domingo, 11 de febrero de 2018

Embate

Mujer de pudorosas intenciones,
nereida del Oriente,
en tu boca me vuelco torrentoso
como el río más denso de la tierra.
En hilera de besos te deshilas,
al pairo de mis manos,
lo mismo que la rosa de los vientos
buscando un horizonte inalcanzable.
Y tiemblas al vaivén de un exorcismo
de lágrimas marinas
que tizna el universo de tus ojos.
Mientras cruje la quilla de tu vientre
febril y pasionario
ante el íntimo embate de las olas. ©

Del libro Oceanario.
Recitado en Radio UAI.
Foto: Fabrizia Milla.

11 comentarios:

Tita dijo...

Sensualidad a flor de piel en este genial soneto,tratado como siempre con exquisito gusto,me encanta.

Eres puro temblor,un espejismo
de sal que se derrama...

La pintura de Ricardo Carpani es una maravilla.

Que tengas buena semana.


Un besote grande.

Carlos dijo...

Gracias Ani, la sensualidad para mí es pariente de la pasión y la estética.

Carpani es un grande.

Un beso grande de buen lunes.

Carlos dijo...

Mientras cruje la quilla de tu vientre,,,

Rembrandt dijo...

"...en tu playa me vierto, torrentoso..."

Un bello soneto con aire marino y todo el misterio que encierran sus aguas, esta poesía tuya navega en lo profundo de ciertos sentimientos haciendo orilla en la sensualidad.

Lo abrazo Poeta
REM

Carlos dijo...

Es relativamente reciente este poema y lo escribí para una hipotética sirena de aguas dulces, de cuerpo hospitalario y playas generosas, donde es bello llegar y derramarse.

La beso, Rem.

Carlos dijo...

en naufragio de besos te deshilas...

María Bote dijo...

"En tu playa me vierto, torrentoso"

Genial, como siempre, amigo. Besos de buenas noches.

Carlos dijo...

Hola María, has coincidido en el verso que también escogió Rem.

Un beso grande.

Carlos dijo...

que gira tras el norte de mi boca...

Tita dijo...

Ante el último embate de las olas

Sensualidad y pasion en cada linea
Con un bello final

Besotes de domingo

Carlos dijo...

Gracias Ana, la sensualidad es parte constitutiva del amor, para quien llevamos la piel en carne viva.

Un beso.