martes, 20 de diciembre de 2016

Intemperie

Con livianos modales de ternura
y los ojos azules de tan verdes,
me toma de la mano y me pregunta:
¿Volverás a quererme?
Cómo decir que nunca nadie nunca
nos querrá para siempre,
que el amor tiene el tono de la lluvia
entre gris diluvial y gris ausente.
Que sabe a soledad y a rosa mustia,
a beso a la intemperie,
a lágrima de sal en la penumbra.
Y ella, que en cristales se disuelve,
reitera su discurso de liturgia:
—¿Volverás a quererme? ©

Del libro de poemas Oceanario.

23 comentarios:

Carlos dijo...

Y la niña que en besos se disuelve...

Mar dijo...

Carlos, que malvado! Decirle a la niña que nadie la querrá para siempre... pobrecita.

Ella sabe en su interior que eso no es cierto... siempre le quedará el amor materno y paterno (si, ya lo se, no es el mismo amor, pero vale para consolarse)

Bss.

Sandra Montelpare dijo...

Buen día, Carlos. Los niños en general tienen esa ternura que les da la esperanza.
Debe ser que hace rato que no pregunto...
Debe ser la lluvia, que no me dejó salir a correr y que me puso los ojos medio grisáceos así como esta mañana...
Tristuna al 1000 %. Saludos van

Carlos dijo...

Hola Mar, el protagonista del poema (que no soy yo) no se lo dice puntualmente a la niña,sino que lo suyo es una afirmación general.

"que nunca nadie nunca
nos querrá para siempre".

Más difícile es contar desde que lugar utiliza el término "niñä", en realidad aquí se alude a la mujer como tal, sin distinción de edad.

Beso.

Carlos dijo...

Buenos y lluviosos días Sandra, humm, me la hacía más temeraria, no quiero pensar que cuatro gotas locas, la acobardan.

Debe ser bella con los ojos grisáceos y enfurruñada.

(en cuanto a la niña del poema dejé una breve aclaración en el comentario anterior)

Ud. sabe que siempre que llovió, paró.

Beso fue.

tita dijo...

Que ternura Carlos,esto es una maravilla,que gran poeta eres.
Dificil decirle a una niña que nadie la querrá para siempre y que el amor a veces sabe a soledad y dificil la pregunta final.
Aqui tambien hoy,se siente la emoción de este poema,y pido permiso para llevarmelo a mi lugar de sentimientos que tu conoces.
Felicidades y un beso grande

Carlos dijo...

(llueve entre gris torrencial y gris celeste)

Carlos dijo...

Hola Ana, ante los tres comentarios recibidos debo hacer una confesión, no sé porque pero desde hace mucho tiempo tengo como incorporado el hábito de referirme a mis amigas, a mis compañeras de trabajo, en fin, a las mujeres en general, como "niña"; buen día niña, cómo andas niña?? y supongo que ese hábito se ha trasladado al poema, recién ahora frente al comentario de ustedes, advierto que dicha manera de expresarme, puede dar lugar a malos entendidos, de allí que haya tenido que cambiar sobre la marcha algunas expresiones, espero que ello no desaliente tu interés en el poema. El soneto en si refiere a una historia de amor trunca, a un desengaño, a una decepción.

Dicho esto, me dispongo a empezar el día. (llueve en Buenos Aires)

Un beso grande.

María dijo...

Me atrapan tus versos como liana de pasionaria.
Me gustaba mucho más niña! Mucho más!

Abrazo desde la lluvia.

Carlos dijo...

Hola María, entiendo tu predilección por la primera versión, el tema es que tendría que andar ezplicando uno por uno a la gente que me lee, que ese "niña" mío, es un amoroso modo con el que yo me dirijo a la mujer y eso es medio engorroso. Pero tu puedes quedarte con la versión primera que dejé.

Permuto abrazo por un paraguas. :)

Carlos dijo...

Para María

Con un íntimo gesto de ternura,
la niña de los ojos transparentes,
me toma de la mano y me pregunta:
¿Volverás a quererme?
¿Cómo decir que nunca nadie nunca
nos querrá para siempre?
que el amor tiene el tono de la lluvia,
entre gris torrencial y gris celeste;
que sabe a soledad, a rosa mustia,
a páramo de fiebre,
a lágrima de sal en la penumbra…
Y la niña que en besos se disuelve,
repite su discurso de liturgia:
¿Volverás a quererme?

tita dijo...

Yo tambien me quedo con niña.
Eso de niña suena muy bien y pienso que a todas las mujeres nos encanta que nos traten asi,con esa ternura,o será que yo soy una romántica.
No me has dicho si me lo puedo llevar
Un beso

Carlos dijo...

A mí también, Ana, pero soy consciente que el texto, así en crudo se prestaba a interpretaciones incorrectas. Aquí lo dejaré así.

En Oceanario figura la primera versión.

Pero si, niña, te lo puedes llevar. :)

María dijo...

Puede ser lo que dice pero en la esencia del poema se deduce que habla de una mujer/niña. La palabra "dama" le quita vuelo.

Y si no nos entienden no importa la poesía (como todo arte) se toma como viene no se explica.
Tal vez sea un problema de sus lectores y no de su giro.
No todos vuelan.

Carlos dijo...

Sé que la palabra dama suena como un ladrillazo y no sabe como me estrujé la cabeza pensando en un sinónimo de dos sílabas con el debido acento en la primera, por una cuestión de respetar la cadencia del soneto.

Tal vez tenga razón y le voy a hacer caso, aunque recién nos conozcamos. (intuición nomás)

Carlos dijo...

Olvidé decirle que me gusta que mis versos la atrapen como lianas de pasionaria. Suena a floral "cautiverio".

tita dijo...

Ahora ,muy bien ,te aplaudo jajaja,me encanta,es un soneto maravilloso y se tiene que quedar así
la palabra niña bien se percibe que es una palabra cariñosa para una mujer y tu eres un genio escribiendo.
Un beso

Carlos dijo...

Gracias Ana, igual en algún comentario anterior decía que esta es la versión que está volcada al el libro.

Un beso grande.

Francisca Quintana Vega dijo...

Buenas noches.
Veo que se ha producido alguna confusión con el término niña. En mi caso, lo entendí perfectamente, ya que el rostro de la foto, maquillado, ya me dio la idea inicial. También es verdad que los niños que tienen papás o seres que los quieran y tomen de la mano, sí son queridos para siempre.
El único amor que, en muchas ocasiones, no es para siempre, es el más egoísta de todos...el de pareja. Hasta la amistad es para siempre muchas ocasiones. Pero el amor de pareja, en la actualidad, "va de capa caída", perdido el rumbo, el sentido de la familia...y del amor para toda la vida, porque se basa demasiado en el aspecto físico, y ese es perecedero.
Para amar para toda la vida, hay que basarlo también en otros muchos valores, que el ser humano, posee en mayor o menor medida.
Es poema toca un tema que es más importante de lo que parece. Y lo recoge de labios de alguien que suplica amor. No sabría que el amor no se solicita. Se recibe y se regala.
Hoy me he extendido eh? Saludosss

Carlos dijo...

Hola Francisca, siempre es bueno extenderse y exponer el ounto de vista de cada uno.

Un primer término me deja tranquilo el que advierta que la niña del poema es una mujer, en este caso intentando recuperar un gran amor perdido y en realidad no es que lo solicita sino que pregunta acerca de el. Hay en ella como una dulce curiosidad, una inquietud también que le genera cierta intranquilidad y sobre todo un amor, aquel amor, que nunca dejó de existir.

Un saludo.

Carlos dijo...

Fuera de las explicaciones dadas anteriormente, creo haber resuelto poéticamente las dudas que en el poema original planteaba el término "niña".

Uno nunca puede satisfacer a todo el mundo, pero esta me parece la forma más correcta de presentar el poema.

Cambio y fuera.

Carlos dijo...

y los ojos azules de tan verdes...

Carlos dijo...

hoy los olivos duermen y yo no duermo...

https://www.youtube.com/watch?v=qPtg_A5lcMw

Burka