viernes, 11 de noviembre de 2016

Omnipotencia

Eva juega al olvido
y reparte a su modo la baraja,
la pena en la que viaja
la deja a contramano del latido.
Tiene un solo vestido
que le sirve de escudo y de mortaja,
en un beso de ausencia se desgaja,
igual que un lobo herido.
Embiste contra todo y se desboca
de piel y sangre nueva,
armada de un puñal y una cuchilla;
convierte en oro blanco lo que toca
y en rabia se subleva,
jurando que le sobra una costilla.

Del libro De diluvios y andenes.

17 comentarios:

Carlos dijo...

en un beso de ausencia se desgaja...

Carlos dijo...

que desagradecidas son las mujeres. :)

Francisca Quintana Vega dijo...

Jaja...¡Pues sí,algunas no tienen bastante con la belleza que Dios le ha dado y recurren al bisturí!.
Pero, al final
..."que le sirve de escudo y de MORTAJA".
Al final...al mismo sitio. Mi cordial saludo.

Anónimo dijo...

Buenas noches, Carlos.

Me gusta muchísimo la imagen "y en un beso de ausencia se desgaja,/
igual que un lobo herido" y el primer terceto. Mujer como imagen dual: ángel y demonio y también con una fuerza animal, una imagen fuerte: barro, puñal, rabia. El título lo resume.

Off topic. ¿Cómo se dice? Gracias. (Risas.)
Beso
san m.

Carlos dijo...

Hola Francis, es curioso las distintas miradas que se pueden tener frente a un poema, y cada una válida, por cierto, además en la vida real no solemos consultar al autor acerca de lo que quiso decir, con lo cual la interpretación propia es la que vale.

Pero, aquí, como yo estoy a mano :), te cuento que este es otro de mis sonetos de la serie dedicada a Eva, en esta caso una Eva belicosa, pero también frágil y herida por la vida, que pelea y que se resiste al punto de rechazar omnipotentemente la costilla ofrecida por Adán.

Un beso grande y gracias por pasar a leer.

Carlos dijo...

Buenos días San, me has sorprendido pasando de noche.

Bueno, no necesariamente un "gracias", pero al menos reconocer cierto gesto de nobleza, de buena vecindad en el hecho del donativo realizado. Es duro ir por la vida amputados de la costilla. :)

Fijate vos que la Eva del cuento, ni eso, che, al contrario, anda consultado para poder devolverla.

Besos sin devolución.

Carlos dijo...

igual que un lobo herido...

Francisca Quintana Vega dijo...

¡¡Pues yo sé de algunas que se han quitado una costilla para tener más pequeña la cintura!! jaja..esto de la libre interpretación, ha veces...te hace llevarte un chasco jaja. Pero bueno, no pasa nada. Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Como te decía Fran, frente a un texto existen tantas posibilidades de interpretación como lectores hayan.

Y por cierto existen aquellas mujeres que se extraen las últimas costillas, para afinar la cintura, como bien dices.

Aquí se trata de Eva, lamentando por la costilla extra que le dieron. (pobre Adán que ni siquiera lo consultaron) :)

Un beso.

Carlos dijo...

Los que me leen por aquí, si quieren, pueden pasar por el blog Fotogravida donde he dejado unas fotos de la casa de Carlos Gardel. (no se cobra entrada)

tita dijo...

Que bella tu Eva,hace justicia a la de la foto.

Yo creo que es una Eva valiente,que embiste contra todo y se desboca,pero a la vez herida ,que desprecia la costilla que le sobra,como tantas Evas en la vida.

Cuantas Evas van Crlos? creo que podias hacer un libro con tus Evas.

Pasare por fotogravida.


Un beso.

Carlos dijo...

Gracias Ana, una Eva más y van...

Si son muchas y tengo muchísimas más, no se si para un libro pero si para un apartado temático dentro de un libro, igualmente prefiero dispersarlas, una por aquí, otra por allá, cada una en un edén diferente, viviendo vidas diferentes.

Esta es tal cual la describes, frágil y a la vez combativa. Renegando de Adán y de Dios.

Creo que la Eva bíblica debe ser lo más parecida a Angelina Jollie.

Un beso grande.

Carlos dijo...

en rabia se subleva...

Rembrandt dijo...

“… jurando que le sobra una costilla.”

Siento pena por esta Eva debe haber sufrido mucho para que se desgaje de esa manera, pero para su consuelo leí por ahí que en el Paraíso había más de un Adan, quien le dice que por ahí encuentre la costilla que necesita.

Me encantan los sonetos cuasi bíblicos.

Lo beso bajo el sol estimadísimo Poeta

REM


Carlos dijo...

Toda Eva anda buscando al proveedor de su costilla. Sólo cuando encuentra a su Adán se siente completa. A veces no pasa nunca, a veces pasa tarde, a veces lucha contra la certeza de haberlo encontrado, a veces se rinde ante el designio de lo cierto.

Susu Campus dijo...

Que hermoso poema

Carlos dijo...

Gracias Susú, en algún punto todas las mujeres son Eva.