sábado, 1 de diciembre de 2012

Cuando los ángeles hablan de mí

Los ángeles existen; doy fe de ello y en mi caso he tenido la suerte de que tomaran siempre formas femeninas. Debo confesar que antes que aparecieran sorpresivamente en mi vida no tenía mucho conocimiento acerca de sus gentiles andanzas, salvo lo que refieren ciertas páginas de cuento o el “murmuraje” de algunas charlas de vecinas domingueras. Lo cierto es que los ángeles existen y en su condición de tales poseen una extraña virtud (si virtud es el término adecuado), el día menos pensado, zas, desaparecen, de la misma manera y con la misma imprevisibilidad con la que alguna vez decidieron manifestar su existencia.

Mi primer ángel se llamó (o se llama, porque supongo que seguirá ejerciendo su actividad celeste) Luz (también, con ese nombre) y estuvo junto a mí casi un año, en el cual, de la nada, decidió mágicamente que mis sonetos debían formar parte de su entrañable revista, El Tangauta. Hasta que un día, desapareció.

Mi segundo ángel se llamó Milagros (casi otro nombre paradigmático), y también, sin que yo lo hubiese imaginado nunca, por imperio de su dulce voluntad me puso en contacto con Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat, a quienes les confió mi primer libro de poemas, y así como vino imprevistamente, imprevistamente también se esfumó en el aire.

Mi tercer ángel se llamó Tania, ella, con su don de gente y su ternura vital, me quitó mil vicios literarios y me hizo sin ninguna duda un mejor poeta. Tania también, más luego, ejerció conmigo el oficio de volverse transparente.

Mi cuarto ángel se llama Otilia y espero que nunca desaparezca.

20 comentarios:

Carlos dijo...

Amigos míos, como verán la entrada de hoy es muy particular y tiene que ver con la generosidad que despliega la Vicepresidente de la Academia Porteña del Lunfardo, la querida Otilia da Veiga para impulsar la difusión de mi poesía.

El audio tiene una duración aproximada de 11 minutos, en los que Otilia recita unos sonetos míos, con una milonguita intermedia cuya letra es maravillosa.

A mis ángeles más silvestres, que pasan con fidelidad a leerme y a dejar sus alentadores comentarios, mis gracias y mi afecto de siempre.

Espero que lo disfruten tanto como lo he disfrutado yo.

tita dijo...

Enhorabuena poeta,yo se que los angeles nunca despareceran de tu vida
al contrario siempre te los encontraras con mas asiduidad.

Estoy de acuerdo con todo lo que han dicho de ti y tus sonetos,es lo que siempre pensé.

Poemas en el susurro del alma,maravilloso,asi es como se sienten tus sonetos.

Estoy feliz por ti.
Besos

Carlos dijo...

Muchas gracias Ana, la verdad es que estoy como pisando nubes, después del programa de ayer; que gente tan conocedora del tema y ten buena en lo suyo, advierte y resalte la calidad de mi poesía es algo increíble.

Todo el programa fue maravilloso, duró dos horas, en el curso de las cuales se comunicaron con don José Gobello (93 años, casi un pibe como tu papá) y con don Orlando Punzi (98 pirulos), dos poetas irrepetibles y que leyeran sonetos míos a la par que poemas de su autoría, fue como jugar con Messi e Inhiesta en el Barsa.

Estoy muy contento, siento que de a poco las cosas se van dando y que el camino empieza a ensancharse.

Sabes que estás dentro de mis ángeles cotidianos.

Un beso muy grande.

Oréadas dijo...

Que sigas sembrando semillas y que los angeles que se acerquen a ti la repartan :)
Besitos

Carlos dijo...

Gracias Oréadas, espero que hayas podido escuchar el audio, porque el sentido del post está realmente allí.

Beso.

María Bote dijo...

Felicidades, amigo poeta, por ese amparo de tus ángeles con tan bellos nombres.

Es cierto, los ángeles existen en forma de personas que, aparecen en nuestras vidas para insuflarles destellos de esperanzas y logros.

Besos de media noche. María

van dijo...

:)

Tus ángeles son tan ángeles con vos porque sos una persona muy querible a la que dan ganas de mimar con hechos. Además porque te lo merecés, tus letras son hermosas!

Beso enorme!!!

Carlos dijo...

Queridas María y Van, en el caso puntual de este post, lo que cuenta es el audio porque allí se explica el sentido del post. Asumo por sus comentarios que no han podido escucharlo.

Besos.

Sandra Montelpare dijo...

Buen día, poeta
¡Qué emoción, Carlos escuchar este audio!
Clasificado, Che, Cenicienta y Espiante: tres geniales han leído!!
Espiante, Espiante es tremendo. Paloma del espanto: me tildé ahí...
¿Qué decirte que no te haya dicho ya? Estás en las grandes ligas y eso lo percibí en el primer soneto que leí. Es muy cierto lo que dice Otilia da Veiga sobre el manejo que tenés de la metáfora, de traerla a la realidad.
¡Me alegró la mañana esta noticia! Felicitaciones!

Off topic: La letra de Pituca me ha hecho reír, es buenísima. Tiene esa cosa de contraste que me hizo acordar a MI letra de tango favorita que es Mano a mano. No me importa que existan letras mejores o más elaboradas. Mano a mano para reírme sola vale. Pituca tiene algo de eso de mirada de contrastes pero con mucho humor y no la conocía.
beso risueño!

Carlos dijo...

Hola Sandra, santas y soleadas mañanas, me alegra mucho que puedas compartir conmigo esta tremenda alegría que llevo conmigo después del programa del viernes. Te cuento un detalle, unos días antes del programa me llamó Otilia para comentarme que iba a participar y para pedirme permiso porque pensaba recitar algunos sonetos míos, y yo me quería morir, además tras cartón me dice que también iba a recitar poemas de Gobello y de Punzi, no too much para mí. La verdad es que fue increíble, por eso, por la generosidad de Otilia, por el elogio que hace de mis versos yo digo que es el cuarto ángel que conozco y de allí el texto explicativo del post. (te aconsejo, si querés, que busques en la red poemas de Mario Orlando Punzi (tiene su página) y no lo vas a podés creer. Actualmente tiene 98 años, yo lo conocí cuando tenía 93, algún día te voy a contar la anécdota de ese encuentro)

La letra de Pituca es genial, cuando habla de como lo trata al galgo ruso me morí. jajaja. Vos sabés que Mano a Mano (un tango increíble) fue escrito por una de as personas a quien se considera un prohombre dentro del Parnaso Lunfardo, el queridísimo negro Celedonio Flores. Un irrepetible.

La semana pasado fue el día de la violencia de género, yo tengo escritos algunos sonetos al respecto y Espiante es, a su manera, una toma de posición en contra de tal violencia.

Bueno Profe, su comentario alegró mi mañana y valoro mucho el que tu te alegres con mis logros.

Un beso (no rechiflado de tristeza)

Carlos dijo...

Me olvidaba, te envié por correo el enlace. :)

Francisca Quintana Vega dijo...

Sí, Dios nos pone ángeles en los caminos. Unas veces,les ponemos las cosas fáciles y otras no le permitimos ayudarnos.
En este caso habla de ángeles "literarios"...¡que también lo hay, y yo he tenido algunos también que me han puesto un pequeño trampolín para pequeños escalones!.
El sonido es bastante bueno y la señora recita muy bien. Los poemas, estupendos, como siempre. Se unen las dos cosas, buen hacer en el recitado y buena calidad en las obras. Me ha gustado mucho, de verdad.
Su obra no será de las que queden en el olvido cuando su autor termine sus días...no, puede estar seguro. Su calidad la mantendrá vigente, viva. Mi cordial saludo

tita dijo...

Siempre un placer Carlos,estos sonetos de hoy eran muy especiales y asi resultaron los tres, fantasticos a mi me emociona HUIDA .

El homenaje que hiciste a ese gran poeta de tu pais,un lujo,asi eres tú.
Un beso enorme.

Carlos dijo...

Francisca, uno celebra siempre el paso de esos ángeles, que despliegan su actitud generosa, en beneficio de uno, y también lamenta que luego desaparezcan, pero ese parece ser el sino de los ángeles.

Coincido acerca de la capacidad recitativa de Otilia y le agradezco a ella la generosidad que ha tenido para con mis poemas.

Me alegro que le haya gustado mucho. Y aunque espero que para el fin de mis días falte todavía un tiempito largo, :) la idea de qie mis versos me sobrevivan, es por cierto reconfortante.

Le dejo un beso.

Carlos dijo...

Gracias Ana, siempre fiel escuchadora del programa. Qué raro esto de estar conectados a pesar de estar tan lejos.

Huida es un verso que amo.

Y lo de Punzi, es simplemente una cuestión de justicia. Si pdés buscá en la red Mario Orlando Punzi (tiene inclusive una página propia) y maravillate con sus poemas.

Un beso muy grande.

guillermo elt dijo...

Sí, Carlos, por supuesto que existen los ángeles, sí, mucho más cerca de lo que cree la gente.

... y por supuesto que tus poemas tienen aromas a jazmín de patio... pero en noches tibias de luna llena.

Abrazos.

Carlos dijo...

Si Guille, coincido contigo y este cuarto ángel que ha llegado hasta mi casa es un ser de increíble bondad y generosidad.

Convengamos que oler a jazmín es algo botánicamente poético. :)

Gracias por escuchar, cumpa y por comentar.

Un abrazón.

Carlos dijo...

Sevequeseteve.

Tania Alegria dijo...

Puedo ser transparente por fuerza de las vueltas que da la vida, pero seguro mis letras no lo son. Aquí estoy, del início al final, de alto a abajo, en las entradas antiguas, en las nuevas, en las que han de ser. Aquí estoy, queriéndote, mi Poeta Amigo, como siempre, desde siempre y para siempre.

Carlos dijo...

Sé que estás, como yo estoy al lado tuyo, a pesar de los pesares, de las distancias, del océano que nos separa.

Y saber que uno está para el otro es simplemente maravilloso.

Sabes cuánto te quiero.

Besos, muchos.