sábado, 13 de julio de 2013

La novia de Gaudí















Gaudí (el arquitecto de Dios)

La novia de Gaudí se contorsiona
hecha un nudo de viento,
columna de cristal en movimiento,
vertical amazona;
no hay ninguna mujer en Barcelona,
con su porte y su acento,
enjundia de oropeles y ornamento
que en volutas de hierro se eslabona.
El maestro con ojos de estudiante
cincela aquel diamante
de heroísmo carnal, de barro y yeso,
y graba en el ojal de su cintura
un rizo estrafalario de locura
que remata en la cúpula de un beso.

Del libro De diluvios y andenes.

24 comentarios:

Carlos dijo...

enjundia de oropeles y ornamento...

Carlos dijo...

Tengo escrito y volcado en el libro De diluvios..., una serie de sonetos que tienen como personajes a las novias / amantes / mujeres / esposas de ciertos personajes históricos, sobre la base de resaltar justamente las principales característica de estos. Aquí dejo a Gaudí y su novia.

Abrazos y besos para todas, las que leen y me lo hacen saber con sus apreciados comentarios y las otras, las que leen en las sombras.

tita dijo...

Que genio Gaudi y que genial este soneto que le has dedicado,buenisimo Carlos.

Que sentido de él volumen y la geometria tan perfecto,tenia este gran arquitecto,pasear por Barcelona y ver esa Sagrada Familia, la Pedrera o (casa Milá)el parque Guel o la casa Batlló,es un lujo para la vista y el espiritu.

Abrazos y besos para ti ,que escribes estas genialidades y nos haces disfrutar leyendo,me deja encantada este soneto.

Dime si estaras mañana con Ana.

Un beso


Carlos dijo...

Gracias Ana, disfruto mucho escribiendo este tipo de sonetos, que por supuesto intentan homenajear el perfil genial de algunos creadores que quedarán para siempre en la memoria y el corazón de la gente.

Dicen que los sonetos son las catedrales de la poesía, entonces, como Gaudí hacía catedrales yo hago sonetos. :)

Mañana me han invitado a la Academia porque estrenan una obra de tango, así que no podré salir al aire en el programa de Ana. Será la semana que viene.

Un beso grande.

Carlos dijo...

columna de cristal en movimiento...

Anónimo dijo...

Es Art Nouveau :)

Carlos dijo...

Se me chispoteó la u; gracias anónimo.

Carlos dijo...

Entre 1984 y 2005 siete de sus obras han sido consideradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.


”La belleza es el resplandor de la verdad, y como que el arte es belleza, sin verdad no hay arte”.

Carlos dijo...

Elies Rogent, director de la Escuela de Arquitectura de Barcelona, dijo en el momento de otorgarle el título:

”Hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá”.

Carlos dijo...

Gaudí vivió dedicado por completo a su profesión, permaneciendo soltero toda su vida.
Al parecer, tan sólo en una ocasión se sintió atraído por una mujer, Josefa Moreu, maestra de la Cooperativa Mataronense, hacia 1884, pero no fue correspondido.

Desde entonces Gaudí se refugió en su profunda religiosidad, en la que encontraba gran sosiego espiritual.

(lástima entonces que no hubiese nunca una "novia de Gaudí")

Carlos dijo...

La apariencia personal de Gaudí –de rasgos nórdicos, pelo rubio y ojos azules– sufrió una radical transformación con el paso del tiempo:

de ser un joven con aspecto de “dandi” (trajes caros, pelo y barba bien arreglados, gustos de gourmet, frecuente asistencia al teatro y a la ópera, incluso visitaba las obras montado en su carruaje), pasó en su vejez a la más estricta sencillez, comiendo con frugalidad, vistiendo trajes viejos y gastados, con un aspecto descuidado, tanto que a veces lo tomaban por mendigo, como por desgracia pasó en el momento del accidente que le provocó la muerte.

Carlos dijo...

El 7 de junio de 1926 Gaudí se dirigía a la iglesia de San Felipe Neri, que visitaba a diario para rezar y entrevistarse con su confesor, mosén Agustí Mas i Folch;

al pasar por la Gran Vía de las Cortes Catalanas, entre las calles Girona y Bailén, fue atropellado por un tranvía que lo dejó sin sentido.

Siendo tomado por un mendigo, al ir indocumentado y a causa de su aspecto descuidado, con ropas gastadas y viejas, no fue socorrido de inmediato, hasta que un guardia civil paró un taxi que lo condujo al Hospital de la Santa Cruz.

Al día siguiente lo reconoció el capellán de la Sagrada Familia, mosén Gil Parés, pero ya era tarde para hacer nada por él.

Murió el día 10 de junio de 1926, a los 74 años de edad, en la plenitud de su carrera.

Fue enterrado el 12 de junio, con presencia de grandes multitudes que quisieron darle el último adiós, en la capilla de Nuestra Señora del Carmen de la cripta de la Sagrada Familia.

Anónimo dijo...

Vengo de leer tu respuesta al comment del soneto anterior.
Buen día, Carlos.
Qué buena idea homenajear las genialidades de Gaudí y, como dice Ana, debe ser muy loco y maravilloso pasear por Barcelona para disfrutar de estas creaciones.
Al soneto:
"...se contorsiona / hecha un nudo de viento" me encantó. Y el "de oropeles y ornamento" condensa el estilo tan único de Gaudí: Modernismo con algo de Barroco tardío, Rococó, tal cual.
El último terceto, una joyita en cuanto a la elaboración de la metáfora.
Y sí, los sonetos son catedrales en todo sentido: por el tiempo que lleva construirlos, por ser obras maestras y por quedarse rendido a los pies admirándolos, no?
beso
san m.

Carlos dijo...

Hola San, fuera de mis sonetos más personales, sabes que también me gusta contar historias de este tipo, particularmente las disfruto muchísimo y son un desafío, porque hay que volcar en poesía, toda una vida concreta en apenas 14 renglones.

En este caso la idea era retratar a una supuesta novia de Gaudí, a partir de resaltar las principales líneas de su obra arquitectónico.
Gaudí decía que la curva era la línea de Dios y la recta la de los hombres. (no sabía, lo descubrí ahora, que está en proceso de beatificación, tal vez sea en 2016, aniversario de su nacimiento)

Por eso la contorsión, el nudo, los oropeles, el rizo, en fin, que yo de arquitectura, nada, usted sabe que mi campo es lo poético. :)

Aguanten los sonetos, la forma más bella de arte de la poesía.

Un beso con peso de catedrales.

Carlos dijo...

Humm, me gustará saber si al anónimo corrector, le ha gustado al menos un poquito el soneto.

Carlos dijo...

no hay ninguna mujer en Barcelona...

MaLena Ezcurra dijo...

Yo fui (como los chicos en la secundaria) la que hizo mención al "Nouveau" .
Sobre su poema no digo nada porque usted sabe lo que me provoca su palabra-voz-poema y también sabe que siempre leo su blog.

Es inmensurable Gaudí, por eso es muy loco catalogarlo dentro de una corriente, la manía de los críticos (que no son hacedores de nada) lo encasillan en el "modernismo" nada tan grotesco si comparamos su obra con Otto Wagner o Mijaíl Eisenstein.

Y si lo encasillo ( no es mi intención) diría que Gaudí es naturalista, habla de ello su obra mezcla de realidad e imaginación, la suavidad en los bordes, sus balcones sinuosos, donde lo mórbido llega a todo su esplendor en sus interiores.

Lo abrazo como siempre poeta. (y no soy correctora , los críticos y los correctores no sirven pa ná )


M.

Carlos dijo...

m, cómo dice que le va??, sabe que me hubiera ganado una moneda apostando que era ud; intuición que le dicen, yo también soy un poquito brujo y sé además de su gusto sobre estos temas.

Respecto de mis poemas sobre su ánimo, si, algo sé, pero no vería mal que se planteara obedecer una suerte de esquema de sencillo cumplimiento, por ejemplo algo así como 1 de cada 3, o algo más audaz inclusive: "si me roza el corazón, comento".

Abajo los críticos entonces. :)

Beso de rizos en su cintura.

Carlos dijo...

vertical amazona...

San dijo...

Pasear por Barcelona y contemplar su obras es una auténtica delicia.
Me gustó este poema. entremezcla su genio y el tuyo.
Un abrazo.

Carlos dijo...

Hola San, tu eres de Barcelona o has ido a visitar las obras de Gaudí??

Ya ves, el maestro hace catedrales y yo hago sonetos. :)

Otro abrazo.

Francisca Quintana Vega dijo...

¡El arquitecto de Dios!...¡le viene muy bien el apodo, porque si Dios hubiera necesitado que alguien hiciese por el algún edificio, seguro que Gaudí hubiera sido el elegido!.
¿Y..quién sabe? Tal vez lo eligió, de ahí las maravillas creadas por él.
El soneto es ...fenomenal, digno del destinatario. Cuando he terminado de leerlo es como si hubiera escuchado el golpe final que da el bailaor flamenco al acabar un baile...¿me explico? Espero que sí. Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Hola Francisca, el arquitecto de Dios, es una figura muy bella por cierto y es seguro que Dios se expresa a través de distintas personas, la madre Teresa, Vincent Van Gogh, Leonardo Da Vinci, y tantos otros.

También es bella la figura del bailaor con su tacazo final, así que se explica muy bien y yo, por demás, muy agradecido por lo que dices acerca de mi soneto.

Un beso.

Carlos dijo...

de heroísmo carnal, de barro y yeso...