domingo, 13 de agosto de 2017

En venta

Cada noche, recién llegado a casa, con desgano de estricto cumplimiento, en el viejo perchero del estudio cuelgo todo las penas que me habitan. La pena de los lunes impiadosos, las que traen rumores de penumbra, la que sabe tu nombre y enmudece, la que te nombra tanto. La que toma la forma de tu boca con infantil porfía y me niega los besos prometidos, la que triste del alma numera cada gota de la lluvia.
Debo poner en venta ese perchero. ©

Del libro Llevarás en la piel.

11 comentarios:

Qettah dijo...

me siento como profanando algo sagrado... que hermosura, no lo vendas, a veces es necesaria la pena para saber que estamos vivos.

Dios mio que forma de escribir...que suerte tu musa.

besos...Qettah

Carlos dijo...

Me gusta mucho la idea rectora de este soneto, de culpar al perchero de las penas que me habitan, pero nuna ha terminado de convencerme.

Vieras las veces que lo modifiqué y allí sigue. Eso sí, el perchero no lo he vendido.

Me gusta que hayas reparado en este verso.

Un besote.

Patricia 333 dijo...

Tu culpas al perchero de las penas y yo no se a quien culpar :(

No se que palabras usar, todas las he dicho ya para calificar tus Poemas

Hermoso, muy bonito , precioso Poema

Besos sin culpas

Carlos dijo...

Hola Pato, jeje, que poquitos comentarios tenían mis primeros sonetos. :)

Gracias por venir a leerlos.

Yo sigo sin vender el perchero. :)

Un beso.

Victoria dijo...

Si lo pones en venta, pues me avisas, que siempre he querido un perchero con historia :)

Sé que no ayudaré a aliviar tus manías... pero a mí "En venta" me convence.

Te regalo un beso por cada pena

María, la de las Victorias :)

Carlos dijo...

Victoria, si lo vuelvo a poner en venta, te aviso. (pero viene con penas incluídas) :)

Humm, a mí sigue sin convencerme.

Un beso por cada alegría.

Victoria dijo...

Apenas penas, serán :)

Carlos dijo...

Ojalá, apenas.

Carlos dijo...

Trayendo a la superficie los primeros poemas de Apenas, este es del 30 de noviembre de 2006.

Rembrandt dijo...

“…en el viejo perchero del estudio cuelgo todo las penas que me habitan…”

Me ha conmovido completamente, sentí como una punzada de tristeza.
Hasta los objetos inanimados guardan historias, nadie se salva de los recuerdos por muy dolorosos que sean. Venderlo? No sé, quizás yo lo guardaría en un lugar no tan visible o si le gustan los percheros compre uno nuevo, el otro al desván de los recuerdos.

Me encanta que re-publique sus primeros poemas, le dije, no?

REM

Carlos dijo...

No fue mi intención entristecerte.

El poema en realidad juega con echarle la culpa al pobre del perchero, cuando la realidad pasa por otro lado. No es un tema que se resuelve cambiando los percheros. Así la vida será muy fácil. :)

Me dijiste, si y me alegro que te guste.