martes, 31 de diciembre de 2019

Bienvenido Señor 2020


“2020”, ilusión duplicada,
doble dicha y festejo,
buen regreso Señor Año Viejo,
tenga Ud. una bella jornada.
Empezamos de nada,
como Alicia a través del espejo,
el camino será desparejo
y la carga, tal vez, demasiada.
Pero habrá que seguir, tercamente,
con serena alegría,
renovando constancia y simiente.
Dulce juego de magia y porfía,
tan de todos, tan mía.
Bienvenido Señor 2020. ©

“2020” – Carlos Casellas
Del Blog Apenas penas ©
Felicidades per tutti.

sábado, 28 de diciembre de 2019

Carta del ex novio de Cenicienta después del episodio del príncipe azul, los zapatos de cristal y el fallido matrimonio de palacio

"Contéstale que sí, aunque te estés muriendo de miedo, aunque después te arrepientas, porque de todos modos te vas arrepentir toda la vida si le contestas que no" GGM / El amor en los tiempos del cólera)

—Ya ves, no te reprocho ni me quejo
ni firmo pagarés de furia vana,
no apedreo el cristal de tu ventana,
ni atravieso el espejo.
No condeno tu dicha ni festejo
tenerte ni tan cerca ni lejana,
no maldigo tu pie de porcelana,
ni te doy un consejo.
Apenas si menciono, Cenicienta, 
que de tanto jugar al artificio
del príncipe encantado,
te dolerá mi amor más de la cuenta,
nadie olvida de oficio.
Elegiste al marido equivocado. ©

Del libro Oceanario.
Fotografía: Marat Safín
Recitado en el Tortoni y en el Café Montserrat

viernes, 27 de diciembre de 2019

Amor fou


"Si nada nos salva de la muerte,
al menos que el amor nos salve de la vida" (Neruda)

Le suelta la cinta que ciñe su pelo,
le quita el vestido  
y al tenaz empeño de cada latido,                ardorosamente, ruedan por el suelo.                          Feroces y amantes se baten a duelo, 
vigilia y ayuno del amor prohibido, 
igual que dos gritos en un estallido 
de rabias en celo. 
Avaros y hambrientos, febriles, campales, 
en el desgobierno de oscuros rituales 
de sed y sofoco,  
se buscan a besos, nupcial llamarada, 
y en la confidencia de cada mirada   
se mueren un poco. ©

Del libro Oceanario
Recitado en Radio UAI y Café Montserrat

miércoles, 25 de diciembre de 2019

Quemadura

"Yo te querré como jamás te quiso,
quien más te haya marcado" (Serrat y Sabina"

Como un simple conjuro de cal viva
ardí sobre tu piel (humana lumbre),
para encender con besos y carbones
el íntimo santuario de tu boca.
Terca fragua de luz en el latido
varonil de mi sangre,
tiznando la maraña de tu pelo
con ansia de modales incendiarios.
Cenizas, brasas, humo,
igual que un polvorín de ramas secas
ardimos de manera incontrolable.
Vigilia de futuras llamaradas,
igual que el cielo rojo
de una antigua galaxia incandescente. ©

Del libro Oceanario
Foto: Alex Aldegheri
Recitado en Radio Sensitive y Café Montserrat

sábado, 21 de diciembre de 2019

Usted y yo

Usted y yo, formales y educados
según ciertas maneras,
nos amamos lo mismo que esas fieras
que portan apetitos atrasados.
Insomnes y confiados,
al rojo crepitar de las hogueras,
con las manos agrarias y ligeras
y la boca de dientes afilados.
Honrosos y gentiles,
tan urbanos de besos y febriles,
altivos de pasión y de porfía.

Deleite y quemadura,
al alba de la noche más oscura,

yo tan suyo de usted, usted tan mía. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Recitado en el Montserrat y en la UNA.
Pintura: Nicoletta.

jueves, 19 de diciembre de 2019

Del amor inconcluso

"Y la vida siguió..."  JS

Decidí redactar el obituario
del amor inconcluso
enumerando culpas y rencores
con púdicos modales de inocencia.
Terminada que fuera la vigilia
del ayuno y el llanto,
dividí el historial de la memoria
y dispuse las cosas a tu nombre:
-Los besos que nos dimos (y negamos),
las cartas incendiarias,
la lluvia a contraluz de los cristales-
Después hubo otras noches, otras lluvias
indolentes y ajenas,
pero nada sabían de nosotros. ©

Del Libro Oceanario.

Pintura: David Hamilton.
Recitado en el Montserrat y Radio UAI

martes, 17 de diciembre de 2019

Mentiras veniales

Casi, casi, un bolero de amor.

—Dime que me quieres, miénteme al oído,
bajito, bajito, como una oración,
inventa con besos el juego prohibido
de la perdición.
Palabras obscenas de tono encendido,
esquela de sueños en algún buzón,
que con un poema te salve de olvido,
que Joaquín nos cante en una canción.
Desnuda en mis brazos que el cielo te guarde
del amor cobarde,
espina y cardón.
Miénteme te quiero, después será tarde.
¿No ves como arde
la resina en llamas de tu corazón?  ©

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Sarah Bishop.
Recitado en el Café Montserrat y Radio UAI

viernes, 13 de diciembre de 2019

Portazo

En un bolso minúsculo de cuero
(sin vigilia de besos ni apetito),
guardó su soledad al infinito
y se animó a pensar: —Ya no lo quiero.
A la izquierda del cero,
con certeza de lágrima y de rito,

un diluvio de llanto manuscrito
trenzaba el historial de un aguacero.
Apagó cada luz, una por una,
en el alba, la luna

urdía el aguijón de su zarpazo.
Dejó sobre la mesa las dos llaves,
quemó cuartel y naves
y se fue del amor dando un portazo. ©


Del libro De Diluvios y andenes-
Recitado en el Tortoni.
Soneto publicado en la Revista El Tangauta.
Pintura: Fabián Pérez.

lunes, 9 de diciembre de 2019

Como la lluvia

Con un viejo paraguas made in China
y un oscuro desvelo de entrecasa,
irrumpes en tropel de lluvia fina,
igual que un desamor que no se pasa.
Desnuda, con el alma cristalina,
de astillas y de brasa,
en tumulto de lágrima y espina
un reguero de llanto te acompasa.
Mojada del talón hasta la frente
en náutica vertiente
pareces una gata vulnerable.
Cautiva de tus miedos,
al peso de la yema de mis dedos
te llueves de manera interminable. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en el Café Tortoni y RadioUAI.

viernes, 6 de diciembre de 2019

Los amantes de la calle Centenera


























Inexpertos de amor se dieron cita
una tarde cualquiera
en un bar de la calle Centenera,
cuando el frío de agosto nos habita.
Con paciencia bendita
sortearon los umbrales de la espera.
Él volvía de alguna balacera,
ella (rosa marchita),
llevaba en el vaivén de la cartera
un torrente de lágrima infinita
y un destello de pronta primavera.
La suerte de los dos estaba escrita.
Lo que el dolor no quita, 
se vuelve, literal, viento y hoguera.

Del libro Llevarás en la piel
Dibujos: José Carlos Civit.
Recitado en el Homero Manzi y en el Café Montserrat.

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Mojada

La lluvia de los dos, que era tan nuestra,
te la llevaste toda
nomás echar la llave de la puerta
y huir a la intemperie de las sombras.
La lluvia torrencial y las modestas
que no implican ni rozan,
las que tiñen la tarde de tristeza
y acobardan el curso de las horas.
Yo, huérfano de luz, avanzo a ciegas,
al sesgo de las olas,
recolectando lágrimas y estrellas.
Tú, mojada de amor, húmeda y roja,
te llueves y te alejas,
con un beso de sal sobre la boca. © 

Del libro Oceanario
Recitado en el Café Montserrat y Radio UAI

lunes, 2 de diciembre de 2019

Eva

Y Dios te hizo mujer, carnal semilla
de la urgencia de Adán y su desvelo,
heroísmo de amor, paloma en vuelo
de incierta maravilla.
Desde el mínimo albur de una costilla
con hilvanes de miel trazó tu cielo,
la selva de tu pelo,
las ingles, el ombligo, la barbilla.
Con afanes de arcilla,
tu destino lunar, tu ajuar en celo,
la lágrima sutil del desconsuelo
que tizna tu mejilla…
Eva serás y te marcó en la frente,
el árbol, la manzana, la serpiente.


Del libro Llevarás en la piel.

domingo, 1 de diciembre de 2019

Amantes

"Y arriba está la noche llena de ojos"  (Julio)

Porque somos lo mismo,
dos ángeles heridos en el vuelo,
volando sobre el cielo
y el abismo.
Ejercicio de sed y fatalismo,
jirón de amargo duelo,
sin consuelo
ni arrojo ni heroísmo.
Se astillan los retazos de la pena,
gangrena
de un amor en carne viva.
Porque somos a lágrima batiente
dos gotas de un torrente
a la deriva. ©

Del libro Oceanario.
Pintura: Nicoletta Tomas Caravia.
Recitado en radio UAI y el Café Manzi.