viernes, 13 de septiembre de 2013

Nereida






















Georgia Kapetanaki

Por incierta razón que nadie sabe,
ni la luna presiente,
el trazo del dolor más inocente
te cierra el corazón con doble llave,
en estuarios de hiel quemas la nave
y saltas decidida desde el puente,
igual que una sirena en la corriente
de un turbio cenagal espeso y grave;
nereida en el extremo de la ola,
ondina mustia y sola,
te vuelves torrencial en la tormenta
de llorar por alguna tontería,
y no es tuya ni mía
esta historia de amor amarillenta.

Del libro Oceanario.

15 comentarios:

Carlos dijo...

y no es tuya ni mía esta historia de amor amarillenta...

tita dijo...

No es tuya ni mía,solo es un poco triste como a veces la misma vida.

Muy a tener en cuenta este soneto,de los que llegan de verdad y siempre con tu sello,brillante Carlos.

Te cierra el corazon con doble llave.

Feliz domingo ,tu que estas casi en el comienzo.

Un beso.

Carlos dijo...

Ana, como dice el Nano, nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio, y por cierto hay historias que se acaban, inclusive la de aquellos amores que parecen eternos. C'est la vie.

Me alegr que el soneto (aunque triste) te haya gustado)

Hoy paso por lo de Ana.

Un beso dominguero tristón y frío.

tita dijo...

Alli te escucho

Aqui aun queda un poquito de buen tiempo,aun en el Mediterraneo es bueno para la playa,aqui ya mas frio.

Te sigo mas tarde ,un beso.

Carlos dijo...

Bueno, nos escuchamos esta tarde entonces. :)

Un beso.

tita dijo...

Gracias amigo,tu siempre tan amable y especial.

Genial todo,pero PALABRAS VIEJAS una autentica delicia,un lujo
siempre me gusta escuchar tus sonetos en tu voz,por que tu sabes poner el énfasis en cada palabra y en cada punto.

Un verdadero placer escucharte

Un beso enorme

Francisca Quintana Vega dijo...

Alguien me ha dicho que en situaciones como la que atravieso, la poesía es un consuelo...escribirla y leerla. Estoy de acuerdo, siempre que sea POESÍA...así, con mayúsculas, como esta.
El último verso, con ese adjetivo final...es maravilloso.
Estos días quisiera escribir mucho, pero no tengo la facilidad que quisiera para plasmar todo el cúmulo de sentimientos que me ha traído la muerte de mi madre. A ver si puedes poner ese tan hermoso que le hiciste al tuyo. Mi cordial saludo.

Carlos dijo...

Hola Ana, que bueno que pudiste escucharlo, salió bueno, muy fluido, muy natural. Además la tarde se prestaba al recitado de ciertos poemas, porque estaba lluviosa y tristona.

Un beso grande.

Carlos dijo...

Hola Fran, es cierto, frente a ciertos cuadros de tristeza escribir suele ser terapeútico, pero también es cierto que muchas veces estos sentimientos de pena necesitan de un tiempo de maceración. Creo que frente a al pérdida de un ser querido lo más sano es sostenerse en los bellos recuerdos vividos juntos.

Te mando por correo el soneto que le escribí a mi padre.

Un beso grande.

Rembrandt dijo...

Tu poema es hermoso anda en el aire y llega hasta lo profundo del alma, como bien decís estos días lluviosos y fríos, parecieran el marco adecuado para ciertos sentimientos. Bonjour tristesse.
Te abrazo
REM

Carlos dijo...

Muchas gracias Rem, la palabra hermoso para describir un poema es un muy bello adjetivo.

Y el día, que sigue tan feo y tan triste como ayer, le da al soneto un delicado matiz de melancolía. El invierno ha decidido persistir hasta el último día.

Te beso.

Carlos dijo...

Ana, Fran, Rem, ahí les dejo el audio del programa de ayer.

Besos triples.

Carlos dijo...

Será que no me ve, otra decepción

Sandra Montelpare dijo...

Qué bueno este soneto. Qué bueno. Un lujo entrar a leer cada tanto a blogger y seguir encontrando esta calidad literaria.
Saludos van, Carlos.

Carlos dijo...

Gracias Sandra por las palabras elogiosas, uno trata.

Saludos.