viernes, 27 de noviembre de 2015

Cuento para leer en la lluvia

La historia es la siguiente:

Una mujer-azul, de piel morena,
oculta en un rincón de la alacena
un beso germinal de boca ausente.
En horas de pasión y luna llena
lo sujeta en los labios, firmemente,
y lo muerde con hambre adolescente,
desmedida y obscena.
Con ayuno de siglos hinca el diente
(bacanal de azucena), 
para beber el néctar de su fuente.
Concluido el festejo de la cena
lo abandona en la arena
y lo libra al turbión de la corriente.

(Y se muere de pena).

Del libro Oceanario.
Fotografía: Kellylind.

32 comentarios:

Carlos dijo...

y se muere de pena...

Tita dijo...

Yo Carlitos,me muero de alegria de leer este maravilloso soneto que leí y releí varias veces y me parece de una calidad increible.

Ese beso que desata esa pasión desmedida y que lo tienes presente cuando lo leés te toca el corazon y te hace emocionar y eso es lo que hacen la mayoria de tus sonetos,por eso es un gusto leerte POETA, con mayusculas.

Un besote.

Carlos dijo...

Gracias Ani, me alegra que te haya gustado tanto, hay mujeres que pueden sobrevivir alimentándose nada más que a besos y cuando esto faltan, recurren a los que guardan en la alacena.

Algunas, otras, se quedan sin ninguno y se mueren de pena.

Un beso grande.

Carlos dijo...

con ayuno de siglos hinca el diente...

Darilea dijo...

Con lo bello que es el amor y lo desdichado que puede hacer al ser no amado.
Besitos :)

Carlos dijo...

Darilea el amor es siempre un misterio incompresnible.

Un beso.

Carlos dijo...

Y lo muerde con hambre adolescente, desmedida y obscena...

Francisca Quintana Vega dijo...

En horas de soledad, cada una se consuela como puede..jaja. Puede encerrar tantas historias este poema.
Me encanta...son todos obras maestras...no puedo decir más.Mi cordial saludo, maestro del soneto.

Candela Martí dijo...

Y se muere de pena quien no alcanza
a llegar al rincón de la alacena,
repleto de pasión tierna y obscena,
y robar ese beso sin tardanza.

(Maldita envidia ajena…)

Me alegra leerte de nuevo. Abrazo fuerte.

Carlos dijo...

Así es Francisca, lo bueno de los cuentos (y los poemas), es que cada uno puede sacar sus propias conclusiones y un relato admite tantas interpretaciones como lectores tenga.

En horas de soledad, revisando, revisando, siempre se encuentra algo en la alacena. :)

Un beso.

Carlos dijo...

Hola niña Martí, gusto de verla en casa, a veces la sorprendo leyendo, callada, pero me gusta más cuando comenta.

En la casa de Candela sobran besos
de amor y ajonjolí,
yo por verla besar siempre regreso
a la pieza en penumbras de Martí.

:)

Carlos dijo...

Dijo Rembrandt

"...Concluido el festejo de la cena,
lo abandona en la arena
y lo libra al turbión de la corriente.

(Y se muere de pena)."

Por ello mi estimadísimo Poeta, siempre debe haber algo guardado para que la melancolía no gane por puntos, especialmente cuando la lluvia torna nuestro ser en algo vulnerable. Hermoso soneto como siempre.

Por alguna razón no puedo comentar en tu sitio por eso lo hago desde aquí, cosas de blogguer , quizás ... espero mañana sea un mejor día.

Otros besos más.

Carlos dijo...

Rem, yo aconsejo, para días de lluvia, guardar en la cartera de la dama o el bolsillo del caballero, una breve selección de poemas, pueden ser sonetos clásicos, rimas breves, e inclusive poemas que tal vez algún día le escribieron a uno/a, y que siempre son un buen remedio para la melancolía.

También sirve guardarlos debajo de la almohada.

Qué raro lo de Blogger, suerte que vino igual por otros caminos.

Besos y besos.

Carlos dijo...

en horas de pasión y luna llena lo sujeta en los labios, firmemente...

Candela Martí dijo...

No me incomoda, en absoluto, que me sorprendan leyendo y callada. De hecho, eso me define un poco.

¿Sabías que tienes un parecido increíble con mi padre (e.p.d), con años de diferencia, evidentemente?
Además, su apellido (y por ende el mío -el oficial y no el poético- es Casillas. La vida suele tener esas raras coincidencias.

La casa de Martí es muy callada,
mas rebosa de paz y poesía,
y se acerca a leer con cortesía,
dejando una caricia medio osada.

(...de amor y ajonjolí)

¿Te molestaría que hiciera míos esos versos de tu respuesta y los colocara en alguna parte de mi blog?

Gracias, sea cual sea tu respuesta.

Abrazo.

Carlos dijo...

Candela, (real o ficticio, bello nombre) por cierto tampoco está en mí incomodarte cuando te sorprendo en casa callada y leyendo, al contrario, disfruto cuando pasas.

Lo que me dices de tu padre y tu apellido es realmente sorprendente, mira tu por donde podríamos tener un parentesco lejano. :)

Respecto de publicar mi cuarteta en tu blog, no sólo no me molestaría sino que al contrario, sería un motivo de alegría para mí residir permanentemente en tu casa. Dispón de ella como quieras, es tuya.

yo por verla besar siempre regreso...

Un beso.

Carlos dijo...

Candela, callada y leve,
lo mismo que un colibrí,
pasa de mí cuando llueve
por el cielo de Martí.

Candela Martí dijo...

Gracias, de nuevo, Carlos, por regalarme esas chispas de luz sensible y poética.
Miraré de ver cómo dispongo éstas y otras palabras versadas tuyas en algún soleado (pero, a veces, afortunadamente, lluvioso) rincón de mi casa. Será hermoso tenerte como inquilino y disfrutar de compañía (sin tener que pagar gastos de suministro ni de comunidad...)

Aquí ya es casi medianoche. Me despido, por hoy.

...dejando una caricia medio osada

Carlos dijo...

Por nada Candela, adorna tu casa para que los días soleados superen a los lluviosos.

Un beso grande.

Carlos dijo...

bacanal de azucena,,,

Tita dijo...

Que musical es este soneto Carlos,siempre me encanto.

Donde fue mi comentario en el anterior soneto?

Besos,feliz fin de semana.

Carlos dijo...

Hola Tita, si, sé que te gusta mucho este poema.

Ayer, durante la lluvia, descubrí esta imagen, me encantó su tonalidad y enseguida la asocié con este soneto. Por eso volví a ponerlo.

Un beso que cruce el charco.

Tita dijo...

Realmente es bella esta imagen y sus tonalidades,pero tambien es verdad que siempre encajas perfectamente las imagenes con las letras de tus sonetos.

Por eso es tu blog tan especial y en poquitos sitios encuentras esto.

Aqui ya estamos con frio,ya vimos las primeras nevadas.

Un besote grande.

Lunna dijo...

Cuando el amor se termina el dolor rompe el corazon ahogando en una pena que lo devora por completo.

Felicidades por tu blog, me ha gustado mucho.

Besos.

Lunna.

violeta dijo...

Misterio y belleza a partes iguales. Qué maravilla leerte mientras la emoción te va enganchando.
Siempre es un placer llegar hasta aquí.

Un abrazo

Carlos dijo...

Coincido contigo Ana en que la imagen es bellísima y es cierto que yo trato que siempre haya alguna relación entre la imagen que dejo y el poema. A veces me equivoco y pasa. :)

Un beso grande. (el LUNFARDAZO fue sencillamente increíble)

Carlos dijo...

Gracias Lunna y bienvenida a Apenas.

Cuando el amor termina hay que soltar el lazo que nos liga a él y dejarlo volar al infinito.

Si el amor no da felicidad no sirve.

Un beso.

Carlos dijo...

Violeta, eres tú?? la niña del otro lado del charco?? :)

Cómo estás?? tanto tiempo.

Me alegra verte y saber que el poema te ha rozado el alma.

Un beso grande, que nade hasta tur orilla.

violeta dijo...

Si, soy la niña del otro lado del charco.
Mucho tiempo y muchos huecos que hay que ir "tapando".
El poema no solo me ha rozado el alma. Me ha emocionado .
Sabes que tus mensajes en cada poema que leo tuyo me erizan el corazón.
Eres muy grande!
Otro beso para ti

Carlos dijo...

Te he visto algunas madrugadas pasar a leer en silencio. (yo siempre, por las dudas, dejo la luz de la salita prendida).

Me alegra poder seguir erizándote el corazón, después de tantos versos.

Besos en el alma. (y no se me pierda)

Rembrandt dijo...

“..Una mujer-azul, de piel morena, ….”

Creo que en cada una hay una mujer azul , algo así como una especie de analogía con aquel famoso Príncipe. A veces tbn me siento azulina mi estimado Poeta.

(Hoy Blogguer se portó bien)

REM

Carlos dijo...

Coincido, las mujeres son ante todo azules (y rojas).

Seguramente tu debes ser azul.

Bien por Blogguer.

Un beso.