domingo, 17 de julio de 2016

Fragilidades

"La nostalgia es el deseo de no se sabe que" A de Saint Exupery.

Nada más frágil que este amor-gacela
que huye del zarpazo imprevisible
y vasto de la fiera
que en acecho de sangre lo persigue.
Lo mismo que un jazmín sobre la arena
con leve inclinación de tallo triste
que lucha contra el viento que le enreda
la red de las raíces.
Más liviano que el aire que lo lleva
y lo ciñe severo de las crines
con rabia traicionera,
sin un beso de alivio que lo libre
de la nostalgia ciega
y del terco designio de morirse.

Del libro de poemas Oceanario.
Foto: Katerina Plotnikova.

16 comentarios:

Carlos dijo...

"En Juby críe gacelas. Todos allí criábamos gacelas. las encerrábamos en un espacio cerrado, al aire libre, porque las gacelas necesitan el agua corriente de los vientos y no existe nada que sea más frágil que ellas. Capturadas jóvenes, viven y comen en la mano. Se dejan acariciar y hunden su hocico húmedo en el hueco de la palma de la mano. Se las cree domesticadas. Se cree que están a salvo del pesar desconocido que consume en silencio a las gacela y les depara la más dulce de las muertes... Pero llega el día en que se las encuentra empujando con sus cuernecitos contra el cerco, en dirección al desierto...Están magnetizadas. No saben que huyen; vienen a beber la leche que les traen, se dejan acariciar, hunden más tiernamente aún el hocico en la palma. Pero, ni bien se las deja, permanecen allí sin intentar siquiera luchar contra la barrera, sino simplemente presionando contra ella, la nuca baja, con sus cuernecitos hasta morir. ¿Será la época de los amores, o la mera necesidad de galopar hasta perder el aliento? Lo ignoran. Cuando las capturaron, sus ojos aún no se habían abierto. Nada conocen de la libertad de las arenas o del olor del macho. Lo que buscan es la extensión que las consumará. Quieren ser gacelas y bailar su danza. Quieren conocer la fuga rectilínea a ciento treinta kilómetros por hora, cortada de bruscos saltos, como si, de un lado al otro, escapasen llamaradas de la arena ¡Poco importan los chacales, si la verdad de las gacelas es saborear el miedo que las obliga a superarse, y logra de ellas las mejores acrobacias! ¡Qué importa el león, si la verdad de las gacelas es ser destrozadas a zarpazos bajo el sol! Ustedes las miran y piensan: tienen nostalgia... La nostalgia es el deseo de no se sabe qué. El objeto del deseo existe, pero no hay palabras para expresarlo"

Antoine de Saint- Exupery

Carlos dijo...

Adiós, le dijo,
y cerró bajo llave
cada recuerdo.

Sandra Montelpare dijo...

Buenas tardes, Carlos.

Perdón pero me desarmé en el primer verso, tan logrado ese concepto y uy ya después me costó remontar el soneto y no puede leerlo en voz alta.
El silencio que hice despúes de ese primer verso, voy a usar una analogía nerudiana "es el silencio más pesado del mundo,un silencio de mahometanos meditando en el desierto", algo así dice Neruda (cito medio de oído).
Después, sin resto, leer la analogía del jazmín en el segundo cuarteto que incluye una metáfora y una aliteración, todo concentrado. Difícil construcción la del segundo cuarteto, el mejor desde el punto de vista de la construcción.
Me parecen muy intensos los ds cuartetos.
Los tercetos tienen su campo semántico propio: me parece que en ellos lo más virtuoso es la adjetivación casi sinestésica: rubio ademán, nostalgia ciega, terco designio.
Te soy sincera. De los últimos que has subido, muy muy elaborado y me encanta realmente, por las figuras y la temática.
clap clap clap. Este me lo llevo enterito `porque me dejó cruzada de brazos con la espalda pegada a la silla. Admirada, eh.
Chapeau, monsieur.
San Montelpare

Sandra Montelpare dijo...

Off topic porque me olvidé: ¿los dos haikus son también de tu autoría? Bellísimos.

Carlos dijo...

Hola San, hablar de la muerte del amor, tiene un punto que te juega a favor y se lo hace desde el hecho irreversible de que no ha de ser nunca más. Al menos "ese amor", seguramente vendrán luego otros, por eso el primer haiku es casi una puerta de entrada a la sala de sepelios, porque hay adioses que son definitivos. Aclarado esto, no sabés cuanto valoro tu comentario, porque por un lado lo hacés desde un costado literario (casi entomológico, como te deje alguna vez), pero luego es tu corazón el que habla y me gusta lo que tu corazón dice.

A mí también me gusta mucho este soneto y me gusta el texto de S Exupery.

Es un soneto triste, pero como bien lo ha dicho el troesma catalán, "nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio..."

Beso de gacela enamorada.

Carlos dijo...

Recién llego de la Academia, pasa que ahora por cierto, uno tiene más responsabilidades y hay muchas cosas por hacer.

Si, ambos haikus me pertenecen, también los que descargué sobre el margen derecho, fíjate si te gustan.

Un haiku-beso
tiene siete latidos
y un desenlace.

tita dijo...

De regreso.

Genial soneto,estás siempre en superación constante,a veces la tristeza tambien es bella segun tú la cuentas,me encantan estos sonetos tuyos que tienen tanta fuerza y que al leerlos en alto emocionan,una maravilla.

Decir adios y en la misma palebra irse del todo,cuanto dice en tan pocas palabras.

Ya te supongo mucho mas atareado ahora con la academia,cuidate.

Un beso grande amigo.

Carlos dijo...

Hola Ana, bienvenida de regreso a Salamanca, espero que hayas disfrutado mucho del viaje.

Son todos sonetos anteriores, Ana, de mis viejos libros, por ahora voy juntando material para los tiempos venideros, podría editar tres libros de sonetos lunfas, que es lo que ahora me tiene más atareado y un cuarto libro de poesías líricas. (el tema son los costos :)

En eso andamos, corrigiendo permanentemente.

Qué bueno que te sigas emocionando, a veces hay que irse del todo.

(esta tarde voy a la Academia, así que no voy a estar para el programa de Ana)

Un beso grandote.

tita dijo...

Carlos creo que nadie desaparece del todo de la vida de uno,si ha sabido imprimir buenas huellas en el recuerdo,eso es importante.
Un besote.

Carlos dijo...

Por cierto Ana, la salvedad que haces respecto al recuerdo que ha dejado, es lo que marca la diferencia.

Un beso.

Carlos dijo...

Decir "Adiós"
y en la misma palabra
irse del todo. (Ch)

Carlos dijo...

Por estos días, con motivo de la proximidad de la fecha de su nacimiento (29 de junio) y de su trágica desaparición (31 de julio), se están llevando a cabo diversos actor recordando su paso por la Argentina; uno que me parece muy piola es visitar el departamento en el que vivió durante los dos años que residió en Buenos Aires, ubicado dentro de la Galería Güemes.

ANUSKA dijo...

Un soneto realmente bello,siempre me encanto.

Casi un año que lo dejaste ,en septiembre cuando yo regresaba.

Carlos no se que paso con el programa de Ana ,no lo pille mas,cuentam.

Un beso grandote.

Carlos dijo...

Gracias Ana, un año ya, la verdad es que no retengo las fechas, esta vez tocó reponerlo cuando te has ido de vacaciones, tocó de vuelta antes y ahora toca de ida. :)

Yo también estoy alejado del programa de Ana y la veo poco en Face.

Un beso.

Rembrandt dijo...

“….sin un beso de alivio que lo libre
de la nostalgia ciega
y del terco designio de morirse…”

Al amor autentico lo sobrevive la nostalgia, a los otros simplemente el olvido.

Bellísimo soneto para guardar en mi cajita de cristales de colores.

El texto de Saint-Exupery es precioso.

Lo beso estimadísimo Poeta, un disfrute visitarlo (siempre)
REM


No es culminación lo que lamento.
Su culminar no causa la partida,
la causará, tal vez, su acabamiento.

M.A.

Carlos dijo...

Me alegra que me guardes en tu cajita de cristales de colores (siempre).