martes, 25 de octubre de 2016

Mitad

Mariposa de pubis inocente,
afilado cincel que me traspasa, 
mural de tabla rasa  
donde tallo tu amor adolescente.  
Aleteo de pájara batiente,
edén de nidocasa,  
besofuente febril de bocabrasa,  
bocabrasa coral de besofuente.
Alborozo de dicha contenida,
erial de roja herida  
con que llegas a mí para curarte.
Confín universal del infinito,
morada, pulso, grito.
Acaso la mitad de mi otra parte. ©

Del libro Llevarás en la piel.

29 comentarios:

Carlos dijo...

Nidocasa;
besofuente;
bocabrasa.

tita dijo...

Sensual y genial.

Amor adolescente siempre vivido de una manera intensa,con emoción y fuerza.
Boca brasa,beso fuente.

Me encanto Carlos,mucha sutileza para
expresar cosas tas bellas.

Un beso

tita dijo...

Por favor,se puede pedir un poema para una escuchante jaja ?
FRAJILIDAD,solamente si es posible,
me encantaria escucharlo.
Otro beso

Carlos dijo...

Hola Ana, ahí he cambiado el adjetivo adolescente, porque en realidad no me refería puntualmente al amor de la adolescencia, sino a un amor nuevo, joven, vital, y como el término podría prestarse a interpretaciones incorrectas, he decidido cambiarlo.

Qué bueno que te gustó.

Hoy supongo que saldré al aire en el programa de Ana, y tenía pensado recitar alguno de los últimos sonetos bajados en el Blog, así que ahí estará el tuyo.

Un beso.

Sandra Montelpare dijo...

De vuelta por aquí. Qué potencia tiene este soneto!! Fijate el campo semántico: afiebrado incandescente febril prepotente bocabrasa, alborozo herida gemido, grito. Arrasador.
La yapita viene de la mano de esos sustantivos compuestos.
Chapeau, Carlos!

tita dijo...


Gracias Carlos,tus cuatro sonetos fantasticos,con tu voz y esa entonacion maravillosa que le haces consigues hacerlos mas grandes aun,
un placer escucharte.

Mil gracias por GRAGILIDAD,realmente me emociona.
Un beso grande.

Carlos dijo...

Niña Sandra, como siempre haciendo un análisis intensivo de mis sonetos, descubriendo cosas que inclusive yo no he percibido. :) (como verás puse un solo emoticón)

Me gustan los ojos con que vienes a leer.

Besotarde.

Carlos dijo...

Qué bueno Ana, a mí a veces no me gusta escucharme, :) pero si te gustaron a ti, valió la pena y por cierto Fragilidad lo recité para tí.

Un beso.

guillermo elt dijo...

Acaso no mitad, sino parte entera de tu otra parte para "comértela entera"

Bello.

Un Abrazo Grande.

tita dijo...

Hola,buenos dias,seguro que tu estás durmiendo a estas horas,pero te voy a despertar con mis buenos dias y un frio que ni te imaginas,seguro que vosotros teneis un calorcito rico de él que a mi me gusta.

Que sí que te escuché que me dedicaste el soneto, muchas gracias.

La imagen es genial,que no te lo dije
Ala desperezate y a trabajar,que tengas buen dia.
Besos

Carlos dijo...

Gyy, Guille me hiciste un lío, además yo nunca fui bueno con el asunto de las fracciones. :)

Otro abrazo para tí.

Carlos dijo...

Ana, frío??, por aquí esta más que agradable, pero la semana pasada fur de terror y llegamos a tocar los 37 grados, eso, para nuestra primavera es una barbaridad, no quiero ni imaginarme como será entonces en verano :(

Tú me lo pediste y yo cumplí. :)

Sí, la imagen es muy bella.

Un beso grande.

Carlos dijo...

Tiempolibrem es bueno saber que todavía estás en Blogger.

Quejosa, es malo saber lo mismo.

Carlos dijo...

Argón es bueno verte.

Carlos dijo...

Ahí dejé el audio del último pograma de Calidoscopio.

tita dijo...

Gracias,es lindo volver a escucharlo.
Un beso

Carlos dijo...

Por nada, Ana. Gracias a vos.

Francisca Quintana Vega dijo...

De nuevo un poema con su inconfundible sello personal. Sabe tratar un tema tan delicado como el erotismo sin que los versos pierdan una pizca de elegancia. Está muy bien. Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Francisca, me alegra mucho que pueda detectar ya en mis poemas, eso que ud. dice acerca de un "sello personal", porque es cierto que intento conseguirlo.

Y el desafío es precisamente abordar el erotismo tratando de mantener cierta elegancia estética en el vuelo de las palabras.

Un saludo afectuoso.

Carlos dijo...

hijadeljaguar gracias por pasar.

Malena dijo...

¿No te gusta escucharte? A mi me gusta mucho. Terminás de imprimirle tu sello al poema.

Me quedo con este fragmento: vienes a mi para curarte.
Esta cosa de ser mitad implica ser herido y remedio.

Y me encantó Tú.

Sandra Montelpare dijo...

Buen día, Carlos! Paso a saludar porque aparecía una actualización. En realidad, encontré subido el audio de los sonetos. Siempre se descubren lecturas nuevas en la poesía cuando se la escucha en la voz de su autor.
Además viene muy bien arrancar el día con sonetos aunque debo confesar que arranqué un poco antes con Nueva refutación del tiempo en Nuevas Inquisiciones.
Saludos van porque veo que la próxima entrada viene de la mano de una canción que cantan Garré y Lebón!

ŜhЄrezάđξ dijo...

Ayyys, y el suspiro, el suspiro que acompaña cuando te leo.

Besos

Carlos dijo...

Mariela, si, a veces no me gusta escucharme, otras reconozco que me sirve para terminar de pulir un soneto. Me alegra que ti te guste.

Cómo es eso de que "me encantas tú" ??. :) :) :)

Carlos dijo...

Hola Sandra, ud. sabe, siempre cabe el arrepentimiento blogero. :) (sigo poniendo un solo emoticón) si eso no es cariño, el cariño donde está. :)

Qué bueno que me escuchaste, yo creo que todo lo que sirva para acortar distancias en el mundo virtual es bueno.

Veo que te castigas con literatura de la densa.

Jaula de neón, de Silvina, increíble canción.

Beso.

Carlos dijo...

Shere, ayyyyy ese suspiro tuyo.

Un besote.

Carlos dijo...

Gracias Galisán por pasar.

Rembrandt dijo...

“…con que llegas a mí para curarte…..”

Habrá mayor dicha que enamorarse o volver a hacerlo? Quizás de las dos opciones y pensándolo bien me quedo con la segunda, es creer otra vez, es encontrase con quien nos completa. No hablo de tiempo sino de sentimientos. De sentirnos plenos nuevamente, qué Felicidad!!!

Precioso soneto estimadisimo Poeta.

REM

Carlos dijo...

Encontrar la otra mitad de uno, es un sentimiento complejo, porque por un lado nos completa y por el otro nos llena de miedo.

Sólo el amor nos redime.