viernes, 7 de septiembre de 2012

Fire

Niña precoz, de oscura capa roja,
busca salir con lobo solitario,
que frecuente su mismo vecindario
y la cite a las seis y la recoja.
Extraña paradoja,
se exige del carnívoro primario,
que a modo parroquial de rezo diario
la muerda, si morderla se le antoja.
No es preciso que el lobo, agreste y rudo,
se presente desnudo,
luciendo los colmillos de la fiera,
pero es bueno que traiga entre los dientes
un ayuno de noches insurgentes
y una boca litúrgica de hoguera.

Del libro De diluvios y andenes.

22 comentarios:

Carlos dijo...

La muerda, si morderla se le antoja...

Mayte dijo...

Los colmillos del deseo que muerden tus palabras hasta hacerlas desear más y más.

Besos, Carlos!

Carlos dijo...

Mayte, el deseo, ese animal incontenible, con el hambre del lobo y la pasión roja de Caperucita.

Más y más.

Un beso, May.

Carlos dijo...

Veo que algunas ex comentadoras siguen pasando ocultas en las sombras. Algunas ya me aburren, otras, lamentablemente han sido una decepción.

tita dijo...

Hay lobos rudos,que a veces enseñan los cormillos,pero que a la vez tienen un halo de ternura como tu cuento de hoy.
Siempre nos recordara nuestra niñez el cuento de la niña de la capa roja
hoy tú haces de el un bello poema.
Como siempre es un gusto leerte.
Un beso

Carlos dijo...

Ana, yo soy un lobo vegetariano. :) tratando siempre de contar historias.

Un beso grande y un aullido.

Amapola Azzul dijo...

ja, jaja. El cuento del Lobo feroz y Caperucita roja.

Muy bonito.

Pero donde se queda la abuelita.

Es que yo ya no me acuerdo del cuento, te prometo que me lo reeleré.

Creo que el lobo era el que se disfrazaba de abuelita, no?

Pero no me hagas mucho caso, que ni me acuerdo del Cuento.

Lo voy tener que buscar en internet, para aprendremelo, el cuento digo.

Besos, enhorabuena, muy ilustrativo.

Carlos dijo...

Hola Amapola, se dice que en toda historia de amor, tres son multitud, así que por aquí la abuelita viene sobrando.

Dicen que cuando el cazador la encontró a la dama en cuestión, con toda la ropa hecha girones, le preguntó: Que te ha pasado Caperucita?? a lo que ella respondió, "Caperucita, no, Señora de Feroz". :)

Un beso para ti.

Carlos dijo...

Digo yo, para qué pasarán a leer lo que no les gusta, será una cuestión de espirítu masoquista. :(

Sandra Montelpare dijo...

De todos los cuentos tradicionales, el de caperucita me parece el más atorrante. Que quede acá este comentario, si no viene Bruno Bettelheim y me casca!
Volviendo... El mejor adjetivo del soneto: "entre los dientes ayunos insurgentes". Al deseo le queda bien el traje de lobo.
Muy muy bueno. Saludos van, Carlos

Carlos dijo...

Montelpare, pensaba mientras leía su comentario que el deseo es un lobo hambriento. Y metafóricamente es lo que mi soneto intenta contar, bajo la roja caperuza de la dama.

Ayy Bruno, Bruno, todos estos pensadores vieneses son medio raritos, vio??

Besos en ayunas. Grrrrrrrrr.

Patricia 333 dijo...

de oscura capa roja,
busca ligar con lobo solitario,
que frecuente su mismo vecindario
y la cite a las seis y la recoja;

Caperucita me ha dejado pensando ..

Y si , si , este cuento es para grandes muy grandes :)

Yo no he pasado , aclaro que voy llegando y bueno hay veces que siiii paso pero hoy no :)

Lobo feroz !!

tita dijo...

Genial anoche tus lunfardos,es una delicia escucharte,el ultimo el mas especial para mi.
Ya vi que la fiesta fue bárbara,me alegro.
Un beso

Carlos dijo...

Hola Patricia, no me refería a ti, ellas ya saben.

Siempre es bueno que un texto nos deje pensando y este cuento para grandes habla esencialmente del deseo, de la pasión. Como decía más arriba, el deseo es un lobo hambriento.

Un beso.

Carlos dijo...

Gracias Ana, cuanto me alegra que hayas podido escucharlos.

El último, acerca del Adán lunfa y la Eva bataclana, fue muy festejado en la Academia.

Estuvo muy buena la reunión, la pasamos bárbaro y a mí me eligieron para cerrar el bloque poético. Fue muy emocionante, porque estoy haciendo cosas que en mi vida pensé que haría, esto de presentarte a recitar ante un público numeroso, es raro, porque, paradojalmente es todo lo contrario a la labor específica del poeta, que se desarrolla en la soledad más absoluta y de pronto tener que confrontar al publico, sobre todo en mi caso, que soy el Presidente del Club de los Tímidos, es muy fuerte.

Un día de estos veo si descargo el audio.

Un beso muy grande.

tita dijo...

Si hazlo, me gustaria oir ese soneto otra vez.
Yo se que cuando tu comienzas a recitar,la timidez se va al garete y se nota tu seguridad,si tu repasas los audios veras que es asi.
Me alegra que disfrutaras del momento que estas viviendo,al final la vida nunca sabemos lo que nos depara,y tu ahora estás en ese momento de disfrutar de las cosas bien hechas,asi que a por todas,pasatelo barbaro.
Un besote timido adorable.

Carlos dijo...

Yo reconozco que mi participación semanal en el programa de Ana, me ha dado mucha gimnasia recitativa, además, cada soneto mío lo he leído como mínimo más de cien veces. :) por ese motivo sé que suenan muy fluidos, el soneto tiene a favor que intrínsecamente posee un ritmo que facilita mucho su recitado.

Lo del sábado salió muy lindo, yo recitaba y escuchaba como la gente festejaba mis guiños lunfardos y se sonreía con la Gobelunfa y eso lo disfruté muchísimo.

Un besote.

Francisca Quintana Vega dijo...

Otro estupendo soneto, parodiando "el cuento" por excelencia.
¡Si Charles Perrault levantara la cabeza,seguro que se sentiría orgulloso de que hasta en sonetos siga viviendo su obra!.
Saludos.

Carlos dijo...

Gracias Francisca, no sé si Carlitos Perrault estaría tan contento con esta versión, pero siempre todo cuento tiene varias aristas de donde poder asirlo.

Un saludo afectuoso para ud. y para los poetas de MIGAS.

Carlos dijo...

Pasó la quejosa.

San dijo...

nmmmm! esta caperucita, solo le falta un chispito, pera ser mordida.
Besos.

Carlos dijo...

Hola Van, será como dice el refrán, donde hubo fuego, cenizas quedan. ;)

Besos ingnífugos.