jueves, 5 de julio de 2012

Galiparlantes

















          Baudelaire y Rimbaud eran dos gatos   
al filo de las noches parisinas, 
confundiendo luceros con espinas  
y espejismos de amor con arrebatos;   
con esmalte de tinta en los zapatos
y aroma de glicinas,
rondaban el umbral de las vecinas
con ardides de versos literatos.
Baudelaire y Rimbaud, galiparlantes,
de escarpines y guantes,
en un ruedo de rimas insensatas, 
bajo un cielo carmín de luna llena,
parientes consanguíneos de la pena,   
con destino de amor, pero sin gatas.

Del libro De diluvios y andenes.

18 comentarios:

Carlos dijo...

con destino de amor...

tita dijo...

Siempre los gatitos me inspiran mucha ternura y estoy segura que los de tu fanfastico poema encontraran el amor de sus gatitas a la luz de la luna.
Estoy de vuelta de mi viaje y aqui me tienes anclada en un sillon y un poco dolorida,pero bueno pasara en un tiempito,espero que sea cortito.
Un beso grande.

Carlos dijo...

Hola Ana, qué bueno que ya estás en casa. aquí tienes mi blog para distraerte. :)

Sube con mis gatos a la azotea que el amor está a la vuelta de la esquina.

Besos invernales. (brrrrr)

Darío dijo...

Maravillosos condenados esos dos...

tita dijo...

Estaré por aquí,lo sabes y me ves,leer tus poemas para mi es un disfrute.
Lo de subir a la azotea,ahora no puede ser,cuando pase esto me invitas,vale.
Un beso caluroso por aquí.

Carlos dijo...

Darío, "Malditos" condenados. jeje.

Carlos dijo...

Si, lo sé Ana, y espero que mis versos te ayuden a recuperarte más pronto.

Lo de la azotea lo dejamos para más adelante. :)

Un beso grande.

Mar dijo...

"Miau, miau"... decía una gatita recortando su silueta sobre las aguas del Sena a la luz de la luna. ¿Llamaría a Baudelaire y a Rimbaud?

Me gustan las historias de gatos, en las callejuelas o sobre los tejados.

Bss.

Carlos dijo...

Hola Mar, nada más tentador que una gatita maullando (miaumiando) :) Baudelaire y Rimbaud lo sabían.

Los gatos son siempre un misterio a revelar.

Un beso.

van dijo...

Beiiiio, beiiio!! (me he puesto venezolana).

Preciosa sonefábula de esos dos maravillosos poetas, me fascina este tipo de sonetos.

Un besito con escarcha.

Carlos dijo...

Hola Van, te gustan??, a mi me resulta muy disfrutable poder escribirlos, porque se mezcla la historia real de los personajes, cierta ficción, algún detalle un tanto naif. Linda mezcla.
Un beso grandote.

Oréadas dijo...

Hasta el ronroneo de los gatos me parece conmovedor, que decir de tu poema Carlos.
:) Un besito

Carlos dijo...

Eres una gatófila, entonces. :)

Qué dirán los gatos cuando ronronean?? tal vez estén recitando poemas. :)

Un beso.

Francisca Quintana Vega dijo...

De alguna forma,sirvieron de modelo a a un determinado tipo de poetas.Sentaron precedente para enfocar vida desde un prisma determinado.
Una mezcla original en verdad la que puede apreciarse en este poema.
La metáfora es igualmente poco usual..."poetas-gatos de la noche". Muy bien. Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Hola Francisca, en realidad he querido jugar con la leyenda que se ha tejido alrededor de los famosos "poetas malditos" de Francia. Y me pareció original hacer la comparación con estos dos gatos que se desplazan por los tejados de las noche parisinas.

Gracias por pasar.

Un saludo afectuoso.

Patricia 333 dijo...

Las Noches parisianas U la la :)

Me gusto eso de ,bajo un cielo carmín de luna llena,
parientes de la pena,
con destino de amor, pero sin gatas

Con destino de amor,pero sin gatas


Besos querido Carlos

Patricia 333 dijo...

El asunto es nadar en la abundancia,
sumar cien mil lectores a distancia
y el resto, puro cuento.


Yo no lo veo asi pero me gusta como lo vez tu

Mas besos

Carlos dijo...

Me alegra Patricia que te haya gustado. Siempre las noches de París son una fiesta.

Respecto de Planeta Blogger, respeto todas las opiniones. Yo hablo desde mi experiencia.

Un beso.