viernes, 7 de mayo de 2010

Literatura al paso





Los dibujos son del pintor y arquitecto uruguayo
César Rodríguez Musmanno, para la ilustración del libro
“Bares en lluvia”.

En un bar de agitado movimiento,
la pena inapetente del poeta,
escribe del dolor, hora completa,
con tinta de su aliento;
detrás de la ventana, la silueta
de una niña ligera como el viento
se cruza ante sus ojos y al momento,
"pasó el amor", anota en su libreta.
Con el alma en unción de desvarío
apunta sobre el margen de la hoja:
"la lluvia nos aleja y hace frío
y un otoño de besos se deshoja,
la lágrima de llanto que nos moja,
parece un escarmiento de rocío"


Este soneto integra el libro Llevarás en la piel.

63 comentarios:

Carlos dijo...

Pato, te cuento que retiré el post anterior para corregirle algunos detalles. Gracias por pasar a "leeerlo" y por los comentarios que me dejaste desde tu México ardiente. :)

333 besos.

Carlos dijo...

Infinidad de veces, el sereno pasaje de una tarde me ha visto lápiz y papel en mano, garabatear palabras, detrás de la ventana de algún bar, mirando pasar la nada.

Casí diría que tal situación está en los genes de los que llevamos tinta en la sangre, como una suerte de precepto evangélico imposible de eludir, lo mismo que rezar en misa, enamorarnos de todas cuando llueve, o no apoyar los codos en la mesa. :)

Besos y abrazos.

A los que pasan, leen y comentan, ración doble.

A los que pasan y leen, las ganas de que les guste lo que leen.

A los que no pasan...

Carlos dijo...

Café Tortoni

"Arrellanado ante una mesa del Café Tortoni, siento que comparten mi pocillo los fantasmas..."
Edmundo Guibourg (recordado escritor, periodista y crítico de teatro)

La ubicación original era en Esmeralda y Rivadavia. En 1880 se trasladó a la actual. Cuando se abrió la Avenida de Mayo, fue necesario construir una fachada sobre la nueva arteria, trabajo que estuvo a cargo del arquitecto Alejandro Christophersen. Las mesas con turistas (a primera vista, la mayoría) alternan con las de los parroquianos locales. Los flashes no dejan de iluminar cada tanto el enorme salón, que alguna vez contó incluso con una peluquería, hoy convertida en sala de exposición. Antes de llegar al fondo, donde están los billares, Carlos Gardel, Alfonsina Storni y Jorge Luis Borges comparten una mesa.

Cuando se menciona al Tortoni es casi un acto reflejo enumerar a las personalidades que lo frecuentaron. Benito Quinquela Martín, Juan de Dios Filiberto, Alfonsina Storni, Marcelo T. De Alvear, Carlos Gardel, Federico García Lorca, Arturo Cuadrado, Luigi Pirandello, Conrado Nalé Roxlo, Xul Solar son algunos de los "fantasmas" a los que hace referencia Guibourg.

Fecha de apertura: fundado en 1858 por el señor Touan, un frances que lo bautizó así en recuerdo del Tortoni parisino.
Dirección: Avenida de Mayo 825/29 Montserrat

Carlos dijo...

Viejo Café Tortono / Baldomero Fernadez Moreno.

A pesar de la lluvia yo he salido
a tomar un café. Estoy sentado
bajo el toldo tirante y empapado
de este viejo Tortoni conocido.
¡Cuántas veces, oh padre, habrás venido
de tus graves negocios fatigado,
a fumar un habano perfumado
y a jugar al tresillo consabido!
Melancólico, pobre, descubierto,
tu hijo te repite, padre muerto.
Suena la lluvia, núblanse mis ojos,
vomita el subterráneo alguna gente,
pregona diarios una voz doliente,
ruedan los grandes autobuses rojos.

Carlos dijo...

Café Tortoni
Horacio Turner

Esquivando almanaques te rejuno
en tu yoyega rúa y chamuyante
y en tus mesas, con un deschave rante,
te escraché con los versos del ayuno.

Al moisés del recuerdo en que te acuno
le sacudo un plumero laburante:
veo claro a Quinquela marinante
y al AZUL que Rubén batió oportuno.

Entre fumata y gin, dueto y neblina
en tu bodega el OCRE de Alfonsina
al cuore gatilló y le hizo un buco.

Vos sos jovie Tortoni en la bohemia
– con tus orres finolis de Academia –
igual que el as de espadas para el truco.

Carlos dijo...

Café Tortoni
Eduardo Ranea

Refugio de taepos nocturnales
que con feca atraían a las musas
inspirando sus versos, rantifusas,
culpables del esplín y de sus males.

En el «FECA TORTONI» y a raudales,
cantándole a las paicas y minusas,
brotaban las cuartetas con las fusas
alumbrando en un tango de arrabales.

Hoy como ayer sos feca de lumbreras,
de troesmas de música y de rima
que llenan servilletas con quimeras.

Que jamás tu existencia quede trunca
ni el alma de inmortales que te anima.
¡FECA TORTONI, no te mueras nunca!

Ascanio dijo...

Demonios!!!...men...se te metió el demonio... sin duda, es poesía. Genialidad.

Alf.

Ascanio dijo...

Siii... sensaciones endemoniadas...Dios te salve poeta... o conocerás el infierno, en donde reinan sensualidades baratas. Pero que gustan y encantan a la gente... XD.

Carlos dijo...

Alfredito, hoy ando tanguero y nostalgoso. Detrás de los ventanales de algunos cafés de Buenos Aires es imposible no mutar en poeta.

Supongo que por los "Peruses" debe pasar lo mismo. Un abrazo, hermano, cargado como un café.

Carlos dijo...

Lorca, cuando su visita a la Argentina, no solo visitó el Café Tortoni, sino que se hizo habitué cuando sus encuentros con la Generación del 27 no eran sólo formales, sino necesarias para el poeta. Allí, con Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares, Jorge Luis Borges, entre otros, compartió tertulias y hasta hizo bocetos de su nueva obra a estrenar en Buenas Aires: Yerma. Tal vez fueron celos lo que le llevó a Borges decir del poeta granadino: “Lo que no me gusta de Lorca es que trabaja de andaluz todo el tiempo”.

Federico amaba Buenos Aires, tanto que en las cartas a su padre hay una muy significativa que pone:
“Buenos Aires es una ciudad maravillosa; es como me gustaría que fuera España: cosmopolita, llena de amigos, desprejuiciada, tumultuosa, desbordante de vida y de cultura. Mientras que en Madrid silban y patalean cuando no entienden una obra, en Buenos Aires te agradecen la dificultad, les gusta exigirse, son un público maravilloso. De Londres, de París y de Nueva York me fui casi disfrutando la partida, pero sufriré mucho al dejar Buenos Aires“.

Cuando Lorca fue detenido y fusilado por los falangistas en la noche del 19 al 20 de agosto de 1936 la noticia sacudido al mundo. En Argentina se puso la bandera a media hasta y se lo lloró con desconsuelo.

Federico no sólo tiene una calle en Buenos Aires (y otras tantas en diferentes lugares de la Argentina), algunas plazas y varios monumentos, sino que dejó su huella indeleble en el espíritu de todos los argentinos. Tanto que más de uno, con sonrisa socarrona, mientras te guiña un ojo te dice: “¿Lorca? Lorca es argentino, che”.

...flor deshilvanada dijo...

Nos vemos acá, en el nuevo post :P

Así te imagino a vos, sentado en un café con la libretita en la mano y un lápiz faber, dejando correr tu imaginación de poeta enamorado de lo que hacés.

Me fascina como completas los posts con información extra y musicalizados con tangos.

Un beso inmenso, morocho porteño!!

Lindo finde! :)

Carlos dijo...

Hola Vange, es bueno encontrarnos de post en post. :)

Te digo que escribir en el tumulto de algún bar y tener la posibilidad de abstraerse del mundo, es una suerte de pequeño milagro (y ni te cuento si llueve)

A fuer de sincero, en estos días de siglo XXI, te cuento que a veces cambio la libreta por una netbook. (ah esto de la poesía tecnológica) :)

Me alegra que te fascine el agregado de información, pienso que está bueno contar un poco de la Buenos Aires en que vivo (también lo hago con mi Blog de fotos) para quien no tiene la suerte de habitarla. :)

Buen finde también para vos, Vangelita, hoy, segundo sábado toca jornada de reiki. Por aquí, sol pleno.

Cambio y fuera. :)

MaLena Ezcurra dijo...

El amor anida infinito a partir de un instante.

Imagino el bar, al poeta, la lluvia, la niña.

Maravillosa melancolía.


Te abrazo en sábado de gloria.



M.

MaLena Ezcurra dijo...

Me olvidaba, qué cabeza!


Adoro tus relatos al igual que Vange, acompañando al post.


M.

Carlos dijo...

Piedra libre para Malena en la mesita del fondo, la que da a la calle Perú. :)

Imagino Malena que imaginas.

Beso redondo de sol.

Carlos dijo...

De todo te olvidas! Anoche dejaste
aquí, sobre el piano que ya jamás tocas,
un poco de tu alma de muchacha enferma:
un libro, vedado, de tiernas memorias.

Íntimas memorias. Yo lo abrí, al descuido,
y supe, sonriendo, tu pena más honda,
el dulce secreto que no diré a nadie:
a nadie interesa saber que me nombras.

...Ven, llévate el libro, distraída, llena
de luz y de ensueño. Romántica loca...
¡Dejar tus amores ahí, sobre el piano!...
De todo te olvidas, ¡cabeza de novia!

:) Me alegra que disfrutes de ellos.

Carlos dijo...

Ahora el olvidadizo soy yo, el poema "El secreto", pertenece a don Evaristo Carriego, el gran maestro de Mario Benedetti.

seraquenoseve dijo...

Carlos

Que post tan rico y tus commts geniales, fíjate que te imagino tan bohemio y varias veces pasas por mi mante en un bar con ambiente tangero, inspirandote.

Y efectivamente, desde México ardiente; se antojan esos días de lluvia... nostalgicos.

Besote

Carlos dijo...

"El Gran Café Tortoni de Buenos Aires, situado en la Avenida de Mayo de la capital del Plata, ha cumplido ya 150 años de fidelidad a sus clientes… y a sus viejos y queridos fantasmas, que se acodan en el mostrador, antes de que el café abra sus puertas, para beber el aguardiente canalla de las madrugadas.
En el Tortoni se desintegra de noche la greguería de Ramón Gómez de la Serna: “Hay que tener cuidado con la noche, porque nada más empezar está borracha de vino triste”.
El Tortoni es una institución de Buenos Aires. Como el obelisco de la Plaza de la República, la estatua de El pensador de Rodin, frente al imponente edificio neoclásico barroco del Palacio de las Leyes, y los portones amplios, limpios y umbríos de los versos de Mario Binetti.
El viejo café, señorial y familiar a la vez, es el detalle de Buenos Aires que aproxima esta ciudad sudamericana, tan europea, a otras que también tienen cafés antañones y famosos.
El Gijón de Madrid, el Select hemingweyano de París, el “Have a coffe on a coffin” del Soho londinense –en el que bebía uno hace muchos años vino en porrón de cristal valenciano, codo a codo con Dirk Bogarde-, el Brasileira de Lisboa –con las telas amarillentas en los muros húmedos, que tan bien describió el periodista y café-maníaco Joao Portela- o el Greco de Roma, con el ectoplasma de D’Annunzio estampado en “bleu d’horizon” contra la puerta, como un aldabón.
Escritores más o menos malditos, empleados de las oficinas cercanas, señoras mayores que van a tomar el té, periodistas, hombres de negocios, turistas, truchimanes, “brokers”, abogados, pintores, estudiantes y otros ejemplares de la fauna urbana toman a diario el café Tortoni como quien toma la barbacana de un castillo.
Famosa fue La Peña del Tortoni, que integraron, entre otros, Quinquela Martín, Tomás Allende Inagorri, Augusto González Castro, Pedro Herreros, Celestino Fernández y Ricardo Viñas. Casi todos esos pintores, músicos y periodistas que acaudillaba Quinquela Martín, venían de La Cosechera de Avenida de Mayo y Perú.
Por el Tortoni desfilaron Carlos Gardel, Enrique Santos Discépolo, Jacinto Benavente –que comandaba en Madrid una tertulia de lujo en El Gato Negro-, Arthur Rubinstein, Alfonsina Storni, Luiggi Pirandello…
Fue tema de un tango, “Viejo Tortoni”, de Eladia Blázquez y Héctor Negro.
En su sótano se despliegan todo tipo de actividades artísticas: exposiciones de pintura, conferencias, presentaciones de libros, recitales…
El rítmico flujo y reflujo de las bolas de billar, al fondo. Veladores de mármol. Café caliente y cócteles. A la hora del té, pastelillos de crema con canela...."

Texto de José Luis Alvarez Fermosel. (el caballero español)

Carlos dijo...

Hola Será, que grato pasar por el"café" esta mañana y toparme con tanta gente que quiero. :)

La verdad es que me parezco bastante al poeta del post. :)

"se cruza ante sus ojos y al momento,
pasó el amor, anota en su libreta"

Un beso grande de mi otoño porteño para tu primavera mexicana.

...flor deshilvanada dijo...

Mi comentario no se publicó? Estaba apuraba me habré comido el click de publicar comentario.

:(

Snifff

...ta tarde vuelvo.

Muask.

Carlos dijo...

Si, Vange, se publicó y yo te contesté (salvo que te refieras a un segundo comentario)

Te espero. :)

Carlos dijo...

Viejo Tortoni / Tango
Música: Eladia Blázquez
Letra: Héctor Negro

Se me hace que el palco llovizna recuerdos,
que allá en la Avenida se asoman, tal vez,
bohemios de antaño y que están volviendo
aquellos baluartes del viejo Café.

Tortoni de ahora, te habita aquel tiempo.
Historia que vive en tu muda pared.
Y un eco cercano de voces que fueron
se acoda en las mesas, cordial habitué.

Viejo Tortoni.
Refugio fiel
de la amistad junto al pocillo de café.
En este sótano de hoy, la magia sigue igual
y un duende nos recibe en el umbral.

Viejo Tortoni. En tu color
están Quinquela y el poema de Tuñón.
Y el tango aquel de Filiberto,
como vos, no ha muerto,
vive sin decir adiós.

Se me hace que escucho la voz de Carlitos,
desde esta "Bodega" que vuelve a vivir.
Que están Baldomero y aquel infinito
fervor de la "Peña", llegando hasta aquí.

Tortoni de ahora, tan joven y antiguo,
con algo de templo, de posta y de Bar.
Azul, recalada, si el fuego es el mismo,
¿quién dijo que acaso no sirve soñar?

Patricia 333 dijo...

Pero si me habías dicho que prefieres el TE que el Café , mira que sorpresa hoy hablas de Café ... No hay como un lindo lugarcito para escribir poemas como una cafetería tomando un delicioso CAFÉ :)

Gracias por explicarme lo que paso con mi comentario anterior

Gracias a .flor deshilvanada por decir que soy una Dama jajajaja si que los soy pero muy besucona ya que le lleno al Poe de besos sus Poemas :)

Con el alma en unción de desvarío
apunta sobre el margen de la hoja ...... 333 Besos para esa Alma apuntadora .

guillermo elt dijo...

Una preciosa escena de bar de ventanales, mesas de marmol y camareros de mandil con cafes con leche en sus bandejas... y unos bollos, para matar el hambre hasta la hora de la cena.

un Abrazo.

Carlos dijo...

Pato, suena paradógico pero yo voy a los cafés y entonces la camarera, diligentemente me acerca una carta con 2000 variantes de café posibles y yo encargo un té. :) (un día me van a echar)

En Buenos Aires hay cafés que son mágicos.

Gracias por "volveeer" :)

Un besote.

Carlos dijo...

Guille, la tertulia creativa en un café es maravillosa. El run run de los clientes, el olor que se desprende de la máquina de café, el ajetreo de los mozos y yo, garabateando letras. :)

Un abrazón.

Carlos dijo...

El primer café de Buenos Aires se abrió en 1799, en la actual esquina de Pte. Perón y San Martín; se llamó Café de los Catalanes (1799 - 1873). Y fue uno de los escenarios elegidos pare las primeras manifestaciones antivirreynales; fue contemporáneo de la Revolución de Mayo; mientras que los súbditos del rey Fernando VII se reunían para conversar en el viejo Café de Marco (1801 - 1871). Parece que existía una pica bastante virulenta entre los parroquianos de Los Catalanes y los del Café de Marco, lugar vecino al solar que actualmente ocupa el Congreso Nacional (los Catalanes servía como tribuna política y competía con el de Marco, donde concurrían los morenistas, "muchachones perdidos y sin obligaciones" -según dijera Deán Funes, puntero del saavedrismo-, tales como Francisco Seguí, Lucio Mansilla o Julián Álvarez).

Eva dijo...

Llega tu recuerdo en torbellino,
vuelve en el otoño a atardecer
miro la garúa, y mientras miro,
gira la cuchara de café.

Nuestro Cátulo.




Paso que pasaba. Lástima que no llueve.

Carlos dijo...

Eva (pensé que habías retornado al Paraíso)

"¡Lo mismo que el café,
que el amor, que el olvido!
Que el vértigo final
de un rencor sin porqué...
Y allí, con tu impiedad,
me vi morir de pie,
medí tu vanidad
y entonces comprendí mi soledad
sin para qué...
Llovía y te ofrecí, ¡el último café!" (de Cátulo y Stamponi)

Un beso.

Carlos dijo...

Hablando de Cafés, les dejo el audio de un milongón, para quien quiera escucharlo.

En un feca
Tango 1924
Música: Autor anónimo
Letra: Autor anónimo

En un feca de atorrantes,
rodeado de escabiadores,
un malevo sus amores
rememora sollozante.
En tanto, los musicantes
pul...
pulsando los instrumentos
lle...
llenan de tristes acentos
el feca tan concurrido
donde chorros aguerridos
triste sue...
triste sueñan con el vento.

Con tu pinta de diquera
me hici...
me hiciste mucho aspamento,
me trabajaste de cuento,
como a un otario cualquiera.
Y de la misma manera
me hici...
me hiciste tirar la daga
y pa' colmo de mi plaga
yo punguié por tu cariño,
me engrupiste como a un niño
pero esa...
pero esa deuda se paga.

Como tu fin ya está escrito,
fácil es de imaginar,
muy pronto irás a parar
a manos de un compadrito.
Y cuando ya esté marchito
ese...
ese cuerpo compadrón
algún...
algún oscuro botón
será el llamao a cargarte,
nadie quiere el estandarte
si es lun...
si es lunga la procesión.

Candela Martí dijo...

Carlos, un inmenso placer volver a leerte, amigo mío.
Soneto excelso y precisas y detalladas observaciones sobre los más importantes cafés internacionales, frecuentados por grandes poetas.

Me alegra volver a tu casa. Un abrazo fuerte, poeta.

Carlos dijo...

Hola Candela, tanto tiempo; para mí también es una gran alegría volver a verte y saber que me sigues leyendo.

Esta vez me sorprendiste en el café de la esquina, trazando endecasílabos. :)

Un beso.

Patricia 333 dijo...

En un feca de atorrantes,
rodeado de escabiadores,
un malevo sus amores
rememora sollozante.

Lo he escuchado , me gusto :)

333 besotees , hoy en Mex es dia de las madres ....

Alegría. dijo...

La niña, es el resquicio que aún guarda en su interior, a través de su mirada, de que aún es posible, aunque quien escriba, finalmente en el margen de la hoja, sea la dura razón.

Un beso.

Carlos dijo...

Lo escuchaste Pato, viste que bueno.

"algún osuro chabón
será llamado a cargarte,
nadie quiere el estandarte
si es lunga la procesión". :)

Un besote.

Carlos dijo...

Alegría, nosotros los escribidores,
solemos enamorarnos detrás de las ventanales de las mesas de café, y pluma mediante lo volcamos en arrugadas servilletas de papel. :)

Un beso.

Alegría. dijo...

... vivimos historias completas que duran apenas unos minutos, y nos sirven de aliento, para aceptar la vida real, viviendo, ese mundo alternativo, que sólo vive, en nuestra imaginación.

...flor deshilvanada dijo...

Me gusto el milongón que nos pusiste!

...flor deshilvanada dijo...

Qué papelón!! No había visto mi comentario, pensé que se había imprimido, viste que a veces en el apurón cerrás la ventana sin publicar.

Ay no poe, no te veo con una net... me cuesta imaginarte así, te imagino con libretita de bolsillo (esas de espirales).

Te debe haber ido hermoso en el curso o jornada de reiki.

Un beso de lunes, buen principio de semana poetingui, abrigate que hace frío!!

Muaskk.

Carlos dijo...

Alegría, en la vida real también nos ocurren historias maravillosas, cuando ello pasa, debemos disfrutarlas a pleno y retener su hermoso recuerdo, si desgraciadamente fugan de nosotros.

Carlos dijo...

Vange, me había quedado preocupado pensando tal vez en un segundo comentario; aclarada las cosas me quedo más tranquilo. (tu también como la niña Malena, andan con "cabeza de novia". :)

Debo reconocer que la libretita da como más bohemio, pero la maquinola es muy práctica. :) además muchas veces complemento lo escrito agregándole alguna imagen, y quedan como más bonitos, vio. :)

La jornada de reki estuvo muy buena, si pasás por Fotogravida, vas a poder ver fotos del lugar de reunión.

Si me lo pides. me abrigo, pero me está haciendo falta una bufanda. :)

En un feca es una maravilla.

Besote.

Aldabra dijo...

HOY te mereces un doctorado CUM LAUDE por esta entrada tan magnífica y tan completa.

el poema es perfecto, describes con precisión esa manera que tenemos a veces de escribir, de esperar a la musa para que nos salga lo que de verdad queremos expresar.

y la historia del Tortoni me encantó... todo.

biquiños,

Carlos dijo...

Gracias Aldi, eres muy generosa en tu apreciación.

Pasa muchas veces que estamos solos en el café y dejamos libre la silla de enfrente, con la secreta esperanza que la musa se siente en ella y con seductor desparpajo nos digo al oído: "dear, hace aucho que me esperabas??" :)

Me alegra mucho que te haya gustado.

Cuando vengas a Buenos Aires no podés dejar de visitar el Tortoni.

Un besote.

...flor deshilvanada dijo...

Buen día Poe!

Ese caserón rosado maravilloso que se ve en las fotos es el lugar de la reunión?? Es precioso!!

Es verdad, hoy la tecnología es tan práctica. Pero sí, vos vas más con libretita que con net, aunque gracias a esa net, nos podés brindar las imágenes, el audio y los tangos con que aderesas el post :)

No me hables de bufanda que entro en culpa... ajjaja

Me vendría de bien un capuchino calentito a esta hora!!

Un sobe, mi poe!

Carlos dijo...

Si, Evan, en realidad es un colegio parroquial que data de 1880, ahora lo están pintando y está quedando bellísimo. A lo largo de las galerías están las aulas y en una de ellas hacemos las jornadas; en verano inclusive las reuniones las tenemos en el "huerto" que tiene una gruta donde hay una imagen de la Virgen. La verdad es que el lugar ayuda.

Nada mejor para digerir la culpa que un buen frasco de mermelada de naranjas amargas. :)

Marche un fecacito para Vange. :)

...flor deshilvanada dijo...

Me imagino que el lugar ayuda, se ve precioso! Amo los lugares antiguos, será porque lo he vivido desde siempre, mi casa data de 1840 o un poquito más, nunca supimos a ciencia cierta porque no figura en catastro, es del estilo del palacio San José, perteneció a un general del ejercito de Urquiza (no me acuerdo si alguna vez te conté).

Pero noooo ajjaja tampoco me hables de mermeladas!

Marche una bufanda para el porteño!

Muaskk.

Carlos dijo...

Qué maravilla lo de tu casa Evan, nunca me lo habías contado, si podés mandame fotos a mi dirección de correo. La estancia de mi amigo en Entre Ríos se llama Guarumba, en honor de un cacique indio que sirvió a las órdenes de Urquiza; cuenta la leyenda que Sarmiento en su afán de culturizar a todo el mundo, le envió de regalo cierta cantidad de libros y el Cacique los cortó con un cuchillo para que quedaran todos parejitos en altura.

Lo bueno de no tener la bufanda y la mermelada es que no me asalta la duda de untarme el cuello con la jalea o ponerle la echarpe a las tostadas. :)

Besote.

Aldabra dijo...

se me olvidó decirte que aquí cerquita también tenemos un Tortoni, nada que ver con el que tú describes, por supuesto.

estaba (y está) frente al edificio a donde iba a mi Taller Literario, así que allí hacíamos después de terminar la clase la segunda sesión, más distendida, con cacahuetes, maices, cervezas, coca colas, café, un tecito...

de generosa nada, justa.

biquiños,

Carlos dijo...

Aldi, ess tertulias enre personas que comparten sensibilidades similares son maravillosas, porque nos enriquecen el alma.

Por ahí merecería un post en tu Blog, con esas fotos que vos sacás y que nos permiten situarnos casi dentro de mismo lugar.

Ya no vas más al Taller??

Bicos. (cómo me gustó tu último post) :)

Carlos dijo...

Comentario al margen, esta frase del soneto de Baldomero me parece maravillosa:

"Melancólico, pobre, descubierto,
tu hijo te repite, padre muerto".

No es increíble.

Darilea dijo...

La lluvia y la ausencia unidas por el desamor.
Un besito Carlos

Carlos dijo...

Gracias Darilea. Un beso.

Laly dijo...

El amor nos pasa asì, como una muchacha en una tarde de lluvia...HAY QUE ESTAR ATENTOS!!
:)

Besos Poeta.


LaLy

Carlos dijo...

Laly, una muchacha, una tarde de lluvia, un amor, tres elementos inasibles.

Un gran beso.

Aldabra dijo...

te recuerdo este otro poema de Miguel Hernández, Carlos:

Menos tu vientre,
todo es confuso.
Menos tu vientre,
todo es futuro
fugaz, pasado
baldío, turbio.
Menos tu vientre,
todo es oculto.
Menos tu vientre,
todo inseguro,
todo postrero,
polvo sin mundo.
Menos tu vientre,
todo es oscuro.
Menos tu vientre
claro y profundo.

ya no voy al Taller, Carlos, todas las cosas tienen una época y la mía en el Taller ya ha pasado, sentía que ya no me emocionaba como antes ¿entiendes?, y yo necesito que las cosas (y hablo de todo en general) me apasionen, me pongan nerviosilla con esas mariposas en el estómago... y eso ya no sucedía...

De momento, eso lo consigo en la red, con vuestros comentarios, con lo que leo en vuestros blogs, haciendo mis fotos (tan poco técnicas pero muy personales y hechas con todo el cariño... je je)...

En fin, siempre hay que estar explorando nuevos caminos.

biquiños,

Carlos dijo...

Ese poema de Miguel es una maravilla, decir tanto con tanta economía de palabras.

Bueno, pero por lo menos mientras ibas, pudiste sacarle provecho, cada experiencia nos suma cosas y eso es bueno. Espero entonces que nunca te "desapasiones" de mi Blog. :)

Bicos, bicos.

Unmasked (sin caretas) dijo...

Paso el amor, que buena frase, que corta y que compleja y siempre puede ser una historia distinta detras de ella. :)

Me encanto, me encanta las historias de bar, me encantan.

Un abrazo para el poeta porteno carlosman

Petronga

...flor deshilvanada dijo...

Por favor no te confundas que si pegoteas el cuello con mermelada las chicas te lo van a querer limpiar a besos...

Voy a ver si encuentro fotos de casa donde no esté yo, no se me ocurre mucho eso de sacar fotos a los lugares, pero me diste la idea.

Preciosa la frase del soneto de Baldomero!

Un besito enorme, mi poe de netbook.

Carlos dijo...

Pía, detrás de cada historia de amor, siempre laten universos diferentes.

Me alegra que te haya gustado, la próxima ronda de café corre por cuenta tuya. :)

Abrazo.

Carlos dijo...

Evi, lo de las chicas no sería nada, el problema lo tendría con las moscas. :)

Lo de las fotos es sin compromiso, si vos querés.

La frase de Baldomero es increíble, porque de alguna manera todos venimos a repetir la historia de nuestros padres.

Besote. (con el cuello desabrigado)

...flor deshilvanada dijo...

Mmm no creo, con tu tapin, las chicas no dejarían ni rastros para las moscas :P

Sí, lo de las fotos quiero, voy a buscar a ver que encuentro o si no, saco y listo.

Ponete un pañuelito para abrigar el cuellito...

Besitos.

Carlos dijo...

Eva, la tapín es puro grupo. :)

Hablando de tapín, cómo anda el marido tan buen mozo de su amiga??. :)

Sacá fotos y enviámelas.

(me voy a tener que comprar un echarpe nomás)