miércoles, 17 de mayo de 2017

Don Mario

A modo de inventario
amenguará la luna del desvelo
y un niño de ancho duelo
dirá su parlamento funerario.
En ayuno de sed involuntario
se secarán la rosa y el ciruelo
y un pájaro de hielo
redactará la miel de un obituario.
No servirá ningún abecedario,
ni homilía de llanto ni pañuelo,
ni tinta de exorcismo literario,
ni salmo de consuelo.
Lo escoltarán los ángeles en vuelo
y partirá Don Mario.

(Para escribir sonetos en el cielo) ©

Del libro Oceanario.