lunes, 16 de mayo de 2016

La Lola (Segunda parte)

III

La Lola pena que pena
con olivares y espuma,
cante de viento y de bruma,
rumbitas de luna llena;
un beso de hierbabuena
desde su boca perfuma
y leve como una pluma
se desvanece en la arena.
Negra la tinta del pelo,
lo mismo que un tigre en celo
desangelado y cautivo.
Por desnudarla en un beso
late febril desde el hueso
el corazón con que vivo.

IV

Lola de nadie y tan mía,
por esas calles de frío,
su boca en el beso mío
rompe las claras del día;
voz de doliente afonía,
rezo campal de rocío,
como las aguas de un río
con aires de bulerías.
Lola de viento y hoguera,
puerto sin mar, hechicera
de celestial herejía;
como una fruta madura
su boca de selva oscura. 
De nadie (nadie), y tan mía.

Del libro Llevarás en la piel.
Pintura: Fabián Perez.
Mieres - Asturias - Año 2000 (creo).

25 comentarios:

Carlos dijo...

Cierro con estos dos últimos sonetos el tributo a la Lola y al flamenco, como expresión musical de un país del que tengo parte de su sangre.

Saludos.

Diana H. dijo...

Y Olé!
Si parece que llama a ser bailado.
Precioso tributo, Carlos.
Un beso.

Carlos dijo...

Gracias Diana, y no se quede con las ganas, taconee y bata palmas que no la mira nadie. :)

Un beso.

Carlos dijo...

Las otras dos, tempranito, como siempre. Así me gusta. (impresentables)

tita dijo...

Olé,olé y olé con palmas y guitarra.
Estoy maravillada.
Magnifica segunda parte,con esa musica que intuyo y siento,genial Carlos eres un verdadero artista escribiendo,siempre te felicitaré por estos pellizcos del arte de mi pais,que como tú bien dices por conocerlo menos te resulta mas dificil,pero que realmente parece que lo sintieras por que te sale divinamente.
Esas pinturas hacen honor al poema.
Eres genial amigo mio.
Un beso enorme.

Carlos dijo...

Gracias Ana, olé y olé. :)

Ya sabía por comentarios tuyos anteriores, que la segunda parte también te había gustado mucho. :)

A uno, después de tanto leerlos, se le pega el arte literario de los grandes maestros hispánicos.

Las pinturas son bellísmas y en algún punto siento que se parecen a mi Lola imaginaria.

(te imagino en la playa, a la sombra de una sombrilla, o en la galería de tu casa, mirando el mar y con la notebook a mano, leyendo Apenas) :)

Por acá amaneció tristón el día.

Un beso grande.

Carlos dijo...

Ahí dejé el audio de las 4 Lolas. :)

tita dijo...

Gracias por el audio,es lo mas que podia desear,escuchar esta maravilla en la sombra de mi sombrilla como lo estoy haciendo ahora frente a el mar y leer estos sonetos tuyos que me llegan al alma,tu Apenas me acompaña
tambien.
Aqui mucho calor
Prontito regresare a casa para almorzar y dormir esa siestita española que sabe tan rica jejeje.
Un abrazo enorme querido amigo y un beso.

Sandra Montelpare dijo...

y sí, cerré los ojos para escuchar las cuatro lolas. Usás una paleta sensorial importante con una naturalidad!! Chapeau, Carlos.
Me hizo acordar a uno de mis lorquianos favoritos: La casada infiel. Gracias por compartirlos.
Saludos van

Carlos dijo...

Ana, la siesta es sagrada. :)

Me alegra que la lectura y el audio de mis sonetos, permitan completar tu cuadro de disfrute.

Buen almuerzo u buena siesta. :)

Un beso grande.

Carlos dijo...

Hola Sandra, aproveché que cerraste los ojos para mirar como me escuchabas. :) bella imagen.

Que me escuches y Federico te ronde es de por sí un grandísimo elogio. Gracias.

Besos van.

Anónimo dijo...

¡Qué bien escribes niño!...pero lo mejor es que estás para comeerrrrte
¡quien te trincara!...

Carlos dijo...

Socorro, socorro, ha entrado una caníbal en mi blog (espero que seas una) :)

Gracias por apreciar mi escritura.

Beso de bajas calorías. :)

Aránzazu عائشة dijo...

Es una ráfaga de pasión, aliento y embrujo que llevan a envolver la noche del olor que emana de Lola, de la oscuridad y de tu corazón incenciado.

Así que sangre española llevas... si vienes alguna vez, hay otra feca pendiente, si quieres.

Gracias por invitarme, Carlos. Justamente esta noche este tipo de versos son los que mejor acompañan mi abandono total a la música que mejor me define.

Hasta pronto.

Carlos dijo...

Gracias Aran, me alegro que te haya gustado.

Si, tengo por mis abuelos sangre vasca y catalana.

Te comentaba lo del cd de homenaje a Sabina, un sobrino mío que vive en Madrid y viene de visita a Buenos Aires me lo está trayendo. :)

(serán dos fecas entonces) :)

Sobes brujos.

Carlos dijo...

Tempranito hoy.

van dijo...

Te leo y me encanta, me muero por escucharte pero este cascajo sigue empecinado en no dejarme, tengo el audio prendido pero no puedo subir mucho el volúmen porque se satura el micrófono y hace estruendo, colclución, no escucho :(

Me gusta mucho, mucho "De nadie, nadie, y tan mía."

Un besito de viernes!

Carlos dijo...

Qué lástima que no puedas escuchar, el audio le da como otra dimensión al soneto.

A mí también me gusta ese final.

Un beso de viernes lluvioso.

eme dijo...

Se llama lola y tiene historia, aunque más que historia sea un poema...


Me sentí en un tablao mientras te escuchaba recitar. Tu voz siempre le pone un acento especial a las letras que ya de por sí son maravillosas.

María Bote dijo...

¡Fantastico, amigo POETA! Son maravillosos, excelentes, me han quedado absolutamente fascinada.

Mi admiración y aplauso para ti.

María

Carlos dijo...

eme, la lola, una mujer habitando el mundo ficcional de mis versos.

Qué bueno que a partir del recitado de mis sonetos hayas podido trasladarte al mundo del cante jondo. Si me parece verte taconeando sobre las tablas. :)

Carlos dijo...

Gracias María, por tu bello y sentido comentario.

Un beso grande.

Carlos dijo...

has besado otros labios...

https://www.youtube.com/watch?v=lSA3Ki8cN4o

Tita dijo...

Tengo que repetirte mi copmentario anterior,maravillada de estas Lolas tan españolas que me llegan al alma fantasticos las dos.

Gracias poeta una delicia leerte siempre.

Besos

Carlos dijo...

Gracias Ana, por ahí han quedado algunos versos muy viejos, que creo no leíste antes. El resto, cada publicación que vuelvo a subir, es una versión nueva, con ánimo de mejorar el vuelo lírico del poema.

Un beso.