumplimiento del suceso,
te lo dirán las rosas, lo confieso,
hablando floralmente en castellano.
Selecciona el ajuar de bienvenida,
abre cercos y puertas
y sale al mirador de tu ventana.
Julieta de Romeos mal querida,
Robinsona de playas tan desiertas,
mi Gioconda, mi Wendy, mi Tarzana. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Dibujo: Sarah Bishop.