sábado, 27 de agosto de 2016

Palabras viejas

La ceñían de amor con frases bellas
de fina arquitectura,
augurio de morder fruta madura
como quien guarda el mar en las botellas.
Estruendo de centellas
de apagado fulgor, literatura,
destello imaginario que conjura
la luz ornamental de las estrellas.
Y alunada de sed se desencanta
de tanta pena, tanta,
en trance fatigoso de creer;
ahíta de escuchar palabras viejas
(abismo de las quejas),
como quien oye llover. ©

Del libro Oceanario.
Pintura: Katya Chausheva.

21 comentarios:

Carlos dijo...

como quien oye llover...

Francisca Quintana Vega dijo...

Encantada de volver a leer sonetos magistrales. Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Gracias Fran, bienvenida.

Un saludo.

Carlos dijo...

y ella, rota de sed...

Rembrandt dijo...

"...de encendido milagro que captura
la luz de las estrellas..."

Me doy cuenta que casualmente elegí versos que tienen algo en común, la noche. Lamentablemente el desencanto, la tristeza, suelen opacar su belleza y sólo se pueden escuchar palabras viejas ...como quien oye llover.

Preciosas letras mi estimado Poeta amigo un placer leerlo, como fue un disfrute, además, su analogía con la Ariadna de Teseo, gracias.

Besos
REM

tita dijo...

Que precioso nombre para un magnifico soneto,siempre se encuentra una aquí maravillas.

Como quien guarda el mar en las botellas.

Besos Carlos

Carlos dijo...

Niña Rem, pasa que de tanto repetir las mismas palabras, se vuelven viejas y la dama del poema, ya ha escuchado bastante.

Por lo demás en ciertos laberintos más de uno quisiera ser Minotauro o Teseo.

Besos ovillados.

Carlos dijo...

Hola Tita, gracias por tus ojos de ver maravillas.

Leo y releo este soneto y no logro definir si lo expresado en él es claro.

Besos de verde mar.

Carlos dijo...

promesa de morder fruta madura...

tita dijo...

De tanta pena,tanta...

Carlos dijo...

Gracias Ana, por leer y releer mis sonetos.

Un beso.

Anónimo dijo...



y ella, rota de sed, se desencanta
ahita de escuchar palabras viejas

Me voy a correr antes de que me alcance el bobero (en trance pesaroso de creer)

Bello, muy bello.
Saludos van

tita dijo...

Gracias a ti,por escribirlos,sabes
que yo los leo con una satisfación enorme.
Un beso

Carlos dijo...

Gracias San.

(corre San, corre, de qué estarás huyendo??)

Beso.

Carlos dijo...

Gracias Ana.

Un beso grande.

Carlos dijo...

Llueve en Buenos Aires y llueve lejos de Buenos Aires, supongo.

(nadie puede escapar de la lluvia ni de si mismo)

Carlos dijo...

oigo las palabras viejas...

https://www.youtube.com/watch?v=GQmcJtcO4dw

ANUSKA dijo...

Y vuelto a releer y cada vez mas lindo.


Aun sigo en este mar que tu sabes,ya queda poquito ,pero lo he disfrutado mucho, sobre todo del mar ,de la lectura y de esa soledad que añoraba,pero vuelvo a la realidad de la ciudad en dos semanas.

Tu pieza siempre lista ,pero no apareciste jajaja.

Un besote

Carlos dijo...

Lo que importa es eso Ana, que lo has disfrutado. Ya tocarán de nuevo los veranos.

Cuando me den el Cervantes de literatura, ocuparé la pieza de la playa. ;)

Rembrandt dijo...

“La ceñían de amor con frases bellas
de fina arquitectura,
augurio de morder fruta madura
como quien guarda el mar en las botellas….”

Es lindo, bonito hasta el infinito,
hasta que en algún momento
las estrellas se apagan.
Nada dura para siempre.

C'est la vie

Aunque tristón me gustó re-leer estas Palabras viejas.

REM

Carlos dijo...

La poesía se nutre de tristezas y alegrías, como la vida misma.

En este caso la historia ficcional de una mujer desencantada de amores que la sitian con viejas palabras, que por viejas y repetidas apenas si alcanzan. Como quien oye llover.

Me gusta verla re-leer.