miércoles, 31 de julio de 2019

Carmen

In Memorian (1980 - 2019)

Carmen Jodra Davó, donde te halles,
insomne y fugitiva,
te tire este poema de la falda,
acaso como el único testigo.
Te buscaré en las calles,
allí donde el amor en carne viva
te libre de la pena por la espalda
y amanse el corazón que va contigo.
Será que ya no duermas en tu pieza,
ni escribas en la cama
del agraz ornamento de la mora.
No supiste fugar de la tristeza
(carbón de negra llama).
La muerte ha sido siempre una impostora. ©

Recitado en Radio Sensitive.
Del Blog Apenas penas.

domingo, 28 de julio de 2019

Cúbico amor


Geómetra y amante, 
con la boca de cúbico apetito
mordí la diagonal de tu cintura
y el íntimo santuario de tu pecho;
la cumbre de tus hombros y tu espalda,
la línea de tus ingles
y el óvalo perfecto de tus ojos
donde tiembla la luna de la noche.
La cósmica galaxia de tu ombligo, 
el vértice del alba, 
tus labios de simétrica belleza. 
Polígono de amor por todos lados,
avizoré tu vientre
y fui donde sucede el sortilegio. ©

Del libro Oceanario.
Pintura: Pablo Picasso.
Recitado en el Café Montserrat y Radio UAI.

jueves, 25 de julio de 2019

San Joaquín

Porque el trazo de tus versos muere o mata
y Jimena no te quiere compartir, 

porque sangran estos ríos de La Plata 
lagrimones de pupilas sin dormir. 
Porque eliges ante todo ser pirata 

y el mañana es un pasado por venir,     
porque el filo de tu lengua nos desata

como el trazo de un mellado bisturí.  
Porque guardas en la boca tempestades 
y en el hueco de mis largas soledades 
 sobran camas, si te quedas a dormir. 
Porque siento que tus musas son las mías 
y en la rueda del pasaje de los días 
hoy señala el Santoral que es San Joaquín. ©


Del libro Oceanario
Carátula autografiada por el Troesma (gracias Iza)
Recitado en el Café Montserrat y en la Academia Porteña del Lunfardo.

domingo, 21 de julio de 2019

Rituales

Ella suele morirse de amor los domingos de lluvia, con un peso de culpa febril que le tizna la ropa, fatalismo de un viejo dolor y una lágrima diurna entintando el florido jardín con su sangre más roja. Y se muere puntual a las seis, repetida liturgia de clavarse el puñal del jazmín y el arpón de la rosa, ejercicio de muerte ritual, magisterio de angustia que enmudece el trinar de su voz y la besa en la boca. Yo la he visto dejarse morir sin poder remediarlo, deshacerse en estelas de luz y en orquídeas en armas, con un beso de tinte marrón que le nubla los labios. Ceremonia tribal de partir a la hora del alba, cuando el cielo se rompe de azul y un diluvio de marzo, de piadosa tristeza infantil sin querer la desangra. ©

Del libro Oceanario.
Imagen: Audrey Kawasaky.
Recitado en el Café Montserrat.

sábado, 20 de julio de 2019

Negro

Inodoro, la Eulogia y el Mendieta,
"que lo parió", con el dolor más triste,
se preguntan los tres por qué te fuiste,
cerrando el ventanal de la historieta.
Mientras Boggie desarma la escopeta
y apaga el cigarrillo que le diste,
la nave de crayón en que partiste
orbita el arrabal de algún planeta.
A punta luminosa de grafito
fugaste al infinito
en busca de un confín domiciliario.
Bucanero de tinta al abordaje,
que el cielo que te guarde en hospedaje
tenga al menos la forma de Rosario. ©

Poema escrito el 20 de julio del 2007, tras la partida del Negro. Publicado luego en los libros De diluvios y andenes y De lunfa somos. Editado en el Número 154 de la Revista el Tangauta. Recitado en el café Manzi y café Montserrat.

viernes, 19 de julio de 2019

Desnudamente

Tacón de aguja,
aquelarre de brujas,
noches de hoguera;
encaje y bragas,
que sin mí te deshagas,
tizón de cera.
Rojo deseo,
afiebrado Romeo
por la cornisa,
manos filosas
deshojando la rosa
de tu camisa.
Adán primero,
torrentoso aguacero,
Eva testigo;
edén redondo,
tan procaz y tan hondo
como tu ombligo.
Beso de lluvia,
corazón que diluvia
sobre tu frente;
surco secreto,
vertical amuleto,
desnudamente. ©

Del libro Llevarás en la piel
Recitado en el Café Montserrat

jueves, 18 de julio de 2019

Amantes (Soneto continuo)

En un banco de plaza a cielo abierto comenzaron a amarse sin reparos igual que las estatuas de cemento de mármoles ajados.Voraces de apetitos irresueltos, hicieron el amor como lagartos que se tumban al sol de los inviernos en orgasmos de almíbar y de barro. Ardiendo como pétalos de brasas, desnudos y febriles, se amaron con volcánico delirio. "La Sociedad Insigne de los Garcas", con severo rigor inconmovible, los arrojó al exilio. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Jeanette Jarville.
Recitado en el Café Montserrat y en el Manzi.

miércoles, 17 de julio de 2019

Ella suele dormir...

"Así pasaron los momentos pocos,
así pasaba la felicidad" (S. Rodríguez)

Ella suele dormir acurrucada
sobre el costado izquierdo, previamente
se quita las heridas de la frente
y retira el dolor de su mirada.
Él le muerde los labios como nada,
con un gesto de prisa adolescente,
la ciñe entre su brazos, dulcemente,
a fuerza de porfía delicada.
La roza con los pies y las rodillas,

le cuenta de pasadas maravillas
y le miente promesas al oído.
Ella cierra su boca con un beso,
se pone por debajo de su peso,
y piensa, sin querer, en su marido. ©


Del libro De diluvios y andenes.

Imagen: Gilles Vranckx.
Recitado en la APL y en el Manzi.

miércoles, 3 de julio de 2019

Instrucciones de olvido II

El amor en los tiempos de Twitter

Ordeno el avispero del altillo
cuatro veces por día,
estudio religión y alfarería,
leo cientos de libros de bolsillo.
Enrollo y desenrollo el mismo ovillo
(cada cual con su propia tontería),
y a fuerza de olvidar que te quería
descuelgo tu retrato del pasillo.
Quemo cartas y fotos
y escribo en el envés de espejos rotos
no soy el chico malo de la historia.
Ni te clavo alfileres,
y con ciento cuarenta caracteres
te borro del pen drive de mi memoria. ©
.
Del libro Oceanario
Fotografía:Kataryna Rzeszowska.

Recitado en el Manzi y el Montserrat

lunes, 1 de julio de 2019

Instrucciones de olvido

Hago cursos de buena convivencia,
resuelvo crucigramas,
escribo del olvido, melodramas
y te pongo de amor en penitencia.
Con excusas de agónica inclemencia
arrojo tus recuerdos a las llamas
y fugo de tristeza por las ramas
del río de tu ausencia.
Numero cada lágrima de llanto

te callo en libanés y en esperanto
y en otros seis idiomas.
Cuento erizos de mar si me desvelo
y me bajo del cielo
por no dar de comer a tus palomas. ©

Del libro Llevarás en la piel.
Foto: Katarzyna Rzeszowska.

Recitado en el Café Tortoni y en la APL