domingo, 8 de enero de 2017

Fatalismo

Al pie del árbol
Dios dejó una manzana.
Arteramente.

Eva ronda el manzano          

y duda entre la culpa y el castigo,
redondo como el hueco de su ombligo
el fruto está al alcance de su mano.
No hay nada más cercano
y Adán es un apático testigo.
—Atrévete a probar, muerde conmigo,
la vida es un peligro cotidiano.
Dios presencia la escena
porfiado en el trajín de la faena
de armar un universo de la nada.
Fatalismo de ayuno penitente,
Eva carga en la frente
el sino de la roja dentellada.

Del libro Oceanario.

21 comentarios:

Carlos dijo...

"Muerde conmigo"

tita dijo...

Linda y sugerente la foto.

Las dudas de Eva con el arbol del bien y del mal y el fruto prohibido a su alcance, una constante en la vida siempre.
Y cada uno con el riesgo de probar nos vamos forjando nuestro universo y nuestro destino,con alguna dentellada en el camino.
Un lujo.
Al pie del arbol.....

Un beso grande.

Carlos dijo...

Hola Anita, podría escribir un libro con los poemas que he escrito acerca de Eva, imaginándola en mil situaciones diferentes. O abrir un Blog nuevo, reconozco que es un tema muy rico poéticamente.

Probar o no probar, ese es el mordiscón. :)

Besote.

tita dijo...

Si las Evas dan para mucho, conozco tus Evas,todas bellas,
intenta algo con ellas seria bonito.
Buenas noches ,un beso

Carlos dijo...

Supongo que podría armar un libro temático. Para blog con este es suficiente y el día menos pensado, chas, la nada. :)

Buenas noches también para tí.

Malena dijo...

Me encanta Eva como personaje. Eva atrevida, Eva sugerente, Eva tentación. Por ella, Adán debió irse al exilio, pero sin ella no había paraíso.

Pobre Adán, terrible decisión la que tenía que tomar.

Carlos dijo...

Mariela, de alguna manera Eva resume a todas la mujeres. En ella renace la mujer audaz y la mujer cautelosa, la pasional y la tierna, todas hablan con su voz.

Pobre Adán, no solamente la decisión, también la costilla.

Francisca Quintana Vega dijo...

Hace muchos años, cuando me enteré de aquello de que descendemos del mono...como se dice vulgarmente...me llevé una decepción jaja.
Le puse a mi hija ese nombre porque siempre me gustó; a pesar de los pesares, para mí sigue significando algo especial ese nombre.
El poema es muy bueno, iba a decir que me quedo con el primer cuarteto pero igualmente me gusta el segundo, se lee sólo por la musicalidad tan buena que tiene. Es bueno, en general.
La vida...es un peligro cotidiano, es verdad (dentro de lo hermosa que es). Mi cordial saludo.

María Bote dijo...

Tienes razón, amigo Carlos: Eva
reume a todas las mujeres.

El poema, como siempre, Magnífico.

Mi felicitación y abrazo para ti, admirado poeta.

María

Carlos dijo...

Francisca convengamos, viendo la evolución de la raza humana, que el ofendido porque descendemos de él, es el mono. :) Sé que algunos primates, en la intimidad, niegan dicho parentesco.

Eva es un bellísimo nombre y llevarlo supongo debe tener sus bemoles.

Mi soneto agradecido por sus partes reclamadas y si, la vida no es sencilla, pero es lo que tenemos.

Un cariño.

Carlos dijo...

Buen día María, recién le contestana a Francisca y veo que tu has irrumpido. :)

Eva son todas y nosotros los apáticos adanes. :)

Un beso grande. (me alegro por la lectura de Haití de ayer, besos a Tony)

Sandra Montelpare dijo...

Buen día, Carlos
El adverbio del haiku es una cosa de locos! Me encanta el adjetivo artero, eso es lo que pasa. Son metejones que me agarro con algunas palabras.
En el soneto, Dios está ocupado "en otra cosa" o se hace el distraído para que Eva muerda. La última imagen está para un cuadrito, qué decir. Off topic (o no tanto), me hizo acordar a esa canción de los redondos: le prohibieron la manzana, sólo entonces la mordió.
Saludos van

Carlos dijo...

Muy buenos días Sandra (Del Potro acaba de vencer a Federer y clasificó para las semis del torneo de Maestros).

Creo que ya es hora de que Dios se haga cargo de algunos desatinos.

Eva, fatalmente, nació condenada, lo prohibido es siempre un anzuelo inevitable.

Besos no arteros por cierto.

Carlos dijo...

Ud. que sabe, en este caso, el haiku puede ser catalogado como micro-relato??

Sandra Montelpare dijo...

Buenas tardes, Carlos
Leo generalmente tu respuesta en la siguiente actualización que esta vez casi llegó encimada con esta entrada. Me perdí a Delpo atendiendo a Rogelio y ya lo fue Nole, ay!

Y no digas 'usted que sabe' porque no sé nada pero, si me permitís, me parece que el hiperbreve, el nanorrelato tiene en común con el haiku el trabajar con la imagen. Creo que alguna vez lo comenté en ficcionario... Paradoja o no, el momento de escribir para mí es un hachazo, un flash, un destello,ahí es cuando atrapo la imagen. Después, mucho después, llegan las palabras.La voy amasando en el cerebro antes de largarla. Calculo que en la factura de un haiku ocurre eso pero la métrica que le da cadencia, ritmo hace que debas elaborarlo muchísimo, es una pieza de relojería suiza. Algunas veces es una imagen potente; otras tienen el sigilo de la palabra medida, densos y concentrados. Uff me pasé de largo. Es que me apasiona hablar de literatura. Me copo mal .Ahí me voy a la entrada de hoy.

Carlos dijo...

Buenas tardes Sandra, (llegas justo detrás de unos comentarios míos poco amistosos, dedicadoa a un par de mosquitos molestos)

Estaba recitando algunos sonetos para el programa de Ana, cuando te ví llegar. (te ví, cortabas margaritas del jardín) :)

El chauchón de delpo hoy perdió un apartido increíble que tenía prácticamente ganado. Grrrrrrrrr. (onomatopeya de "noesitís delpo, noesitís)

Permítame decirle, Licenciada que coincido en varias cosas, en aquello de que primero es el destelo, el fogonazo y luego la conversión en palabras y concido también en lo que dices acerca del haiku y su complejidad. Yo la verdad no soy experto en ellos, pero cada tanto me gusta intentar bosquejar alguno.

Un beso.

guillermo elt dijo...

Nada, amigo Carlos, qué dulce momento aquel de la manzana mordida... Yo creo que fue entonces cuando Adán se dejó de tonterías y se dio cuenta de lo buena y rica questaba... jeje... Eva.

Otro Abrazo Grande.

Carlos dijo...

Guille,ud. sabe, en cuestiones amoroso-culinarias, cualquier mordiscón es siempre bienvenido. :)

Eva estaba para comérsela a besos.

Un abrazón.

Carlos dijo...

A Eva le gustaba estar morena... (Sabina)

https://www.youtube.com/watch?v=b0yzoF1X6aU

Rembrandt dijo...

“…Fatalismo de ayuno penitente,
Eva carga en la frente
el sino de la roja dentellada.”

Pobre Eva pasó a ser la mala de la película, quizás si Adán no hubiera sido tan apático no habría tenido necesidad del fruto prohibido.


REM

Carlos dijo...

Digamos en defensa de Adán, que la cesión de la costilla lo había dejado muy vulnerable y no estaba para andar trepándose a los árboles.

Otro cantar hubiese sido el paraíso si Adán se hubiera llamado Carlos.