domingo, 23 de octubre de 2016

La misma luna

Una luna de gris melancolía
se suicida baleándose en la frente,
yo te busco, tal vez, entre la gente
y no sé si te quiero todavía.
Pacífica porfía
de pensar en tu amor, raro y ausente,
cobijando un recuerdo, vagamente,
en algún callejón del alma mía.
¿Quién de los dos olvidará primero
la llaga del adiós y el aguacero
de lágrima importuna?
¿Dónde estarás mujer? En qué planeta
vivirás incompleta,
mirando como yo la misma luna.

Del libro Oceanario.
Dibujo: Max Aguirre.

17 comentarios:

Carlos dijo...

vivirás incompleta...

María Bote dijo...

"La llaga del adiós y el aguacero
de lágrima importuna"

BELLAMENTE PERFECTO, AMIGO. BESOS.

Carlos dijo...

Muchas gracias María. Un beso grande.

Tita dijo...

Ya de vuelta Carlos,con grandes problemas con mi centenario padre,ya te cuento.

Fantastico LA MISMA LUNA un poco tristes los adioses y los olvidos,me encanta ese final de busqueda.

Besotes

Carlos dijo...

Hola Ana, tienes que pensar que a los cien años, uno, supongo se vuelve más vulnerable, la receta debiera ser paciencia y afecto. Envíale un saludo de mi parte.

La misma luna, el mismo amor.

Un beso grande.

Carlos dijo...

Y no sé si te quiero todavía...

Francisca Quintana Vega dijo...

¡Qué maravilla!...bueno, yo,al leerlo, he pensado: "madre mía"...(Es una exclamación propia de estas tierras, cuando algo nos asombra!
Vaya dos primeros versos...y los restantes..son geniales. Hacía mucho que no pasaba por aquí, por falta de tiempo. Y ha merecido la pena. Saludossss

Carlos dijo...

Gracias Fran, me alegra que el soneto te haya hecho exclamar "Madre mía", jeje.

Por aquí también utilizamos esa expresión para demostrar asombro.

Un beso grande.

Carlos dijo...

una luna de gris melancolís se suicida baleándose en la frente...

Carlos dijo...

Maya, sigues pasando...

Rembrandt dijo...

“Una luna de gris melancolía….”

El amor tiene esas cosas, a veces miramos la misma luna y otras un cielo sin ella, pero sabemos que en algún lugar está y nos espera para ilusionarnos otra vez con su reflejo.
Preciosos versos , dan ganas de salir a la calle y buscar esa hermosa luna (maravillas que nos regala la poesía y la naturaleza, especialmente estos días).

REM


Anoche
en tu cama
éramos tres:
tú yo la luna

O.P.

Carlos dijo...

Así es rem, la fugacidad del amor tiene mucho de luna y de inconstancia; la luna es como el recuerdo, siempre queda algo de su brillo, aún en las noches más oscuras.

Carlos dijo...

la luna y Federico...

https://www.youtube.com/watch?v=nfKaoHBfDIk

Tita dijo...

Todo musica que sabe a gloria.

Muy lindo ese video gracias.

Besotes.

Carlos dijo...

De nada, Ana.

Beso.

Rembrandt dijo...

“…cobijando un recuerdo, vagamente,
en algún callejón del alma mía….”

Seguramente.

Como ud. dice cada lectura del poema nos lleva hacia una nueva dimensión y nos sumergimos en ella. La luna nos atrae y nos condena, el amor y el desamor tienen esas cosas. La luna testigo cruel o indulgente, sigue siendo imán de los enamorados y los poetas.

REM

Carlos dijo...

La luna puede ser cómplice del amor o testigo indiferente.

Pasa que los poetas siempre miran con ojos esperanzados.