martes, 27 de diciembre de 2011

Adío, me voy del Blog



Canción de cuna para dormir a una mujer

Amarillo limón, verde luna,
corazón (con acento),
que me quiera tu boca o ninguna
con dos besos de amor en el viento;
belicismo de gata gatuna,
talismán de portento,
en tu vientre de ardor y de hambruna
con miguitas de pan me alimento;
soy el aire que tizna tu aliento,
aguijón y tormento
que alborota tu piel de aceituna,
nocturnal, como un ángel sediento,
corazón (con acento),
amarillo limón, verde luna.


Les dejo un arrorró para despedir el año
con los mejores sueños.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Siempre



Tengo un vago recuerdo de la ropa tendida
en el fondo de casa
y una joven muchacha perfumando a vainilla
los orondos manteles y las sábanas blancas;
más liviana que el aire, se sostiene en la risa,
y si cierro los ojos me parece que canta
con un tono bajito de nostalgia cansina,
chacareras y zambas;
bendecida mirada que mis días de entonces,
con amor primerizo,
cobijaron por siempre repitiendo su nombre,
y la niña del cuento que me dice al oído:
“si me pierdo en la noche,
en cifrado silencio, dí que vienes conmigo”.


Incluído en el libro Llevarás en la piel.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Mujer en verde


Sasha / Marcela Gutierrez

Mujer de verde mudanza, melancolía,
que llegas desde lo verde de la corteza,
lucero verde del cielo del mediodía,
me duele el pálido verde de tu tristeza,
tu beso de savia verde ya no me reza
ni verde tu boca verde muerde la mía,
los ojos del marco verde de tu belleza
derraman lágrimas verdes de orfebrería,
apenas tus labios verdes de verde luto
mordieron la pulpa verde del verde fruto
surgió de mi mano un lecho de verde río,
mordisco tinto de sangre de rabia verde,
de verde, cuando la vida te lo recuerde,
el llanto verde que lloras se hará rocío.

Poema incluído en el libro Llevarás en la piel.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Sur



“hasta tocar el grito que te habita…” (Tomás Segovia)


Siete pasos al sur de tu ombligo
un imperio de sal se amotina,
luna roja de savia y resina,
de alimento y abrigo,
evangelio de premio y castigo,
incensario de escarcha marina,
rosa tibia que oculta su espina
(¿quién pudiera tenerla consigo?)
Siete pasos al sur, solamente,
aguamiel torrencial de la fuente
donde voy al impulso del viento,
espejismo de espuma y de roca,
manantial que provoca
patrullar sus orillas sediento.

Incluído en el Libro Llevarás en la piel.

martes, 29 de noviembre de 2011

Junín (en el alma)





Como un cielo de plomo

Me duelen estas manos de no usarlas contigo,
esta espina furiosa a los besos clavada,
la lluvia interminable que tizna la mirada
de estos ojos que llevo con rencor enemigo;
me duelen estos labios de enconado castigo
que no llaman ni nombran el amor y la nada,
el ímprobo ejercicio de luna destemplada,
sin aliento ni abrigo;
me duele cada cosa como un cielo de plomo
de cobarde tristeza que se rompe en pedazos,
la voz deshilvanada con que te nombro, como
si una rosa de espanto germinase en mis brazos,
y este otoño de nadie y el amor con que digo,
me duelen estas manos de no usarlas contigo.

Incluído en el libro Llevarás en la piel.

viernes, 25 de noviembre de 2011

Nunca más


Rumor de llanto / Nicoletta

Día internacional de lucha contra la violencia de género.


Zarpazo

En un bolso de cuero,
sin hambruna de besos ni apetito,
guardó su soledad al infinito
y se animó a pensar: “ya no lo quiero”.
A la izquierda del cero
el insomne relámpago de un grito
en llanto de diluvio manuscrito
hilaba el historial de un aguacero.
Apagó cada luz una por una,
en el alba la curva de la luna
tramaba el aguijón de su zarpazo;
dejó sobre la mesa las dos llaves,
quemó cuartel y naves,
y se fue del amor dando un portazo.

Huida

Cuando el amor te agobie con su peso
de plomo capital en las entrañas
y sus brazos parezcan ataduras
de nudos invisibles,
cuando cerque el impulso de tus alas,
a golpes de fiereza,
con el vano argumento de la sangre
y el íntimo descargo del latido,
cuando exija con gesto autoritario,
“la parte de tu vida que le toca”,
como un tirano bueno,
tú dile que regresas enseguida,
que vas a ver si llueve,
y corre hasta quedarte sin aliento.

Incluídos en el libro Llevarás en la piel.

lunes, 17 de octubre de 2011

Cupido


Pedro N. Sacristán

Se encaramó al amor con firme celo,
en vuelo de alunada mariposa,
con ternura de pan cortó una rosa
y la puso de adorno de su pelo,
escogió su corbata más vistosa
de enjoyado carmín de terciopelo,
grabó sus iniciales en el cielo
con enjundia de prosa;
revisó su carcaj, flecha por flecha
(espinas de juguete
con las puntas perladas de rocío),
al azar eligió lugar y fecha:
-Buenos Aires, octubre diecisiete-,
apuntó a un corazón, acaso el mío.

Incluído en el libro Llevarás en la piel.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Ayuno


Melancolía / Diego Fernandez.

"y al final, numeros rojos
en la cuenta del olvido... (JS)

Yo que tuve tu amor entre los labios
como un río de sed inagotable,
espiga de trigal alimentario
al servicio del hambre;
que probé de tu piel, espuma y cardo,
-Adán del desvarío de mi sangre-,
tu boca de carmín y el tallo blando
del celo de tu carne;
yo que todo tomé por alimento,
tu vientre, la cintura
y el rojo corazón de la simiente,
hoy elijo ayunar y en el destierro
de este pacto de hambruna,
ya no quiero morder el fruto verde.

Incluído en el Libro Llevarás en la piel.

viernes, 19 de agosto de 2011

Niño de la luna


Ileana Cerato

"no puede andar el mundo con el amor descalzo" (ATG)

Con énfasis de ovillo
se tiende en el umbral de alguna esquina
y vano de esperanzas se amotina,
con ilusión de grillo;
en el hueco raído del bolsillo
le sangra el universo de una espina
y el hambre que lo inclina
lo sigue como un perro lazarillo;
sin canciones de cuna,
la noche es un escándalo de frío
con ojeras de lágrima y hambruna.
Ese niño también es algo mío
y no hay lumbre de luna
que vele su abandono de rocío.

Incluído en el libro Llevarás en la piel.



domingo, 7 de agosto de 2011

"Desconjuros" (casi-cuento)



Era un sapo de verde contingencia,
invocando linajes de alto brillo,
y una joven de dulce adolescencia,
versada en avatares de castillo.
–Soy monarca de un Reino de Membrillo–,
dijo el sapo con cierta suficiencia
y ella (temple sencillo),
lo dejaba decir con inocencia.
El batracio galán jura y perjura
que en un beso de mística pagana
volará por el aire la conjura.
Un lunes de mañana
se besan con ardor de quemadura
y la niña carnal... se vuelve rana.

(Nunca creas en cuentos de princesas,
la vida cotidiana
mal incumple finales y promesas).

Incluído en el Libro Llevarás en la piel.


miércoles, 15 de junio de 2011

Hoguera y lumbre


Nicoletta Tomas Caravia

"No sé si tendrás otra hoguera
que te queme tanto..."

La desnudé con cierta cobardía,
(no siempre la pasión es temeraria)
y huérfana de abrigo y necesaria,
como una flor tardía,
se deshojó en mis labios, geografía
de espiga alimentaria,
carnal y hospitalaria,
bajo la luz pacífica del día.
Y fuimos el amor de tantos modos,
en todos
los espacios concebidos,
uno solo los dos, hoguera y lumbre
de roja certidumbre,
igual que dos metales encendidos.

Incluído en el libro Llevarás en la piel.

sábado, 21 de mayo de 2011

Acción y fuga

Queridos amigos, les comento que voy a andar un tiempito “en retiro de Blogger”; es una suerte de fuga temporal, porque necesito poner todo mi tiempo y energía en la conclusión de mi segundo libro.
Seguiré cada tanto dejando algún soneto, primero y principal porque me gusta compartirlo con ustedes y además porque la posibilidad de ver publicado el soneto en el Blog ha resultado ser una buena herramienta de corrección.

Los seguiré leyendo, pero no sé si podré dejar comentarios siempre y en todas sus casas, así que entenderé si ustedes dejan de realizar comentarios en la mía. Blogger es una patria de reciprocidades y está bien que así sea. (ya me he puesto en marcha y eso explica mi ausencia en sus sitios)

Es simplemente una fuga temporaria,

Besos y abrazos para el mientras tanto.

Carlos.


jueves, 17 de marzo de 2011

Seda


Eduardo Urculo.

“Flor del almendro,

Japón se vuelve escombros
de seda rota"

Con arrestos de geisha mal querida
destrenzaba la trenza de su pelo,
su mundo de origami era un pañuelo
partido a la mitad, y así partida
y en llanto de pomelo,
caminaba descalza y desvestida
por un surco del alba amanecida
con las alas heridas de su vuelo.
Espiga de bambú, flor del ciruelo,
de almendras florecida,
en actitud pacífica de duelo.
Hiere tanto la vida,
que de tanto vivir estremecida
ya no quedan gorriones en su cielo.

Incluído en Llevarás en la piel.

lunes, 7 de marzo de 2011

Trillizos


Maricarmen Pizano

Tuvieron tres gatos, la Gata y el Gato,
tres rizos de pelos con ojos y patas,
le sirven de cuna dos viejos zapatos
y abrigan sus sueños con una corbata;
tres gatos tuvieron, Don Gato y la Gata,
después de un concierto de besos al plato,
furtiva de sombras la luna novata
se muere de envidias por tal arrebato.
-Tuvimos tres gatos y ninguna gata-,
lamenta la niña con pena de plata
por los callejones,
y grave, Don Gato, de amor encendido,
felino de ardores, le dice al oído:
-Yo te haré montones-

lunes, 14 de febrero de 2011

Nuevamente... he volvido


Despacio, perezosamente, casi todavía como pisando arena. Me he traído el mar en los ojos, esperando que dure hasta el próximo reencuentro.

Ya pasaré a visitarlos.

Besos miles.

martes, 11 de enero de 2011

Menaje nupcial (casi cuento)

Connubio de metal en la cocina,
se casa el tenedor con la cuchara,
arroces por el aire y algazara
de viernes de oficina;
ajuares con retazos de cortina
destacan de la niña, mango y cara,
y el amante, con ínfulas de vara,
exhibe su prestancia masculina.
Altivo y señorial, (pero sencillo),
jurídico, el cuchillo,
expone cuatro frases pertinentes,
y la novia de cóncava ternura,
prendada del galán que la captura,
transige al apetito de sus dientes.

del Libro Llevarás en la piel.
Ilustración: Bob Carlos Clarke