miércoles, 11 de junio de 2008

Cola de león

Hoy toca cuento con moraleja.

Mal comido león de agraz melena,                            con fuego en la mirada,
camina por la selva como nada
buscando un tentempié para la cena;
un ayuno de larga cuarentena

y hambruna prolongada,
lo tiene como fiera encarcelada,  

masticando la arena.
Un ratón en iguales condiciones,
apetente

se inmola.
No sólo tienen hambre los leones.     
 Hinca el diente
y a la cuenta de tres muerde su cola.

Moraleja:

¿Cuántas veces en nombre del valor,
queda viuda la esposa del roedor?