lunes, 9 de enero de 2017

Ofrenda

Ya cansado de ver el mismo cielo   
(ese espacio fingido de la nada),
con fuerza inusitada
Dios arroja su vara contra el suelo.
Tenaz en su desvelo,
en la cumbre de aquella magrugada
brotó del manatial de su mirada
un retoño gemelo.
El novato animal frente al abismo  
del tiempo y su constante,  
avanza, retrocede, trastabilla;   
se para ante el espejo de si mismo,
bendice ser Adán y en ese instante  
se arranca por amor una costilla. ©

Del libro Oceanario.
Imagen: Vitaly Vasily.

19 comentarios:

Carlos dijo...

Se arranca por amor, una costilla...

tita dijo...

Impetuoso tu Adan,por amor se arranca una costilla,bella ofrenda y bella la imagen de esas dos manos que apenas se alcanzan.
No me contáste si sigues escribiendo,seguro que ya tienes un monton de poemas para tu cuarto libro.
No es un espejismo tu poema es una belleza.
Un beso.

Carlos dijo...

Hola Ana, siempre al pie de mis palabras. :)

En este caso contando acaso como debe haber sido aquello de la creación y de la soledad, primero de Dios y luego de Adán, buscando ambos una conpanía. )aunque luego Marechal dijera aquello que con el número dos nace la pena.

Un beso.

Carlos dijo...

Me preguntas si sigo escribiendo, se podría decir que esribir, escribo todos los días, y otros días los uso para corregir todo lo que escribo. :)

Ya tengo casi cerrado lo que podría ser el cuarto libro, que va a ser específicamente tanguero, con mucho verdo lunfardo y además tengo bastante material para otro libro más intimista.

Pero todo será para mucho más adelante.

Un besote. (y gracias por siempre estar)

tita dijo...

Que bueno,ya sabia yo que tu sin escribir seguro que no concibes la vida,que lindo sera ese libro tanguero,aqui seguiremos para verlo
espero.
Nada de gracias ,yo si estoy aqui ,es por que disfruto leyendo tus poemas,sabes la admiración que siento por lo que haces y sabes por que ya te lo he dicho,que si no me gustara lo que veo puedes estar seguro que no estaria,soy fiel lectora tuya por siempre.
Un besito

Carlos dijo...

Ya sé que vienes porque te gusta y te sientes cómoda en mi casa, pero igual, nobleza obliga, hay que saber agradecer las muestras de afecto y fidelidad.

(hay quienes leen en las sombras y nunca dicen nada, como si fueran polizontes)

Tu viajas en camarote de primera. :)

Malena dijo...

Ofrendas de amor.Qué maravilla, aunque duelan.
También Eva carga feliz con el peso de esa costilla que le sobra.

Carlos dijo...

Mariela, por definición, toda maravilla (para ser maravilla) tiene que tener un costado de sufrimiento. Eva ya lo sabía.

Mar dijo...

Despues vendría Eva y pasaría del desamor a la perdición... :D

Bss.

Carlos dijo...

Pensar que toda la culpa la tuvo una manzana. :)

tita dijo...

No se si has estado,no podia conectarme,estaba todo mudo y cuando al fin pude, estaban recitando poemas de Jose Gerardo Vargas Vega,y pienso que ya es tarde para ti,que siempre estas antes,ya me cuentas.
Buenas noches.Un beso

tita dijo...

Por fin te escuche,entraste mas tarde pero esperaba.
Fantastico,como siempre ese cuarto poema,LA MAS TRISTE DE TODAS LAS MUJERES,genial.
Un beso

Carlos dijo...

Ana, el mundo será de los pacientes :) gracias por quedarte hasta tan tarde para escucharme.

Te gustó el último poema?? pertenece a Oceanario y por ahí lo pongo en el Blog.

Un beso radiofónico. :)

Diana H. dijo...

Claro que paso a leerte.
Y con éste me sentí una espectadora en vivo de mi propio origen.
Bello, como todo lo que escribís.
Un beso,

Carlos dijo...

Ya sé Diana y por cierto me alegra.

Yo me refería a que habías dejado de comentar y lo lamenté mucho.

Todas las mujeres tienen el corazón de Eva y la costilla de Adán.

Un beso.

van dijo...

Que lindo Adán, fuimos hechas con y por amor.

Otro besito!

Carlos dijo...

Así se cuenta. Será así?? (yo quiero que me devuelvan la costilla. :)

Un beso.

Rembrandt dijo...

“… se para ante el espejo de sí mismo,
bendice ser Adán y en ese instante
se arranca por amor una costilla.”

Además de la ternura que me produce este poema,
-Adán arrancándose por amor una costilla, -

otros, descendientes y en detrimento de áquel,
“se paran ante el espejo de sí mismo.”

Una de cal y otra de arena, como la vida misma, no?

REM

Carlos dijo...

Hay Adanes y adanes, con minúscula, también hay Evas y evas y un Dios que después de la creación descansó demasiado pronto.

Y este es el mundo que supimos conseguir.