domingo, 29 de enero de 2017

Confianza ciega

Eva guarda un secreto 
que no sabe ni Dios y se comenta
que el peso del amor que la atormenta 
tiene un nombre de lágrimas concreto.
En andas de eludir divino reto 
simula ser la esposa más atenta,
a cuenta 
de cumplir con el libreto  
del próximo sermón de la montaña
y trágica de culpa se enmaraña,
de amores dividida.
El cándido de Adán, que nunca duda,
a besos la desnuda, 
creyendo ser el hombre de su vida. ©

Del libro De diluvios y andenes.

25 comentarios:

Carlos dijo...

No hay dos sin tres. (por ahora la última serie de estas Evas)

Pobre Adán, uno no sabe si le quitaron la costilla o la neurona de darse cuenta.

Carlos dijo...

creyendo ser el hombre de su vida...

Sandra Montelpare dijo...

Buenas tardes, Carlos.
Un soneto con contrapunto de personajes que decanta en esas comas en el ritmo "que nunca duda". Igual en el tono general tiene un ritmo pausado, o así me ha parecido al leerlo en voz alta, tal vez.
En el campo semántico también hay contrapunto de lo religioso y lo profano. En el primero: Dios, sermón. En el segundo, hambrienta enmaraña, loba.
Impecable.

Off topic 1: no hay peor ciego que el que no quiere ver, eso incluye a todos los gorrNo, mejor no lo digo.

Off topic 2: igual le pone toda la actitud porque la desnuda a besos. Subilo al 41 que yo lo consuelo jaaa

Beso

María Bote dijo...

jajaja, Carlos, seguro que, además de la costilla, le quitaron, aunque sólo fuera un cuarto, de neurona. Como siempre, una belleza y un lujo leerte.

Feliz tarde de sábado. María

San dijo...

!Cándido el Adán!.
Buen fin de semana.
Un beso.

Carlos dijo...

Hola Sandra, Adán sostiene en alto su amor (metafóricamente hablando) porque evidentemente no sabe que hay un tercero en cuestión. Si supiera de la traición, supongo que sería el primero en pedirle a Dios que eche a Eva del Paraíso, muerda o no muerda la manzana.

Fuera de eso te cuento que Adán no toma colectivos porque no sabe donde guardar la Sube.

(decía don Marín Fierro, es zonso el cristiano macho cuando el amor lo domina)

41 besos.

tita dijo...

Otra de tus tantas Evas y bellisima como todas.
Esta ademas simula ser la esposa mas atenta,que inteligente,pero no tan candidos los Adanes querido Carlos,solo a veces.
Un besito de sabado,disfruta el fin de semana.

Carlos dijo...

María, convengamos que siendo Adán el primer hombre, el pobre era pura inocencia. Eva en estas cosas era más mundana. :)

Un beso.

Carlos dijo...

Gracias San, buena semana para tí.

Un beso.

Carlos dijo...

Hola Ana, te intercalaste entre mis respuestas. :)

Como bien se dice, cada pareja es un mundo, además Adán y Eva, de alguna manera estaban escribiendo la historia del resto de todas las parejas que vendrían después.

Seguramente la culpa la tuvo la manzana. :)

Un beso adánico.

Carlos dijo...

Hola Ana, te intercalaste entre mis respuestas. :)

Como bien se dice, cada pareja es un mundo, además Adán y Eva, de alguna manera estaban escribiendo la historia del resto de todas las parejas que vendrían después.

Seguramente la culpa la tuvo la manzana. :)

Un beso adánico.

Carlos dijo...

Dejo un extracto de la entrevista virtual que me realizó desde España, Eduardo Aldiser, para su programa Argentina al mundo y que se emite en Buenos Aires por la radio AM 610, a cargo del conductor Juan Imperial.

(el audio no es el mejor, pero bueno, ahí queda.

Malena dijo...

La ventaja de ser el primer y único era, precisamente, la falta de oportunidad de Eva para engañarlo.

Bueno, al menos de engañarlo con otro hombre.

Antonia Cerrato dijo...

Vaya, Carlos, no sale bien parada esta mujer, culpa tendrá ese Adán de su desliz. El soneto, impecable, utilizando la moralina del mismo.
Enhorabuena, amigo. Un saludo muy cordial

Carlos dijo...

Mariela, se sabe que eran los únicos mortales, pero el paraíso estaba lleno de ángeles.

Carlos dijo...

Tony, que gusto verte por aquí. Lo que pasa es que Adán después de darle la costilla, supuso que Eva le estaría por siempre agradecida, pero parece que la mujer necesitaba algo más que un hueso flotante.

Gracias por elogiar mi soneto.

Un beso.

Malena dijo...

Sabido es que los ángeles no tocan. Pero, claro, eso no la exonera.

Carlos dijo...

Esa es una gran falsía bíblica, empeñada en volver a los ángeles inimputables.

Tita dijo...

Hola por aqui sigo disfrutando con tus Evas,aun no puedo mucho ,el brazo aun esta regular ,segun pueda te digo.

Te supongo al tanto del nuevo trabajo de Sabina,si no lo encuentras ya sabes pide.

Besos

Alma dijo...

...y de mi vida, la historia.

Carlos dijo...

En Eva, metafóricamente se esconden todas las mujeres.

Carlos dijo...

Cuidate Ana, y ojalá que te repongas pronto.

Te agradezco el ofrecimiento pero seguramente el disco también se editará por estos lares.

Un beso grande.

Rembrandt dijo...

“Eva guarda un secreto …”

Realmente me asombra esta Eva, no le era suficiente el pobre Adan? No pienso que él fuera tan ingenuo sino que “jamás lo hubiera imaginado”. Aunque a decir verdad, creo que en realidad fue una fantasía de ambos, la primera en la historia de la sexualidad o debería decir sensualidad?

Excelente estimado C.

REM


Carlos dijo...

Más que una fantasía, la Eva del relato se enamoró perdidamente de un ángel poeta que supo transportarla a lugares que ella nunca había conocido. Un universo de placer y delicia que antes sólo había concebido en sueños.

Cuestiones que el Génesis no ha contado.

Rembrandt dijo...

Historias de amores en el Edén, seguramente.