sábado, 30 de noviembre de 2013

Haikus rantes de un varón despechado

 




















Diego Manuel

Mina veleta,
de mistonga baqueta,
grela sin brillo,

de pinta escasa,
la chirusa más grasa
del conventillo.

Arrabalera,
percantita cualquiera,
de cualquier choma,

siempre de atorro
en el rante cotorro
de la Paloma.

Vivís de ronga
si hay un ñato que ponga
vento en el bulo...

Dicen que fuiste
la trotera más triste
del cabarulo.

14 comentarios:

Carlos dijo...

siempre de atorro en el rante cotorro de la Paloma...

Carlos dijo...

Ana, retiré Jaque a la dama para hacerle unos retoques.

Carlos dijo...

Mina / grela / percanta: Diversas maneras lunfas de designar a una mujer. (muchas veces, el contexto en el que están insertas tales palabras, denota cierto matiz, que puede ser afectivo o despectivo)

Mistonga: Pobre, de escaso valor.

Baqueta: Dícese de cierto "rodaje", o trajín al que se ha expuesto cierta persona.

Chirusa: Mujer vulgar / de baja estofa.

Conventillo: Modalidad de vivienda, más bien precaria, en las que se hacinaban los integrantes de muchas familias.

Arrabalera: Perteneciente al arrabal. (Arrabal: La parte más marginal del barrio)

Choma: Macho escrito al vesre, hombre.

Atorro: Sueño, dormidera, siesta nocturna.

Cotorro: Cuarto de una vivienda humilde.

Paloma: Personaje de un conocidísimo sainete porteño, escrito por don Alberto Vaccarezza. El famoso conventillo de la Paloma.

De ronga: De prestado, mangando.

ñato: Manera de designar a un hombre.

Vento: Dinero.

Bulo: Habitación humilde de un conventillo.

Trotera: Mujer de cascos ligeros, prosti.

Cabarulo: Boliche, lupanar de baja reputación.

Carlos dijo...

Hablando de bulo o bulín (que es un italianismo jergal que alude a la cama), bien vale citar otra explicación que si bien no es cierta, como dice el Dr. Alposta, miembro de la Academia Porteña del Lunfardo, debiera serlo, más no sea por el matiz romántico que contiene.

Algunos sostienen que bulín proviene de una palabra francesa de igual pronunciación, con la que se designa a los huecos que quedan en las paredes al retirar los andamios. En estos huecos suelen luego las palomas hacer sus nidos.

Carlos dijo...

El conventillo de la Paloma es un sainete festivo en un acto con 3 cuadros escrito por el dramaturgo argentino Alberto Vacarezza (Buenos Aires, 1° de abril de 1886 - Buenos Aires, 6 de agosto de 1959) que fue estrenada el 5 de abril de 1929 en el Teatro Nacional por la compañía Lamarque-Charmiello. A lo largo de los años fue representada por diversos elencos en numerosas oportunidades tanto en teatro como en televisión y en 1936 se realizó una película del mismo nombre basada en la obra y dirigida por Leopoldo Torres Ríos. El sainete fue uno de los mayores éxitos de todos los tiempos del teatro argentino.1 y cuando se estrenó continuó en escena por más de un año y el 29 de mayo de 1930 se cumplieron 1.000 representaciones.

Carlos dijo...

Alberto Vacarezza fue un prolífico autor que escribió más de 200 obras entre letras de tango, zambas, canciones, poemas y piezas teatrales. Los elementos teatrales que utilizaba eran prácticamente invariables: el escenario de sus obras –en el caso, un conventillo- personajes del país y del extranjero en franco contraste de caracteres –especialmente los de italianos y españoles, las colectividades más numerosas del país-, las mujeres claramente encasilladas –las pobres pero honradas y las otras, ganadas para las luces del centro- y una galería de nativos con compadritos, atorrantes, pícaros, guitarristas, etc

Carlos dijo...

Dejo una anécdota que pinta entero a don Alberto:

Una vez tuvo una larga discusión con su amigo José González Castillo (hermano del querido Cátulo), por cuestiones de versificación. Finalmente aquel lo desafió a crear un soneto en el menor tiempo y delante suyo. Don Alberto no se amilanó y en minutos escribió:

Un soneto me manda hacer Castillo
y pa' poder zafar de este brete
en lugar de un soneto haré un sainete
que para mí es trabajo más sencillo.

La escena representa un conventillo,
personajes: un grébano amarrete,
un gallego que en todo se entromete,
una grela, dos taitas y un vivillo.

Se levanta el telón. Una disputa
se entabla entre el yoyega y el goruta
de la que saca el rana pa'l completo.

El guapo despreciao por la garaba
se arremanga pa'l final... viene la biaba...
y se acabó el sainete y el soneto!

Carlos dijo...

Otra aneda contada por su nieto:

Estando ya muy enfermo, lo visita en el hospital un querido amigo que le pregunta como andaba, a lo que Alberto le responde:

"Aquí ando, ensayando pa finado y creo que debuto pronto".

Un grande el querido Vacarezza.

tita dijo...

Me haces trampillas jejeje,ya sabes que los haikus me encantan y gracias
por las explicaciones que siempre nos dejas,me encantan.
Besos,que pases buen domingo.

tita dijo...

Que buenisima esta anécdota,genial.
Un beso

Carlos dijo...

Ana, como te decía, lo bajé al soneto para dejarlo macerar un tiempito, luego veré. Pero te lo cambié por mis haikus reos. :)

Vacarezza, un personaje..

Un beso.

Rembrandt dijo...

"...Dicen que fuiste
la trotera más triste
del cabarulo...."

Si no fuera triste la figura, diría que la forma es sumamente divertida, bueh ud. puede hacer de algo un tanto dramático, una comedia.

Genial la aneda de los últimos días de Vacarezza, un hombre especial , no?

REM

Carlos dijo...

Siempre me pregunto donde andas cuando no andas por aquí. :)

La figura es triste y el poema es ciertamente descarnado; nada peor que un amante despechado.

Vacarezza, un grosso.

Besos rantes.

Carlos dijo...

Importante: Por favor, los que puedan difundan que pueden haberme hacheado la máquina y están dejando comentarios en distintos blogs que no he redactado yo.

Gracias y disculpas.