sábado, 11 de marzo de 2017

Lluvia

 Todo dolor sucederá en la lluvia

Llueve desde el pulso final de la tarde
con esa tristeza de antigua nostalgia
que teje la lluvia contra los cristales
con hilos de agua.
Llueve, llueve y llueve, herida de sangre
y rubia de estío la luna de guardia
se pinta los labios de colores suaves
y de harina blanca.
Llueve sin tu boca, desnudo paisaje
donde todo es humo, barro y hojarasca
de oscuras señales.
Nocturno silencio que ronda la casa
y este amor de nadie
en el desaliento de cuatro palabras.

Del libro De diluvios y andenes.