viernes, 23 de septiembre de 2016

Sola

Sola como un barco a la deriva,
única habitante del poema,
llama que en la llama en que se quema
arde en carne viva.
Presa de un amor que la cautiva,
lánguida y blasfema, 
rema 
por un llanto de saliva.  
Náufraga de sed en el desierto, 
puerto  
donde encalla su latido, 
lágrima final del desamparo, 
faro 
en la penumbra del olvido.

Del libro de poemas Oceanario.

21 comentarios:

Carlos dijo...

Llama que en la llama que se quema,
arde en carne viva.

(iba a dejar la foto del dibujo de un faro, amo los faros, pero vi esta pintura y me encantó, me parece que refleja en mucho el espíritu de este soneto)

Repasando algunos de los sonetos que he ido dejando en esta bitácora de viaje, me he dado cuenta, cuantos de ellos rozan el derrotero del mar, supongo que en algún punto eso tiene que ver con el espíritu de mi padre. Y me gusta que sea así.

Saludos marinos a todos y tooodas.

Sandra Montelpare dijo...

Curioso, tenía en borradores un ojo ciclópeo que ilumina de a ratos a una sirena en un hiperbreve que todavía no termina de cuajar. Me fascinan los faros.
Los adjetivos de este soneto están en su justa medida,ni en exceso ni escasos. Oficio, mucho oficio.
Todos somos el olvido para algien. Todos...
Saludos admirados van. Carlos

Carlos dijo...

Hola Sandra, pasa que el mar y sus bellísimas derivaciones siempre ejercen un extraño magnetismo sobre nosotros. Por lo menos a mí me pasa.

Valoro tu concepto acerca del "oficio", porque sé además que lo dices con ponderación positiva, pero en mi caso me gusta más hablar de intuición, de vuelo literario. No sé lo que es un taller literario (nunca concurrí a ninguno), escribo desde lo que me dicen mis sentimientos.

El olvido, como la muerte, no perdona a nadie. Un día leí aquello de que todos vivimos con la ilusión de ser un recuerdo.

Esperaremos por tu sirena.

Gracias por los saludos "admitarivos". Beso fue.

Carlos dijo...

Sesualmente, gracias por pasar.

tita dijo...

Estoy notando que necesitas unos dias de mar,se que lo añoras.
Este soneto,que habla de derivas soledades, y de mar,me produce una sensación de olvido,que siempre ocurre alguna vez,y que al final se hace para siempre un recuerdo.
Me encanta que en algun punto tenga que ver con el espiritu de tu padre ,eso quiere decir que sigue vivo en ti y es bello que te ocurra esto.
la imagen es muy bella.
Un beso grande.

Carlos dijo...

Hola Ana, te cuento que el fin de semana me escapo unos días para ver el mar, siempre lo hago por estas fechas, esperando que llegue enero para volver a ir, ya en fecha de vacaciones de verano. :)

Nadie escapa al olvido de alguien. Olvidamos y nos olvidan, ley de vida.

Además de su amor por el mar, mi padre también escribía, si bien lo suyo era más científico-técnico, él era licenciado en oceanografía y los libros escritos tenían que ver con la preservación de los océanos y puntualmente de la Antártida, desde un punto de vista esencialmente ecológico, cuando muy poca gente hablaba de ello.


Fuera de ello, después de haberse ido, le he descubierto algunos escritos más humanistas, inclusive un soneto. :)

Un beso grande. (hoy estoy charlatán)

tita dijo...

Tambien me dijiste que estaba empatado contigo a libros ,que tenia tres editados,de tal palo tal astilla.
Para mi aun tengo lejos lo del mar ,tú disfruta de él de su belleza y de sus sonidos maravillosos,que lo pases muy bien.
Un beso

Me habia olvidado siempre de decirte que el kaiku de la derecha me encanta.

Carlos dijo...

Cierto, Ana, no recordaba haberte contado eso. Si, vamos empatados en libros. :)

Gracias por el haiku, a mí también me gusta mucho. :)

Un beso.

Marcos - productos omnilife dijo...

la reflexin esta muy buena.. aunque la soledad a mi no me gusta mucho que digamos...

Carlos dijo...

Hola Marcos, supongo que la soledad no le gusta a nadie, pero hay quienes se llevan mejor con ella que otros.

Igualmente el soneto no habla de preferencias sino que describe una situación. (en téminos poéticos)

Gracias por pasar.

guillermo elt dijo...

Y es que, la soledad, en cualquiera de sus facetas, no es buena de soportar... me refiero a esas soledades impuestas.

Un Abrazo... y a ver si empiezo a retomar a los Amigos de una puñetera vez que, por los avatares de la vida os he abandonado. Son, momentos de la vida.

Carlos dijo...

Hola Guille, qué alegría verte por aquí.

Y es como tu dices, una cosa es la soledad que se nos impone y otra muy distinta la elegida por uno.

A veces la vida nos va llevando por distintos caminos y hay distintos tiempos para cada cosa.

Te dejo un gran abrazo.

Carlos dijo...

Dana, tantísimo tiempo.

Carlos dijo...

Sesualmente no se cansa de pasar y pasar y pasar. :(

Carlos dijo...

Hola galisan.

Patricia 333 dijo...

presa de un amor que la derriba,
cándida y blasfema,
rema
por un llanto de saliva;
náufraga de sed en el desierto,
puerto
donde encalla su latido,
lágrima final del desamparo,
faro
en la penumbra del olvido.

No estoy entrando a mi blogg ni visitando ... Hoy tenía un deseo enorme de leer tu Poesía

Increiblemente , increible lo que has escrito desde que no me conecto

Besos en la penumbra

Carlos dijo...

Gracias Patricia por pasar a leer.

Un beso.

ANUSKA dijo...

Hola amigo,un placer estar aqui como siempre,ando un poco atareada con el papi ,un poquito pachucho espero lo supere ,recuerdas que el dia 1 de octubre casi como tú ,ya cumple 104 toda una odisea y aun lee su prensa y camina.

Ire pasando como pueda.

Besotes

Carlos dijo...

Hola Ana, una vida increíble la de tu padre, con su diario y su caminata.

A cuidarlo mucho.

Mis versos sabrán esperarte.

Un beso grande.

Rembrandt dijo...

“Sola como un barco a la deriva,
única habitante del poema…”

Una musa que huele a mar profundo, náufraga de amores perdidos.
Es muy lindo este soneto aunque los olvidos nunca fueran buenos y a veces nos provocan llorar.
Saudades.

....que se acaba por llorar ...

https://youtu.be/jwd_baC5HtQ

REM

Carlos dijo...

que las rondas no son buenas...

cuan grande debe ser la soledad de la única habitante de un poema. (tanto, que se acaba por llorar)